Pásate al MODO AHORRO

El sector turístico pide auxilio por los precios de la luz: "Instituciones, no dejéis que cerremos"

Iván Saldaña ha visto como las tarifas energéticas de sus apartamentos en Vitoria se han multiplicado por tres

Fachada de un hotel / Marten Bjork (Unsplash)
Fachada de un hotel / Marten Bjork (Unsplash)

La industria no es la única perjudicada de la crisis energética que ha provocado la guerra en Ucrania. Mientras las grandes electrointensivas paran o estudian hacerlo, el sector hostelero trata de salir adelante con unas tarifas energéticas nunca vistas entre bares, restaurantes... y alojamientos turísticos. Los hoteles y los alojamientos turísticos lidian con una situación que también dificulta considerablemente su trabajo. Prueba de ello es el mensaje que la semana pasada lanzó en LinkedIn Iván Saldaña, gerente de hotelesdevitoria.com. Un texto desgarrador escrito después de recibir facturas de hasta 12.500 euros mensuales en uno de sus negocios: Apartamentos Diván.

 

Iván atiende a 'Crónica Vasca' algo más relajado que cuando escribió este texto íntegramente en mayúsculas, cuando "no tenía respuestas a nada". Algo que es normal, porque el precio de la luz, que es con lo que ilumina y calienta los apartamentos, se ha triplicado desde diciembre hasta ahora; "la situación es insostenible; no hay estudio de mercado que sostenga ese incremento". "¿Le quito la calefacción a los turistas?", se pregunta Saldaña, que reconoce que ahora no sabe qué hacer. Hasta ahora había manejado tarifas eléctricas de en torno a los 3.500 euros mensuales, pero ahora la media supera holgadamente los 10.000 euros. 

A Saldaña se le junta, además, otro problema: los créditos ICO, cuyos primeros periodos de pago comienzan en abril. "Te dan ganas de dar un paso al lado" afirma el gerente, "porque ya solo con lo que me han cobrado estos meses voy a pérdidas, ya solo estoy trabajando para capear el temporal". De ahí su clamor a las instituciones en busca de ayuda "porque somos los que movemos una ciudad, Vitoria, donde no todo el mundo invierte". Él lo lleva haciendo 35 años, desde que cumplió los 18 y dice sentirse perplejo por que la gente "no salga a protestar" por la situación económica. Junto a Apartamentos Diván, Saldaña -que se define como "un comercial alegre"- regenta tres apartahoteles y dos hoteles en Vitoria, ejerce como asesor inmobiliario, es socio de una productora de cine y cedió tres establecimientos hoteleros a Osakidetza durante la primera ola de la pandemia.

Destacados