Pásate al MODO AHORRO

Por qué el Athletic ha rechazado 117 millones, mientras que la Real y el Alavés reciben 93 y 74

El club rojiblanco se ha desmarcado de la inversión del fondo internacional en La Liga junto a Barcelona, Madrid y Oviedo, y que ha sido respaldada por el resto de clubes

Aitor Elizegi, presidente del Athletic de Bilbao. / EP
Aitor Elizegi, presidente del Athletic de Bilbao. / EP

El rechazo del Athletic de Bilbao a la operación por la que el fondo internacional de CVC aporta 2.100 millones para los clubes de La Liga implica también declinar los 117 millones de euros de crédito blando al que la entidad rojiblanca podía acceder. En cambio, la Real Sociedad y el Deportivo Alavés, que sí han aceptado la operación con CVC, percibirán 93 y 74 millones respectivamente.

La directiva del club vizcaíno presidida por Aitor Elizegi ha explicado que, en primer lugar, su posición contraria a la oferta se fundamenta en las formas de La Liga al plantear esta votación a dos semanas del cierre del mercado de fichajes, con muy poca antelación y sin posibilidad de matizar o cambiar ninguno de sus puntos. Además, el club considera que la fórmula supone hipotecar el modelo para los próximos 50 años.

De este modo el Athletic de Bilbao se ha unido al grupo de clubes que no se han convertido en Sociedad Anónima Deportiva, Real Madrid y Fútbol Club Barcelona, en el rechazo a esta propuesta. Un planteamiento que ha aglutinado también al Oviedo. La filosofía rojiblanca para fichar a jugadores desarrollados en la cantera vasco-navarra es también un elemento que reduce su mercado de fichajes y que, tradicionalmente, le ha permitido mantener unas cuentas más saneadas y, por lo tanto, mayor libertad de decisión. 

Comunicado íntegro del Athletic Club de Bilbao

El Athletic Club desea compartir con sus socias, socios y seguidoras y seguidores sus consideraciones sobre la operación propuesta entre LaLiga y el fondo CVC:

Queremos agradecer y poner en valor la reflexión y el trabajo de LaLiga. La propuesta abre la puerta a estudiar cómo capitalizar la participación de los clubes por los derechos que explota en nuestro nombre a través de nuevas asociaciones. Pero en todo este proceso, es difícil compartir el método de estudio, la fórmula de desarrollo, sin contar con las aportaciones de todos los interesados, al menos con el Athletic Club, y sobre todo, observando los resultados y los riesgos a correr que se adivinan con el modelo.

No compartimos el momento, un 12 de agosto, a horas del inicio de la temporada, y alterando las reglas del mercado a 19 días de su cierre. Un proyecto estratégico a 50 años no debe ser prisionero de urgencias. Tampoco compartimos los tiempos, con dos semanas para evaluar una propuesta genérica, aprobarla en la Comisión Delegada para después votar en una Asamblea Extraordinaria sin posibilidad de introducir sugerencias o modificaciones para una operación de más de 150.000 millones y un compromiso que nos obliga en 50 años.

Los datos que aporta LaLiga revelan que CVC invierte 2.668 millones, sin riesgo evidente, los devolvemos íntegros en 40 años y obtiene unos ingresos adicionales muy relevantes. Recupera su inversión en 10 años y los clubes necesitamos 50 temporadas. Además de hipotecar algo nuestro, con una enorme rigidez en las obligaciones con los fondos y falta de flexibilidad para utilizarlos, renunciamos a unos ingresos de derechos audiovisuales sobre los que tenemos plena capacidad de gestión a día de hoy.

Reconociendo las capacidades que como socio podría aportar CVC, las negociaciones individuales no permiten maximizar el valor de las transacciones. No se ha querido proponer un tender, un concurso al mercado para contrastar y promover la concurrencia de otros inversores.

La operación presenta riesgos futuros por una posible vulneración de las reglas de libre competencia e incluso la integridad de la competición. Los clubes dispondríamos de un porcentaje de los derechos audiovisuales de otros clubes que podrían en un futuro participar en LaLiga sin haberse ‘beneficiado’ de la operación.

No compartimos la estrategia por mirar a corto plazo. El préstamo condicionaría económicamente la capacidad de maniobra de los clubes para Consejos y, en nuestro caso, Juntas Directivas futuras, al tener obligaciones de reintegros durante 40 años y de reparto de nuestros futuros derechos e ingresos a 50.

Acudimos hoy a la Asamblea con la afirmación por parte de LaLiga de que si un club no aceptaba la propuesta, se dispondría igualmente de sus derechos de reparto audiovisuales. Ya en ella, de nuevo de manera precipitada y sin alcanzar a recibir todos los detalles, se propone la posibilidad de no participar en la operación.

Por todo ello, celebrada la Asamblea Extraordinaria de la LaLiga a día de hoy, 12 de agosto, la Junta Directiva del Athletic, por unanimidad, y una vez expuestos nuestros argumentos, ha decidido votar NO a la propuesta de la LaLiga.

Además, queremos recalcar, de acuerdo con el Artículo 20c de nuestros Estatutos Sociales, que el voto del Athletic Club en esta Asamblea nunca hubiera podido ser positivo sin la aprobación de nuestra Asamblea de Socios Compromisarios, órgano soberano que debe autorizar una operación en la que se incluye un préstamo como es esta.

Nuestra decisión está fundamentada en criterios de rentabilidad, oportunidad, procedimiento y conveniencia. El Athletic Club aboga por un trabajo a medio plazo, basado en consolidar un crecimiento sostenido, que otorgue estabilidad a la capacidad de aumentar los ingresos de los clubes racionalizando el gasto y abogando en todo momento por una competición de calidad y responsable.

Lo más leído
Destacados