Pásate al MODO AHORRO

Siemens Gamesa cesa a su consejero delegado ahogada por las pérdidas de la eólica terrestre

Andreas Nauen dejará la dirección de la empresa mientras crecen los rumores sobre movimientos corporativos sobre la antigua Gamesa y las instalaciones en Euskadi de la compañía

Andreas Nauen, CEO de Siemens Gamesa./ Siemens Gamesa
Andreas Nauen, CEO de Siemens Gamesa./ Siemens Gamesa

Andreas Nauen, el último consejero delegado de Siemens Gamesa, no ha llegado a los dos años en el cargo antes de que la compañía vasco germana haya realizado un cambio en el mando de la empresa. Justo un día antes de presentar los resultados del primer trimestre del año fiscal y diez días después de que anunciara una nueva corrección de sus previsiones para este 2o22 en el que seguirán dando pérdidas por los problemas en el suministro y el encarecimiento de las materias primas. Un contexto en el que, para completar la incertidumbre, no cesan los rumores sobre movimientos corporativos en la división de la antigua Gamesa con la posibilidad de una opa de exclusión o una venta la división. Al final, el quebradero de cabeza que está suponiendo la eólica terrestre está lastrando los resultados de la compañía que sufre con la plataforma 5.X, uno de los aerogeneradores de tierra más grandes, problemas de pérdidas constantes. 

La compañía ha confirmado a la CNMV que el nuevo CEO del fabricante de aerogeneradores será Jochen Eickholt. miembro del comité ejecutivo de Siemens Energy y que tomará posesión el próximo 1 de marzo. Es un ingeniero eléctrico por la Universidad RWTH de Aachen (Alemania) y el Imperial College de Londres (Reino Unido), que, según explica la compañía en la nota enviada al regulador de los mercados, "intentará ayudar a Siemens Gamesa a superar los importantes retos" del sector eólico terrestre. 

Y es que se evidencia que la división encargada de la construcción de los molinos de tierra (onshore) está siendo un pesado problema para Siemens Gamesa para el que no termina de encontrar solución. Es precisamente la parte de negocio que aporta la antigua Gamesa y que centra los centros de producción de Euskadi y España. La recepción de encargos de fabricación de aerogeneradores ha sido un 17,3% menos en 2022, 2.500 millones menos. Y el sector que más está acusando ese parón es precisamente el de la eólica en tierra. Los propios informes de Siemens Gamesa centran en esta división de negocio las principales responsabilidades por las pérdidas, señalando que la venta de la eólica terrestre acumula una caída del 17%, pasando de los 730.000 euros/Mw en 2019 a los 650.000/Mw de 2021. El pasado 2021 fue un año en el que se filtró, en el mes de mayo, que la compañía estaba estudiando el valor de su división hispana, Gamesa, un movimiento que provocó la suspensión de su cotización durante una mañana despertando la rumorología de una posible venta de esta sección. 

Incertidumbre sobre la antigua Gamesa y el futuro vasco

La situación, focalizada en el negocio que llena la cartera de la antigua Gamesa y de las plantas de la firma en Euskadi y España, aumenta la preocupación sobre la situación en que pueden quedar. Los rumores en Alemania, alentados por el Deustche Bank, al señalar altas probabilidades de una absorción por parte de Siemens Energy del 1oo% de la compañía anticipan una OPA de exclusión. Se trata de un movimiento por el que el accionista de referencia, Siemens Energy (67% de las acciones) compraría el 3o% al resto de accionistas para sacar la compañía de Bolsa. Es un movimiento habitual antes de poner a la venta activos o partes de la empresa. Y es que e pasado mes de mayo, la CNMV suspendió la cotización de Siemens Gamesa al filtrarse que se estaba realizando un estudio para determinar el valor de los activos de la antigua Gamesa. 

Actualmente, junto a la empresa alemana, el accionariado se reparte entre el fondo pasivo Black Rock, que tiene un 3%, y un 3o% de 'free float', acciones que se reparten entre los inversores que operan en los mercados. El propio Nauen ha defendido en numerosas ocasiones la apuesta de la empresa por su sede en Euskadi y la pasada primavera, con motivo de la Junta de Accionistas celebrada en Bilbao, celebró un encuentro con la patronal vasca y las instituciones para visualizar ese compromiso. 

Infructuosa búsqueda de soluciones para la eólica terrestre

Hace diez días, Siemens Gamesa realizó una revisión sobre las previsiones que había adelantado para este año. La tercera vez que tiene que corregir sus números desde la pasada primavera. La compañía anunciaba que no podría alcanzar beneficios en 2o22 y que seguiría habiendo pérdidas después de cerrar su ejercicio fiscal de 2o21, que termina en noviembre, con más de 62o millones en números rojos. El mensaje fue duramente recibido por los mercados que castigaron a la cotización con una caída del 15% al día siguiente

Siemens Gamesa está buscando desde verano respuestas a una situación de encarecimiento continuo de sus materias primas para la construcción de aerogeneradores que impacta especialmente en los molinos de tierra por su menor margen y necesidad de volumen para obtener rentabilidad. El pasado verano anunció la introducción de claúsulas de indexación en sus contratos y avisó de que se debían encarecer los precios de venta. Además, se pusieron en marcha decisiones como la venta del negocio de generación para obtener liquidez y centrar la atención en la fabricación. Han sido decisiones que el CEO saliente, Andreas Nauen, ha ido comunicando con la esperanza de que una cartera de pedidos de 32.ooo millones de euros y la esperanza del boom de las renovables en Europa permitiera salir de la crisis. 

Mientras tanto, la apuesta estratégica para los años futuros sigue siendo la energía eólica marina, con márgenes mucho mayores y en la que estaba especializada la división alemana de la marca que compró Gamesa precisamente porque complementaba su negocio porque su aportación se centra en la eólica terrestre. 

Archivado en:

Destacados