Pásate al MODO AHORRO

SAPA desbanca a Sener y acuerda con Bain la compra de ITP Aero

A horas de que termine el plazo, Bain Capital avanza un acuerdo con la empresa vasca de tecnología de defensa y con JB Capital abierto a futuras incorporaciones

Instalaciones de ITP Aero en Zamudio / EP
Instalaciones de ITP Aero en Zamudio / EP

Tras un largo y complejo recorrido, la operación de la compra de ITP ya está lista para formalizarse el próximo lunes, 27 de septiembre, al menos el primero y más importante de sus pasos. Bain Capital, el fondo de inversión que presentó la mejor oferta por la aeronáutica vasca propiedad de Rolls Royce ha llegado a un preacuerdo para formar el consorcio industrial que pedían los gobiernos central y vasco. La empresa de tecnología militar SAPA Placencia, con sede en Andoain, ha acordado con el fondo su participación para dar esa garantía para el proyecto industrial y el 'arraigo' que reclamaban las administraciones. En el grupo participará también JB Capital, el grupo inversor fundado por Javier Botín y que cuenta con Alberto García Elías como consejero delegado. Según han confirmado a 'Crónica Vasca' fuentes conocedoras del proceso estos serán los actores que participen en la firma del acuerdo el lunes, aunque el consorcio permanece abierto para incorporaciones futuras de las administraciones si así lo desean, como el Gobierno vasco, o empresas públicas. Y es que Bain ha ofrecido hasta un 30% del accionariado para los acompañantes que quieran sumarse en la propiedad de la nueva ITP Aero. 

No se descartan entradas de ninguna otra compañía, pero este ha sido el punto de llegada para este primer hito, una vez que Sener, se descabalgó de las negociaciones. La ingenería vasca de la familia Sendagorta había sido propuesta por el Gobierno vasco para participar en la operación, pero lo elevado del coste de la entrada, ese 30% asciende hasta casi 500 millones de euros, las exigencias para copar el consejo de administración y el poder de veto de decisiones, hicieron imposible avanzar. Fuentes que participan en la operación señalan que no se descarta un posible reenganche, pero en otra fase de la operación. El Gobierno vasco, ha pedido varias garantías adicionales para reforzar el enraizamiento de ITP en Euskadi que están estudiando los abogados con el objetivo de incorporarlas al acuerdo de la semana que viene. 

El objetivo del proceso de contactos que se han ido manteniendo desde finales de julio, cuando Rolls Royce optó por la oferta de Bain Capital, la más fuerte con 1.600 millones de euros, ha sido la de conformar un consorcio de propietarios que diera cumplimiento a las exigencias del Gobierno de España. El Ejecutivo central podía obstaculizar la operación por el perfil estratégico de ITP en contratos de Defensa. Además, el Gobierno vasco, que ha participado con Industria desde el principio del proceso, también coincidía con la posición de buscar garantías a la operación que impidieran trasladar la imagen de que se trataba de una operación meramente especulativa. Aunque en todo momento, tanto Bain Capital, como Rolls Royce, han señalado que el objetivo era consolidar una empresa sólida y referente en el sector aeronáutico. 

Acuerdo abierto a nuevos socios

Este acuerdo está abierto para sumar a nuevos socios en adelante, pero Rolls Royce necesitaba concretar ya la operación. La compañía británica anunció hace un año que ponía a la venta ITP Aero en un plan de colocación de activos con los que esperaba obtener 2.000 millones de euros que necesitaba para hacer frente a una comprometida situación financiera. Esa premura requiere no retrasar la rúbrica del acuerdo más allá del próximo lunes, aunque se abre ahora un periodo en el que el consorcio puede ir incorporando a nuevos agentes. Uno de ellos podría ser el Gobierno vasco, que ya ha manifestado su interés en participar en la compañía para mantener su "arraigo" en Euskadi, así como otras empresas con participación pública como podría ser Indra, a la espera de que su situación de gobierno se vaya normalizando. 

Y es que Bain Capital mantiene la disposición de dar entrada a diferentes socios cediendo hasta un 30% del accionariado de ITP.  Una porción que deberían repartirse entre la empresa o empresas industriales y los gobiernos, en el caso en que quieran participar, tal y como ha señalado en numerosas ocasiones el Ejecutivo vasco. Ese 30%, equivaldría a 480 millones de euros. Además, el fondo de inversión ha puesto encima de la mesa ceder a este accionariado un derecho de veto en determinadas decisiones​. 

La oferta de Bain Capital fue la más fuerte que recibió Rolls Royce por ITP Aero, con 1.600 millones de euros. Un planteamiento que, desde el principio dejó claro que no necesitaba acompañante para costear la operación. El fondo de inversión queda como única opción para cerrar una compra de la que Rolls Royce necesita obtener liquidez antes de fin de año para hacer frente a su comprometida situación financiera. 

 

Archivado en:

Destacados