Pásate al MODO AHORRO

Thales venderá a Hitachi su filial de señalización y deja a CAF fuera de la puja

La operación, valorada en 1.660 millones de euros, hubiera permitido a la empresa vasca posicionarse como líder en el sector

Nave montaje y acabado de unidades. / CAF
Nave montaje y acabado de unidades. / CAF

CAF se ha quedado fuera de la puja por la filial de señalización de Thales. La empresa francesa ha comunicado este miércoles que inicia la negociación en exclusiva con Hitachi, dejando fuera del concurso a los otros dos finalistas, la vasca CAF y Staldler. 

Thales había sacado a la venta su negocio de señalización a principios de año por un valor unos 1.660 millones de euros, en una operación con la que el fabricante francés pretende fortalecer su balance con efectivo y y reforzar su estrategia de crecimiento en tres mercados a largo plazo,  aeroespacial, defensa y seguridad, identidad digital y seguridad. "Tras una fase de negociación con actores claves del mercado, Thales ha elegido el mejor socio industrial para garantizar el éxito del desarrollo a largo plazo de su actividad de Transporte. Este movimiento está generando importantes beneficios para nuestros clientes, empleados y accionistas, situando a nuestra actual unidad de negocio Sistemas de Transporte Terrestre a la cabeza del desarrollo de la movilidad sostenible, ha  señalado Philippe Keryer, vicepresidente ejecutivo de estrategia, investigación y tecnología de Thales. 

La adquisición de esta filial de Thales hubiera tenido un altísimo valor estratégico para CAF porque le permitiría llevar su posición de liderazgo en la construcción de trenes a un sector complementario, como es el de la señalización ferroviaria. 

Actualmente, la firma vasca tiene presencia en este sector, pero con esta ampliación podría haber optado con mayores posibilidades a proyectos integrados que contemplen la compra de trenes, su guiado y balizamiento.

Además, Thales, no es una marca desconocida para la empresa guipuzcoana, ya que ha trabajado con ella en varios proyectos y cuenta con relación entre sus responsables, lo que hubiera permitido una rápida integración.

Finalmente el vendedor ha optado por Hitachi, lo que de deja a CAF con posibilidades de acudir a otra operación de envergadura que la posicione mejor en el sector.

Aunque desde CAF no han querido valorar la operación ni confirmar si buscará otra operación con la que crecer, la empresa vasca ha estado en las últimas semanas presente en toda la rumorología en el mercado en torno a la posible OPA sobre Talgo. Ambas empresas tienen producción complementaria por lo que la vasca reforzaría mucho su posición en el mercado. No obstante CAF no se ha posicionado públicamente al respecto. 

Momento dulce en contratos y resultados

La firma gipuzkoana está en un buen momento en cuanto a cierre de contratos y de resultados. El primer semestre del año ha ganado  42 millones de euros, frente a las pérdidas de 35 millones registradas en 2020. Las ventas ascendieron a 1.411 millones de euros, un 26% más que en el mismo periodo de 2020 y acumula una cartera de pedidos que crece hasta los 9.400 millones.

Unas buenas cifras a las que ha contribuido el buen comportamiento en la venta de autobuses con un crecimiento interanual del 56% motivado por la menor estacionalidad de ventas, habiendo pasado de 494 unidades entregadas en el primer semestre de 2020 a 743 en el primer semestre de 2021. Por su parte, las ventas en el sector del ferrocarril se han visto favorecidas en un 19% interanual por el impacto de la crisis del Covid-19 durante el pasado ejercicio.

Recientemente la empresa se ha adjudicado a través de su filial Euromaint Rail AB, se ha adjudicado dos contratos de servicios en Suecia por un importe global de más de 100 millones de euros. El pasado mes de junio, la empresa vasca firmaba varios contratos más con diferentes países. Uno de ellos por otros cien millones de euros para suministrar tranvías a Bélgica y Australia;  además de otro con Alemania para suministrar 60 trenes propulsados por baterías, y otros dos, también en el mercado alemán, por cerca de 200 millones de euros.

 

Archivado en:

Destacados