Pásate al MODO AHORRO

La SEPI da luz verde al rescate de Tubos Reunidos con 112,8 millones de euros

La compañía lanzará un plan industrial para ganar presencia en el sector de las energías renovables y el hidrógeno con el préstamo participativo del fondo de rescate público

Instalaciones de Tubos Reunidos en Euskadi / EFE
Instalaciones de Tubos Reunidos en Euskadi / EFE

La SEPI ha dado luz verde al último trámite para el rescate de Tubos Reunidos a través de un préstamo participativo de 112,8 millones de euros a la empresa. Es el último paso antes de que la operación sea aprobada en el Consejo de Ministros.

El Consejo Gestor del fondo de la SEPI ha aprobado esta mañana la operación al entender que Tubos Reunidos es un grupo estratégico, tanto por la actividad que desempeña en el sector siderúrgico, con materiales necesarios en la industria de las energías renovables, como por la generación de empleo, con más de 1.300 puestos de trabajo y hasta 7.000 indirectos. Además, otra de las cuestiones analizadas para aprobar la operación es la naturaleza netamente exportadora de la compañía, al vender en el exterior el 90% de su producción con presencia en más de 60 países. 

Apuesta por renovables e hidrógeno

El presidente de Tubos Reunidos, Francisco Irazusta, ya explicó en la junta de accionistas del pasado 30 de junio, que el préstamo participativo de la SEPI se empleará para mejorar los procesos, "retomar el camino iniciado en 2019 hacia la transición energética y la descarbonización" con la intención de "abordar nuevos mercados y sectores de actividad con especial presencia en energías limpias e hidrógeno". La empresa vasca lleva esperando estos fondos desde el mes de enero cuando pidió la ayuda. 

El rescate no supondrá que la SEPI se siente en el consejo de administración, aunque sí habrá una persona designada por la sociedad que supervisará y coordinará el uso de ese dinero para el plan estratégico concreto que ha sido aprobado.

El grupo trabaja al 75-80 por ciento de la capacidad de 2019 y prevé acabar el año con el nivel previo a la pandemia, tras un 2020 en el que tuvo un resultado negativo de 101,3 millones, cuando ya venía de pérdidas de 41 millones en 2019. Tubos Reunidos también anunció que a partir del 30 de junio renunciaba a los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) y que para el tercer trimestre del año no solicitaría la activación de ninguno en las plantas de Amurrio y Trapagaran.
 

Archivado en:

Lo más leído
Destacados