Pásate al MODO AHORRO

Tapia asegura que el problema de escasez de semiconductores que afecta a Mercedes seguirá hasta 2022

La empresa alemana ha tenido que parar la producción de su planta en Vitoria durante una semana por la falta de estos componentes que llegan desde muy pocos países

Trabajadores de la planta de Mercedes en Vitoria. / EP
Trabajadores de la planta de Mercedes en Vitoria. / EP

La fábrica de Mercedes en Vitoria tiene parada la producción desde hoy lunes 21 de junio, hasta el próximo viernes 26. La dirección de la empresa comunicó esta decisión a sus trabajadores el pasado jueves por la falta de elementos electrónicos, chips y semiconductores que provienen de Asia y cuya escasez está dejando tocado al sector de la automoción, aunque la demanda de vehículos en el caso de las furgones de la marca alemana avanzaba a buen ritmo. La consejera de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente, Arantxa Tapia, considera que este problema no se podrá resolver y volver a la normalidad en su comercio hasta 2022.

A pesar de todos los esfuerzos en logística que viene realizando Mercedes en su fábrica de Euskadi, la falta de materiales eléctricos como semiconductores y chips sigue afectando a la producción. La situación obliga a reducir la producción de la planta de Vitoria que hasta ahora había conseguido mantener un ritmo de fabricación diaria cercana a las 600 unidades. Además, el jueves que viene se volverá a analizar la situación para ver si es necesario seguir realizando paros en la fábrica. Ayer Daimler anunció la aplicación de un ERTE en dos de sus fábricas en Alemania, en Rastatt (Baden-Wurtemberg) y Bremen. 

Esta es una situación que afecta en mayor medida a Mercedes por ser el mayor fabricante de Álava, pero también repercute en la producción de muchas otras empresas vascas. Para la consejera Tapia, este problema es fruto de la realidad en la que vivimos donde se ha apostado por la Industria 4.0 y en la que la digitalización se ha disparado. Los semiconductores son componen que solo están en los vehículos sino en todos los elementos electrónicos. Tal y como ha detallado la consejera, crece por tanto la demanda, pero por otra parte, la producción está concentrada en muy pocos países. A esto hay que sumarle la velocidad, mayor de la esperada, con la que se está recuperando la economía mundial que lleva a aumentar la demanda.

"Parece que la situación no se va a resolver o va a volver a normalidad en ese comercio hasta 2022 y la propia Unión Europea se esta planteando tener una parte de la producción de los semiconductores que van a ser necesarios en Europa. Pero no va a ser el único problema, porque vamos a tener también dificultades asociadas al vehículo eléctrico y a todos los materiales que vamos a necesitar para sus baterías. Su producción también está concentrada en pocos países y al crecer la demanda, la UE tendrá que valorar la situación y tomar las decisiones oportunas a la mayor brevedad", ha señalado Tapia.

Importante stock de furgonetas sin terminar

Desde hace semanas un porcentaje importante de las furgonetas fabricadas se guardan con la falta de instalación de algún componente. Se acumulan en la explanada de la fábrica a la espera de la llegada de las piezas pendientes para volver a ser introducidas en la línea final de la cadena de montaje. Pero los problemas con los componentes electrónicos que provienen principalmente de Asia sigue sin resolverse, más bien todo lo contrario. Comenzaron a sentirse en el sector de la automoción en Europa desde el pasado otoño, con graves problemas en las fábricas españolas de Seat en Martotell (Barcelona) o de Ford en Almufasses (Valencia). Recientemente la fábrica de Vigo de Citroën y Peugeot, así como la de Volkswagen en Pamplona. 

Archivado en:

Lo más leído
Destacados