Pásate al MODO AHORRO

El 58,57% de los socios del IMQ respaldan a la actual dirección y la venta a Adeslas

La gestión del consejo de administración del IMQ recibe el apoyo mayoritario de los accionistas en una junta convulsa plagada de denuncias por parte de Ademi de presuntas irregularidades y amenazas de acciones legales contra los acuerdos

 Beatriz Astigarraga durante su intervención ante los accionistas. /CV
Beatriz Astigarraga durante su intervención ante los accionistas. /CV

El actual consejo de administración del IMQ que preside Beatriz Astigarraga ha recibido el apoyo de la mayoría de la Junta de Accionistas celebrada hoy en Bilbao, que ha respaldado la venta de las acciones a Adeslas, por lo que la pretensión de los médicos agrupados en Ademi de forzar un cambio en la gestión y mantener el control en manos de los médicos se ha quedado a las puertas y ni siquiera ha llegado a votar.

En total, han votado a favor de aceptar la propuesta de Adeslas el 58,57% de los socios ,622, y en contra el 41,24%, 436, mientras que ha habido 2.000 abstenciones, apenas un 0,19%. En cuanto  a la gestión del consejo, éste ha sido respaldado por el 57,01% de los accionistas, 603, frente a los 42,9% en contra, 449 accionistas, y un 0.57% abstenciones.

En una junta convulsa, con continuas alusiones de asociados de Ademi a posibles irregularidades, acusaciones de presión por parte del consejo de administración a los asociados y con un sistema de votación tedioso en el que se han pronunciado los votos en contra y las abstenciones micrófono en mano, lo que ha alargado las votaciones, ha quedado claro sobre todo que las heridas en el IMQ están muy abiertas y que la guerra por el control del IMQ tiene visos de continuar. De hecho, queda todavía un largo periodo para que se formalice la venta y Ademi ya ha anunciado que se reserva acciones legales sobre la decisión de la Junta.

La forma en la que ha arrancado la Junta ya daba idea del resultado final, por el empeño de los médicos agrupados en Ademi en protestar por las normas que se habían impuesto al desarrollo de la reunión, sin grabarse, como querían, y con un sistema de votaciones que registra los votos en contra y abstenciones manifestados a viva voz.

También pedían que constase en acta sus discrepancias por considerar que no se les había dado la posibilidad de revisar el listado de participantes y voto delegado, un 78,22% frente al 12,62% presencial, al considerar que podía dar lugar a irregularidades.

De hecho, la junta ha arrancado con casi tres cuartos de hora de retraso, porque había votos delegados duplicados, y en medio de las protestas de Ademi por considerar que el consejo no ha hecho el trabajo que debería para evitar irregularidades, ni para tener un conocimiento real de la gente que quiere desprenderse de sus acciones antes de promocionar la venta a Adeslas.

Oferta de Adeslas y Montepío

Según han señalado desde el consejo de administración,  la oferta de Adeslas, que tendrá que ratificarse en otra Junta de Accionistas, es de 255.000 euros por paquete de acciones. Para que se lleve adelante tiene que haber un interés de venta de más de 100 accionistas. Habrá una ventana inicial, dentro de seis meses y luego ventanas sucesivas indefinidas cada dos años. Además, han insistido en que los recursos que emplee para aumentar su participación en el IMQ serán siempre ajenos al Igualatorio, provendrán de los fondos de Adeslas, mientras que apoyarán cualquier iniciativa de la dirección del IMQ para incorporar a médicos de la entidad al accionariado.

En la presentación de la oferta el consejo de Administración ha ratificado que Adeslas se compromete además a mantener las aportaciones en el Montepío y que se garantizan todas las aportaciones. En este sentido, han instado a la sociedad que agrupa a las EPSV que no haga uso del derecho de veto que tiene y que ha sido ratificado por parte del juez en una sentencia, en la que, por cierto, se cuestionaba la actuación del consejo en contra de esta sociedad.

No obstante, han señalado que en el futuro habrá que modificar esa capacidad de veto que tiene esta sociedad, que, según han resaltado, representa a una parte muy pequeña de accionistas. Una modificación que podría adoptarse en la próxima junta.

Además, desde el consejo de administración se ha cuestionado la viabilidad de la oferta de Ademi, que eleva la oferta de de compra a 260.000 euros, pero con fondos del propio IMQ. Algo que han calificado de "inviable".

Ademi

Desde Ademi, Alfonso Gil ha matizado que su agrupación no está en contra de Adeslas, pero sí en contra de cómo se está gestionando la venta a Adeslas por parte del consejo de administración. "Lo que se trae hoy aquí no es más que el primer paso para que el IMQ deje de ser de los médicos, deje de ser de aquí, y pase a ser una filial de Adeslas". 

Además ha considerado que es una oferta "mala" para todos los médicos y que lo que va a votar es "un cheque en blanco" para Adeslas. Es una oferta "mala" para los accionistas que quieren vender ahora y los que no quieren hacerlo, ha señalado.

"No nos han venido a comprar, ustedes nos han ido a vender", ha señalado Unai Valtierra. "Nadie puede ofrecernos nada mejor de lo que nosotros queremos", ha dicho, y ha defendido la oferta que presenta Ademi de 260.000 euros por paquete de acciones, como la única que puede garantizar el futuro.

Otros accionistas se han preguntado qué es lo que saca Adeslas de esta compra, "cuál es su beneficio, si se nos dice que no van a cambiar nada". También se ha amenazado con la posibilidad de que todos los que están ahora en contra de la venta a Adeslas decidan ahora vender. "¿Qué pasaría entonces?"  se han preguntado entre acusaciones al consejo de falta de transparencia.

La presidenta, Beatriz Astigarraga, ha respondido molesta a las acusaciones de "falta de transparencia" por parte de Ademi ni las críticas de que vender a Adeslas es "vender a precio de saldo".

Los representantes de Ademi se han quedado también fuera del nuevo consejo de administración.

Archivado en:

Lo más leído
Destacados