Pásate al MODO AHORRO

Rosa Carabel asumirá la presidencia de Eroski

La hasta ahora directora general de Eroski sustituirá a Agustín Markaide, que se jubila

Rosa Carabel, hasta ahora directora general de Eroski / Eroski
Rosa Carabel, hasta ahora directora general de Eroski / Eroski

Once años después, Eroski va a volver a cambiar su equipo directivo. La jubilación del presidente de la cadena de supermercados, Agustín Markaide, va a ser sustituido al frente de la cooperativa del Grupo Mondragón por Rosa Carabel. La ejecutiva de Eroski, que había asumido en febrero el cargo de directora general, va a convertirse así en la primera mujer al frente de la firma de Elorrio en su historia. Con una plantilla superior a los 30.000 trabajadores, la gallega se hace con la presidencia del grupo tras haber sido la mano derecha de Markaide a falta de que los socios de la cadena apruebe la propuesta del cambio, que aún no ha oficializado el Consejo Rector de Eroski. Antes de convertirse en presidenta desde la dirección general, Carabel había sido directora financiera -con un papel más que relevante en los procesos de refinanciación de la compañía- y había sido directora de la red comercial de la firma.

En un proceso de recuperación tras una etapa de pérdidas -su primer semestre de 2021 lo cerraron con 42 millones de euros de ganancias-, la compañía pone así fin a la trayectoria de Agustín Markaide, nacido en Arrasate en 1957, que se jubila y que se hizo cargo de la presidencia de la compañía en 2011 para capear uno de los periodos más delicados que se recuerdan en la historia de Eroski. El grupo ahora se encuentra en una fase de expansión: este año tienen previsto inaugurar 75 franquicias, superando las 65 inauguraciones de 2021. Según los mismos datos de 2021, el grupó llegó a un volumen de negocio de 2.248 millones de euros, en paralelo a las cifras de 2019 a pesar de que su agencia de viajes todavía atisba lejos la recuperación.

Markaide, según ha adelantado 'Expansión' deja a Carabel, por tanto, en una tesitura bien distinta a la que heredó, lastrada por la expansión fuera de Euskadi que pagó posteriormente en la crisis inmobiliaria de 2008. La gestión de Markaide se ha centrado precisamente en reducir deuda bancaria, deshacerse de parte de esa expansión y operaciones como la venta del 50% de Caprabo, marca con gran presencia en Cataluña y en Baleares al checo EP Bidco.

Archivado en:

Destacados