Pásate al MODO AHORRO

Tubacex insiste en que las plantas vascas están en "grave riesgo de continuidad"

Ratifica que no retirará el recurso ante el Supremo si de forma previa el comité no acepta y firma medidas de reestructuración

Sede de la empresa Tubacex. / EP
Sede de la empresa Tubacex. / EP

La dirección de Tubacex ha insistido este lunes en que la huelga que mantiene paralizadas las plantas desde hace más de 200 días pone en "grave riesgo su continuidad"  así como "el tejido industrial de la comarca, arrastrando con ello a centenares de familias y los intereses de todos nuestros accionistas".

En un comunicado interno enviado a la plantilla, la dirección puntualiza que su ofrecimiento de retirar el recurso ante el Supremo sobre el nulidad del ERE, si de forma previa el comité acepta y firma medidas de reestructuración, "no supone un cambio de planteamiento. Es lo que la empresa lleva más de un año proponiendo como alternativa no traumática a los despidos". "Los despidos podrán evitarse si el comité está dispuesto a negociar soluciones estructurales, cosa que no ha demostrado hasta el momento", señala.

La dirección insiste en que ha intentado negociar con el comité medidas alternativas y que tras reincorporar a los trabajadores despedidos a la plantilla, como exigía la sentencia del TSJPV.  "no existe causa justificada para esta huelga" e insiste a la vez, en que el conflicto está poniendo "en grave riesgo la continuidad de estas plantas".

Los sindicatos insisten en que la huelga se mantendrá hasta que la empresa retire el recurso ante el Supremo, lo que evitaría que los despedidos en el ERE tuvieran que estar pendientes de la sentencia que probablemente no llegará antes del mes de febrero. Sin embargo, la empresa ratificó la pasada semana que sólo lo retirará si  el comité acepta "negociar, pactar y firmar con carácter previo" una "solución estructural" que garantice la viabilidad de estas plantas en el futuro. Esta solución pasaría por aceptar la  "negociación que la empresa propuso hace ya más de un año", que los sindicatos rechazaron y que entre otras cuestiones contemplaba reducciones salariales. Algo que de momento, no parece que vaya a aceptar los sindicatos, así que las negociaciones siguen en punto muerto.

Sin pedidos

De momento, en esta situación de paro, as plantas alavesas de Tubacex se han quedado sin pedidos y no se beneficiarán del incremento de demanda que está experimentando el conjunto del grupo. Con las fábricas paradas por la huelga, los nuevos pedidos que están llegando gracias a la paulatina recuperación del sector del gas​, y que podrían realizarse en Álava,  los están asumiendo otras empresas en el grupo, lo que está llevando a las plantas vascas a una situación límite que puede hacerse  irreversible, tal  y como han advertido en varias ocasiones desde la dirección, avisando del riesgo que corre la continuidad de la empresa en Euskadi. 

 

Archivado en:

Destacados