Pásate al MODO AHORRO

Siemens Gamesa despierta la desconfianza con su nuevo ajuste sobre los resultados

Los mercados castigan la cotización de la compañía con una caída del 12% en el arranque de la jornada y evidencian la persistencia del problema en los suministros y la reducción de rentabilidad de la eólica terrestre

Siemens gamesa. /EP
Siemens gamesa. /EP

El fabricante de aerogeneradores vasco germano no termina de levantar cabeza y acumula tres ajustes a la baja sobre sus previsiones en menos de un año. El impacto de la subida de precio de los suministros que necesita para la fabricación de molinos sigue lastrando su cuenta de resultados y le ha obligado a avisar de que, a pesar de lo previsto, en este 2022 es difícil que vuelva a beneficios, a pesar del incremento de su cartera de pedidos en la eólica off shore. Así que tras las pérdidas de 627 millones de euros en 2021, aún siendo un 32% menos que en 2020, el color rojo amenaza con seguir estando presente en los balances. Este anuncio sucede a otros dos que tuvieron lugar desde la primavera pasada y lo hace además después de que hiciera pública su intención de vender su negocio de explotación de renovables, al que ha sucedido este jueves que también va a colocar varios parques eólicos del sur de Europa. Los prinicpales analistas de bancos de inversores están recomendando infraponderar la posición y  compañía se ha hundido en los mercados bursátiles un 14% este viernes. 

Afección en las plantas vascas

La compañía con sede en Euskadi se agarra a la fuerza de crecimiento del mercado offshore y al boom de adjudicaciones administrativas para la construcción de parques eólicos en Europa que le permite seguir contando una cartera de pedidos de más de 32.500 millones de euros. Pero no es suficiente, de hecho en el último ejercicio los pedidos recibidos han caído. La recepción de encargos de fabricación de aerogeneradores ha sido un 17,3% menos en 2022, 2.500 millones menos. Y el sector que más está acusando ese parón es el de la eólica 'onshore' (en tierra), que es precisamente a la que se dedican todas las fábricas vascas y las ubicadas en España.

Es precisamente sobre esta división de negocio, la de los molinos terrestres, sobre la que se centran las responsabilidades por las pérdidas. Así en los informes de Siemens Gamesa se señala que la venta de la eólica terrestre acumula una caída del 17%, pasando de los 730.000 euros/Mw en 2019 a los 650.000/Mw de 2021. El pasado 2021 fue un año en el que se filtró, en el mes de mayo, que la compañía estaba estudiando el valor de su división hispana, Gamesa, un movimiento que provocó la suspensión de su cotización durante una mañana despertando la rumorología de una posible venta de esta sección. 

Apuesta por mantener la sede en Euskadi

El consejero delegado de Siemens Gamesa, Andreas Nauen, siempre ha insistido en la apuesta por la vasquidad de la empresa y el mantenimiento de su sede social en Euskadi. La compañía señala que los problemas actuales devienen de una circunstancia coyuntural, la subida de precios de algunos suministros y el coste de los transportes que se están prolongando más de lo deseado. Pero confían en que, en la medida en que se regulen, y hagan efecto las medidas puestas para indexar el precio de las materias primas en sus pedidos, la situación se normalizará. 

De hecho la compañía ha registrado pedidos importantes entre noviembre y diciembre para la eólica terrestre que acumulan pedidos de 1,5GW gracias a proyectos como los 455 MW para parques en Finlandia, otros 10 MW en Canadá. Unos encargos a los que se han añadido los 42 generadores para alcanzar un potencia de de 260 MW en Suecia o los 84 molinos para India, aunque estos se construirán en las plantas asiáticas de la compañía. De hecho, antes de final de año la empresa logró extender su financiación 'revolving' por un importe de de 2.500 millones de euros​. Se trata de una cantidad a la que podrá ir recurriendo en una línea de crédito que se extiende hasta diciembre de 2026.

Archivado en:

Destacados