Pásate al MODO AHORRO

El Superior de Justicia corrige su decisión y no juzgará dos veces el ERE de Aernnova

La sala ha decidido acumular las dos demandas presentadas por ELA y LAB evitando que la vista llegue a la sección de la presidenta de sala de lo Social del TSJPV, Garbiñe Biurrun

Concentración de trabajores de Aernnova en su planta de Miñano el pasado jueves 5 de noviembre. ELA
Concentración de trabajores de Aernnova en su planta de Miñano el pasado jueves 5 de noviembre. ELA

Tras la suspensión del primer juicio sobre el ERE de Aernnova, el Superior de Justicia del País Vasco ha reconducido su primera decisión y ha acumulado los dos recursos de ELA y LAB en una sola vista. En función del criterio de turnos, la acumulación hace que la causa recaiga sobre la primera que se registró y que corresponde al tribunal que preside el magistrado Pablo Sesma. Él será quién analice las demandas contra el ERE presentadas por los sindicatos sin generar una segunda vista. Si las causas se hubieran tramitado de forma separada como se había fijado en un primer momento, la segunda hubiera correspondido a la sección de la presidenta de la sala de lo Social, Garbiñe Biurrun. 

La primera decisión tramitó por separado los dos recursos presentados por ELA y LAB, generando así dos juicios con ponentes diferentes. La primera de las vistas estaba fechada para el pasado 16 de marzo e iba a analizar el recurso de ELA, pero el contagio por coronavirus de uno de los letrados obligó a posponer el juicio al 13 de abril. Justo ese día era el fijado para la vista del recurso de LAB. Lo que llevó de nuevo a la sala a analizar la posible acumulación de las causas en una sola vista por cuestiones de economía procesal. 

Interpretaciones contradictorias del despido en pandemia

La consideración sobre los despidos en tiempo de pandemia que está realizando el Superior de Justicia del País Vasco ha generado cierta controversia.  Los dos primeros pronunciamientos declararon nulos y no improcedentes los despidos de una empresa proveedora del sector aeronáutico, Jesda, y una taquillera Emtesport. Se trataba de un precedente contrario al que otros Superiores de Justicia, como el de Madrid o el de Andalucía, que habían considerados esos despidos improcedentes, pero no nulos. Y que también generó críticas desde la patronal.

El posicionamiento del Superior de Justicia del País Vasco justo se modificó a principios de mes, en la primera de las sentencias sobre los grandes despidos colectivos que ha vivido Euskadi en la pandemia. Se trató del ERE de GTS (Gestamp). En este caso es cierto que la ponente no era la presidenta de la sala de lo Social, Garbiñe Biurrun, sino la magistrada Ana Isabel Molina.

La situación ha contribuido a generar más inestabilidad antes de la vista de los Expedientes de Extinción de Empleo de Aernnova PCB-ITP. Ambas empresas consultadas han preferido no realizar valoraciones, pero las consecuencias de que sus despidos sean considerados nulos o improcedentes no es baladí. Entre un despido improcedente y un despido nulo la diferencia estriba en que este último supone la reincorporación inmediata del trabajador a la empresa y el pago de todas sus nóminas y cotizaciones atrasadas. Mientras que en el despido improcedente solo se revisa la cuantía de la indemnización. 

Aernnova, por lo tanto, verá como su ERE es analizado en dos vistas y con dos ponentes diferentes. Su expediente de extinción de empleo, aunque anunció 101 despidos, acabó reducido a 55 trabajadores​ que perdieron su puesto de trabajo. En un primer movimiento en las negociaciones, la empresa descendió el número de despidos a 82 y lanzó además una oferta de bajas incentivadas que recibió respuesta de 27 trabajadores. Al final, el proceso redujo casi a la mitad la cifra inicial con 55 despidos.

Las circunstancias, tras el arranque de la tramitación del ERE, empeoraron aún más, y es que la previsión de la carga de trabajo para 2021 se ha reducido en más de un 50% y la empresa amplió el ERTE al 28% de la plantilla que continúa en la plantilla.

Aernnova ya señaló que se trata de una decisión "dolorosa", pero que venía anunciada por el comportamiento del sector y, en concreto de la planta de Berantevilla, que ha visto descender su actividad en un más de un 37% y que debía tomar una decisión por "supervivencia de la empresa". Así, su consejero delegado, Ricardo Chocarro, manifestó en su momento que “somos conscientes del impacto que se produce en las personas afectadas pero Aernnova, al igual que está haciendo el resto del sector, está obligada a defender la supervivencia de la compañía adecuándola a la nueva realidad del mercado para los próximos años”. Y es que la empresa ve complicado el panorama del sector aeronáutico y no precisa síntomas de mejora antes de 2024.

Archivado en:

Destacados
Lo más leído