Pásate al MODO AHORRO

La SEPI se atraganta con ITP y decide esperar a los fondos de inversión

La cuantía de la operación de la venta de la aerolínea vasca, los problemas en el liderazgo de la sociedad pública y los intensos movimientos de los fondos de inversión interesados han llevado al Gobierno central a mantener una posición de espera

Instalaciones de ITP Aero. /EP
Instalaciones de ITP Aero. /EP

La Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) sufre estas semanas una situación de atasco que, junto al momento en que se encuentra la venta de ITP Aero, le ha llevado al Gobierno de España a adoptar una posición de espera para ver como se desenvuelven los acontecimientos. El Ejecutivo central lanzó el mensaje y en los contactos que mantiene tanto con ITP como con su propietaria, la británica Rolls Royce, ya ha hecho valer su capacidad de veto en la operación. El mensaje ha sido claro: es necesario que la operación tenga carácter nacional y asegure el proyecto empresarial de la aeronáutica vasca. Pero actualmente habla el dinero y son los fondos de inversión con intereses en el sector aeronáutico los que tienen capacidad para ponerlo encima de la mesa. Así cada uno de estos capitales está tratando de agruparse en torno a una empresa nacional para buscar mejorar sus opciones. De momento, el Gobierno de España ha optado por esperar a ver cómo se sustancian las ofertas y, viendo el terreno de juego, iniciará sus movimientos para alinearse en una u otra propuesta con la toma de capital, una opción que la compañía británica ve con buenos ojos, según han trasladado a ´Crónica Vasca´ portavoces de Rolls Royce.

Rolls Royce solicita 1.500 millones por ITP Aero

ITP Aero es una de las compañías del sector aeronáutico con mayor valor estratégico. A su capacidad para elaborar motores, toberas y piezas clave del sistema de propulsión, se une una cartera diversificada al cliente militar y el mantenimiento que le permiten garantizar unos ingresos incluso en esta crisis. Además, participa en diferentes proyectos de innovación en la elaboración motores con mayor eficiencia y menos emisiones, así como en proyectos de uso de hidrógeno. A esto se une el hecho de que su propietaria, Rolls Royce, le haya complementado con una planta de 600 trabajadores en Reino Unido. Unas características que han llevado al fabricante británico a solicitar una cifra en torno a los 1.500 millones de euros para quien quiera hacerse con ITP Aero, además del plan empresarial que deberá mantener. 

Se trata de una cantidad muy elevada para que desde el Gobierno de España, a través de la SEPI, se pueda realizar una operación rápida, más en las circunstancias que atraviesa la sociedad pública. Así que el protagonismo está ahora en los fondos como Towerbrook, accionista de referencia en Aernnova, que acude a la oferta con Onex,  KKR, Baine Capital, Cinven o Platinum aparecen con capacidad financiera para presentar una oferta. Unos y otros se están ordenando para jugar la partida con diferentes actores nacionales entre los que también ha aparecido Aciturri

La espera a ver cómo se reconfigura el posicionamiento de los actores es la posición adoptada por el Gobierno, mientras mantiene contactos continuados con Rolls Royce y con ITP. La entrada en el accionariado de la nueva ITP para garantizar el carácter nacional será el final del proceso una vez las ofertas gestionadas por Goldman Sachs queden ordenadas. Por su parte, portavoces de Rolls Royce han confirmado a ´Crónica Vasca´ que mantienen un "diálogo permanente y constructivo" en el que se ha dejado claro "que estamos abiertos a conversaciones con posibles inversores o socios españoles y, por supuesto, eso podría incluir al Gobierno" 

Problemas en la SEPI

La SEPI acaba de estrenar presidencia con el nombramiento de Belén Gualda, que llega a la entidad después de que estuviera sin presidente desde noviembre de 2019 cuando su antecesor, Vicente Fernández, dimitió por su implicación en el ´caso Aznalcóllar´. Gualda acaba de aterrizar a un organismo en el que se ha encontrado el escándalo del rescate de 53 millones a la compañía Plus Ultra. La ayuda concedida a la aerolínea que tiene un solo avión y adjudicada antes de su llegada.

Además, debe atender las peticiones de más de medio centenar de empresas que optan a los 4.000 millones del fondo de rescate. Entre ellas se encuentra las que tienen presencia en Euskadi como Tubos Reunidos y Sidenor o la acería Rugui Steel. Además, son muchas las empresas turísticas que tambén han solicitado esta ayuda, como Hesperia, Room Mate, Hotusa o Air Nostrum. Las compañías están reclamando más agilidad para la recepción de las ayudas que se anunciaron el verano pasado, pero que todavía no han llegado. 

 

Archivado en:

Lo más leído
Destacados