Pásate al MODO AHORRO

La plantilla de Nervacero aprueba el nuevo convenio y da un balón de oxígeno a los Rubiralta

La plantilla da un apoyo del 73% al pacto vinculante entre sindicatos y dirección en un movimiento que busca respaldar a los propietarios de Celsa frente a los fondos acreedores

Planta de Nervacero. / Siderex
Planta de Nervacero. / Siderex

Después de unos meses más que agitados e incluso un encierro del comité en la empresa, los Rubiralta respiran este miércoles más tranquilos. En su guerra con los fondos y los bancos acreedores, Celsa ya tiene superado buena parte de los escollos en Euskadi. La plantilla de Nervacero, con 329 trabajadores, ha dado luz verde al acuerdo rubricado entre empresa y sindicatos hace dos semanas.

El referéndum celebrado este martes entre la plantilla ha dado un apoyo del 73% de los trabajadores al nuevo convenio laboral suscrito. Un convenio que da estabilidad a Nervacero hasta 2026 en un momento difícil a nivel de mercado e inmersa en un complejo proceso de reestructuración de la deuda de su matriz con consecuencias aun por definir. Que la acería vizcaína blinde la paz social es un aval de cara a la continuidad del proyecto y sus más de 350 puestos de trabajo además de un compromiso que también es elocuente sobre las opciones de los Rubiralta en su batalla con los fondos.

El CEO de Celsa, Francesc Rubiralta / Europa Press
El CEO de Celsa, Francesc Rubiralta / Europa Press

Un espaldarazo al proyecto de los Rubiralta

El respaldo laboral al pacto, además, reviste en este caso un carácter vinculante que hará que no haya desmarques sindicales: las cinco centrales presentes en la fábrica (CCOO, UGT, ELA, LEKU y LAB) brindarán su apoyo al convenio en un movimiento simbólico en medio de un conflicto enquistado en el metal de Bizkaia que parece abocado a cinco jornadas más de huelga. Fuentes sindicales señalan a este periódico la importancia del movimiento como un "respaldo al proyecto de los Rubiralta" y un "toque de atención" hacia las instituciones.

El nuevo convenio, cuyo preacuerdo y acuerdo definitivo han sido adelantados por 'Crónica Vasca', concede a los trabajadores las siguientes condiciones salariales:

  •  2022: Subida salarial del 4%
  •  2023: Subida salarial del 3,5%
  •  2024: Subida salarial asegurada del 2%. Se podría incorporar una subida superior si la subida del IPC entre los años 2022 y 2023 supera el 9,5%. En caso de que la inflación de esos dos años fuese más de dos puntos superior al 7,5%, los salarios crecerían un 2% más en 2024 y el resto se añadiría en 2025
  •  2025: Subida salarial asegurada del 2%. Esa cifra sería susceptible de aumentar si la inflación crece más de un 9,5% entre 2022 y 2023. Toda décima que supere el 9,5% se sumaría a la subida del 2%.
  •  2026: Subida salarial del 1%. Se podría sumar otro aumento superior si el IPC entre 2024 y 2025 creciese por encima del 4%
  •  2027: Subida salarial vinculada a la inflación

Junto a estos términos en materia de salarios, el pacto alcanzado entre la dirección y la parte social implanta en el convenio el horario de 07:00 horas a 15:00 horas y garantiza un fin de semana de libranza al mes. Además, la flexibilidad queda limitada a 16 jornadas anuales con un plus de 50€ por día activado para los trabajadores y se asegura el mantenimiento del cuarto turno de laminación en 2024.

El resultado exacto del referéndum es el siguiente:

  • Censo llamado a votar: 329 trabajadores a favor
  • Participación: 292 empleados (88,75%)
  • Votos a favor del convenio: 213 (73,2%)
  • Votos en contra: 75 (25,77%)
  • Votos en blanco: 3 (1,03)
  • Votos nulos: 1
Destacados