Pásate al MODO AHORRO

El PNV se enreda con la reforma laboral y crece la presión de Confebask y de ELA y LAB

Los jeltzales mantienen un voto en contra del acuerdo en el Congreso, como reclaman PP, Vox, Bildu o ERC

El lehendakari Urkullu, la vicelehendakari Idoia Mendia y la consejera Arantza Tapia con el presidente de Confebask y los representantes de CCOO y UGT en Euskadi./ Irekia
El lehendakari Urkullu, la vicelehendakari Idoia Mendia y la consejera Arantza Tapia con el presidente de Confebask y los representantes de CCOO y UGT en Euskadi./ Irekia

Se acerca la fecha para la ratificación que el Congreso debe realizar de la reforma laboral acordada por los sindicatos UGT, CCOO y la patronal. Uno de los proyectos estrella de la legislatura y que se ha convertido en uno de los mantras del presidente Pedro Sánchez. Lo más complicado parecía ser el acuerdo entre CEOE y sindicatos en la mesa del diálogo social, pero una vez alcanzado es la votación de la Ley que sancionará el nuevo marco laboral lo que está empezando convertirse en el 'más difícil todavía'. Una situación en la que la posición del PNV comienza a tensarse entre la reclamación de la validez del acuerdo que realizan en Euskadi la patronal vasca, el PSE, Podemos o los sindicatos CCOO y UGT y la dura oposición de ELA, LAB y la izquierda abertzale. 

El PNV ha vuelto a insistir en que votará no, alineándose con la postura de PP, EH Bildu o ERC en el Congreso de los Diputados. La diputada jeltzale en el Congreso, Josune Gorospe, ha insistido este martes en Onda Vasca que el voto será en contra mientras no se recoja la prevalencia de los convenios autonómicos sobre los de ámbito nacional. Y es que esta cuestión, el 'ámbito vasco de negociación' es el asidero al que los jeltzales se están agarrando para tratar de marcar un perfil propio mientras en Euskadi crece la tenaza que les aprieta por ambos lados. Por una parte, sus socios de gobierno, el PSE, que insisten en la validez del acuerdo como ha hecho el secretario general del PSE, Eneko Andueza, o pidiendo "estar a la altura de las circunstancias" como señaló la semana pasada la vicelehendakari, Idoia Mendia

Confebask ha sido quién ha dado un paso más esta semana, al señalar el martes que el acuerdo es "histórico" y que no tendría sentido que el Congreso no lo respaldara aprobando la Ley. El presidente de los empresarios vascos, Eduardo Zubiaurre ha insistido en que para ellos la reforma es válida porque "mantiene la esencia de la anterior" y el marco de libertad para las empresa. Un mensaje que dificulta el papel del PNV ante los sindicatos nacionalistas que han lanzado una ofensiva contra los partidos para que voten en contra. Tras el anuncio de LAB el pasado lunes, este martes ha sido el secretario general de ELA, Mikel Lakuntza, el que ha lanzado la advertencia a los partidos vascos

Uno de los argumentos que señalan ELA y LAB es que el acuerdo no respeta el acuerdo interprofesional de 2017 alcanzado entre Confebask, ELA, LAB, CCOO y UGT para priorizar el marco autonómico del País Vasco en los acuerdos sectoriales para que estos prevalezcan sobre los de ámbito general. Es la razón en la que se ha enredado el PNV, en principio más cercano a Confebask que a los sindicatos nacionalistas con los que viene protagonizando varios desencuentros, el último el rechazo de ELA y LAB al Presupuesto de Urkullu para este 2022. La patronal ha recordado que este ámbito autonómico no tiene relevancia en la estructura de negociación que es eminentemente provincial. De hecho, desde el 2017, solamente se han firmado dos convenios autonómicos. Aún así, Zubiaurre, que ha defenido la validez del pacto de 2017, ha señalado que la nueva reforma laboral no lo inutiliza. 

Archivado en:

Lo más leído
Destacados