Pásate al MODO AHORRO

Raúl Blanco: "El Gobierno vería bien cualquier aumento de participación española en ITP Aero"

El secretario general de Industria del Gobierno central explica que se verá en los próximos meses si se amplía el capital nacional en ITP y destaca que el primer semestre es decisivo para el acceso de la industria a los fondos europeos

Secretario general de Industria, Raúl Blanco./ CV
Secretario general de Industria, Raúl Blanco./ CV

El secretario general de Industria del Gobierno de España, Raúl Blanco, visitó este viernes la fábrica de Mercedes del País Vasco para presentar las principales líneas de las convocatorias del PERTE del ‘vehículo eléctrico y conectado’. Se trata del capítulo más abultado de los fondos europeos y que se centra en apoyar el desarrollo de grandes proyectos de la industria de la automoción. En total, el Gobierno espera movilizar un total de 24.000 millones de euros entre inversión pública y privada. Una cantidad que, según recoge el Gobierno vasco en su documento ‘Euskadi Next Generation EU’ podría ascender en Euskadi a 2.100 millones en una de las industrias clave.

Blanco es un gran conocedor y, como el mismo señala un admirador, de la industria vasca. Forma parte además del patronato del centro tecnológico Tecnalia, y señala que Euskadi cuenta tanto en el sector de la automoción, como en los navales, aeronáutico y la energía con una gran oportunidad para su industria con el apoyo de los fondos europeos. Por eso, prefiere evitar las polémicas sobre el reparto de los fondos y señalar que las empresas acudirán en concurrencia competitiva a las convocatorias de los ministerios.

Sobre una de las operaciones industriales más importante del País Vasco, la adquisición de ITP Aero por parte de Bain Capital, señala que el Gobierno vería con buenos ojos una mayor entrada de capital nacional en ese 30% que el fondo dejaría en el consorcio para sus socios. De momento, la guipuzcoana SAPA Placencia y JB Capital acumulan algo más de un 10% a la espera de la incorporación del Gobierno vasco y mientras aumentan los rumores sobre Indra.

Todo apunta a que este 2022 es clave para los proyectos industriales y la llegada de la financiación de los fondos europeos

Este primer semestre es absolutamente decisivo. Es donde se van a movilizar la mayoría de las convocatorias de la parte industrial con los PERTE, pero también con otras convocatorias como la de Industria 4.0, la de Innovación y Sostenibilidad Industrial. Este año es decisivo y prácticamente eso sucederá en el primer semestre.

 

La operación de Aernnova con Embraer es muy positiva, todo lo que sea reforzarse y ganar dimensión dentro en la situación en que están constructores como Airbus o Boeing es muy bueno

 

¿Cuándo se convocarán las primeras ayudas del PERTE de la automoción?

La convocatoria del PERTE del ‘Vehículo eléctrico y conectado’ será al final de mes o principios del siguiente. Pero ya se han ejecutado muchas ayudas. El PERTE marca unas medidas centradas en la industria, pero también otras sobre el entorno, facilitadoras para la implementación del vehículo eléctrico. Y eso se ha ido convocando durante el pasado año, es el caso del Plan Moves que recoge subvenciones para la compra de coche eléctrico y para afrontar la inversión en los puntos de recarga. También se ha activado el Plan Tecnológico de la Automoción y el CDTI ha resuelto ahora once consorcios empresariales con 40 millones de euros.

¿Y qué le parecen las críticas que ha surgido desde la oposición y de algunas comunidades a los criterios de reparto?

Se quiere generar ruido y confusión por parte de la oposición, pero me gustaría indicar que todas las convocatorias que publicamos son de concurrencia competitiva, publicadas en el BOE y dirigidas a las empresas, a la industria con bases públicas y criterios objetivos. Lo que es importante es movilizar proyectos.

Acaba de participar en un encuentro con los principales representantes de la automoción vasca ¿Cómo ve el sector en Euskadi?

Tiene una grandísima importancia. Hay constructores muy relevantes como Mercedes, Irizar o CAF. Compañías que están llevando adelante proyectos tractores. Después hay todo un tejido de fabricantes de componentes. Todos han de afrontar un gran reto con la transformación del vehículo para avanzar hacia la automoción eléctrica o la incorporación del hidrógeno. Es algo que ya estaba antes de la pandemia, pero ahora se ha generado una gran oportunidad con los recursos que hay para acompañar esa transformación y para que se acelere en dos o tres  años. Además, sectores muy arraigados en el País Vasco, como la estampación y la matricería han estado sufriendo en los últimos años y ahora esperamos que podamos apoyar su transformación.

 

Este primer semestre es absolutamente decisivo. Se van a movilizar la mayoría de las convocatorias de la parte industrial con los PERTE

 

A pesar de todo eso y la apuesta de los constructores por el coche eléctrico, el porcentaje de ventas de estos vehículos sobre el total sigue siendo muy bajo, menos que Portugal, Francia, Alemania o Italia ¿Qué nos falta para comprar coches eléctricos?

Creo que es un compendio de varias cosas. Para empezar, la crisis de los semiconductores ha dejado una cifra de matriculaciones que no son positivas en 2021. Pero, dentro de las ventas sí ha habido un gran incremento en los vehículos híbridos y eléctricos, por lo que estamos un incremento de ventas sobre años anteriores. Así que, aunque las cifras son bajas en comparación con otros países, se apunta una tendencia interesante. Y, sobre lo que hace falta para aumentarla, son varias cosas. Lo primero, la red de puntos de carga y ahí se han aprobado ayudas. También es necesario apoyar la demanda y con el plan Moves III y sus ayudas para comprar vehículos se va ampliando el mercado del coche eléctrico.

Hablaba de los semiconductores. Su escasez han sido un frenazo para la construcción de coches. En Mercedes la producción se ha reducido casi a los niveles del 2020. ¿Ve cerca una solución?

Por un lado, a corto plazo, se espera que en el primer trimestre haya una mayor oferta por la adaptación de los grandes proveedores mundiales a la nueva situación, especialmente en Europa. Y, por otra parte, sigue tratándose de una cuestión estructural, más en Europa que de modo global porque apostamos por un modelo deslocalización hacia Asia y otros mercados y nos generó una dependencia crítica que debe resolverse.

¿Cómo?

Europa debe desarrollar sus propios semiconductores, debe hacerse con un sistema de suministro propio generando el diseño, el I+D y la fabricación. Nos pasó algo parecido con las baterías. Europa estaba perdiendo posición respecto a Asia en este elemento crítico y gracias a varias actuaciones en dos años seremos el segundo fabricante mundial. La vía con los semiconductores sería la misma, a través de la futura directiva europea sobre chips que refuerce esta financiación y fabricación. En España estamos trabajando en esa línea.

 

La oposición quiere generar ruido y confusión con el reparto de los fondos. Son convocatorias públicas de concurrencia competitiva y con criterios públicos y objetivos

 

Ahora que habla de baterías. Uno de los principales proyectos de Euskadi para los fondos europeos es la fábrica de celdas de batería ‘BasqueVolt’ ¿Cómo ve el proyecto?

La convocatoria a las ayudas de los PERTE son de concurrencia competitiva y lo que esperamos es que se presente el máximo número de proyectos posibles. Con lo que ‘BasqueVolt’, como otros, serán más que bienvenidos. Durante estos meses la relación está siendo continuada con todas las asociaciones, con grandes empresas, con pymes. Se trata de movilizar el máximo de proyectos.

Otro de los PERTES que es importante para la industria en Euskadi, es el aeronáutico. ¿Cuándo cree que llegará la convocatoria?

Creo que será en el primer trimestre y otro en el que la industria vasca tiene un gran papel es en el PERTE naval que estamos desarrollando en los mismos plazos, y tiene, además, una línea hacia la energía eólica marina donde Euskadi tiene relevancia.

 

Hay sectores muy arraigados en el País Vasco, como la estampación y la matricería, que han estado sufriendo en los últimos años y ahora esperamos que podamos apoyar su transformación con los fondos europeos

 

Una de las empresas más importantes de la industria aeronáutica, ITP Aero, formalizará su cambio de dueños en seis meses, tras la venta a Bain Capital. Queda por concretar el espacio para socios españoles. Se especula con la participación de Indra ¿Cómo vería la operación?

Eso lo debe decidir la propiedad de ITP. La operación siempre ha estado abierta a la ampliación del porcentaje de participación española y veremos en los próximos meses si eso sucede. Por nuestra parte, cualquier ampliación en ese sentido, será siembre bien vista.

Otro de los actores aeronáuticos vascos, Aernnova, acaba de anunciar la adquisición de dos plantas de Embraer en Portugal, ¿Qué le parece?

Me parece muy positivo. Todo lo que sea reforzar Aernnova y que le pueda ayudar a ganar dimensión dentro del mercado es muy bueno. Porque, además, esa parece la tendencia. En el momento que atraviesan los grandes constructores, como Airbus y Boeing, es claro que sus cadenas de suministro van a ir reforzarse concentrándose.

Lo más leído
Destacados