Pásate al MODO AHORRO

La plantilla avala el nuevo convenio y sella el futuro industrial de Mercedes

Los trabajadores votan sí al preacuerdo alcanzado la semana pasada, lo que garantiza una inversión de 1.200 millones de euros y un nuevo centro de I+D

Trabajadores de Mercedes atienden a Igor Guevara en una asamblea / L. Rico (EFE)
Trabajadores de Mercedes atienden a Igor Guevara en una asamblea / L. Rico (EFE)

Los trabajadores de Mercedes Vitoria han votado a favor del preacuerdo alcanzado la semana pasada entre la dirección de la fábrica y CCOO, UGT, PIM y Ekintza, lo que pone fin a un conflicto de año y medio y devuelve la paz social a la mayor fábrica de Euskadi. Con el sí de la plantilla quedan desactivadas las huelgas y se blinda el futuro del proyecto industrial con 1.230 millones de inversión para un nuevo modelo eléctrico y un centro de I+D.

En una ajustada votación que se inició el lunes a primera hora y se ha prolongado hasta esta pasada madrugada, y por en torno a 700 votos de diferencia, los trabajadores han decidido respaldar finalmente el preacuerdo cerrado con el bloque sindical mayoritario en la mesa de negociación. Si el respaldo mayoritario a las tres últimas huelgas de la semana pasada mantenidas por ELA, LAB y ESK hacían pensar en un rechazo generalizado al preacuerdo, finalmente los trabajadores han optado por dejar la puerta cerrada a la incertidumbre y amarrar las nuevas inversiones. La victoria del sí se asienta en las áreas de oficinas y en el voto electrónico, mientras que en talleres el resultado es una ligera victoria del no, según fuentes sindicales.

Han sido unas jornadas de suma tensión en la fábrica, con declaraciones cruzadas entre bloques sindicales, advertencias de la dirección y emplezamientos constantes al entendimiento desde la parte institucional. No en vano, Mercedes supone un 5% del PIB vasco, 35.000 empleos incluyendo los indirectos con más de medio millar de empresas auxiliares cuyo día a día depende de que la maquinaria de la multinacional alemana se mueva.

Visita del lehendakai Iñigo Urkullu a Stuttgart para reunirse con los directivos de Mercedes Benz. / IREKIA
Visita del lehendakari Iñigo Urkullu a Stuttgart para reunirse con los directivos de Mercedes Benz. / IREKIA

El "máximo" que se puede pagar

"Es el máximo que la fábrica puede pagar", señalaba Emilio Titos, director de Mercedes Vitoria, en declaraciones a 'Crónica Vasca' este fin de semana en relación al preacuerdo sometido a votación. A nivel salarial el acuerdo supone actualizaciones en 2021, un incremento del 6% en 2022 y del 2,25% hasta 2026. Además, se consolidarían en plantilla fija 400 eventuales con 250 jubilaciones.

Pero el acuerdo tiene un alcance que va mucho más allá de lo laboral y da tranquilidad a todo el ecosistema empresarial que gira en torno a la factoría y, a un nivel superior, prácticamente a toda la automoción vasca. El propio Gobierno vasco se ha implicado para salvar unas inversiones vitales para que Vitoria retenga los nuevos modelos de furgonetas eléctricas. Los 1.230 millones de inversión garantizan competitividad y trabajo para el próximo periodo, incluso varias décadas según han defendido los agentes partidarios del sí, y colocarán a la factoría alavesa en primer plano a nivel de innovación en el sector con un nuevo centro de I+D.

Archivado en:

Destacados