Pásate al MODO AHORRO

Tubos Reunidos pierde 64,7 millones lastrado por el coste de la energía

El grupo confía en consolidar la recuperación a lo largo de este año tras multiplicar por dos su cartera de pedidos

Instalaciones de Tubos Reunidos en Euskadi / EFE
Instalaciones de Tubos Reunidos en Euskadi / EFE

Tubos Reunidos sigue en números rojos. La inyección de 113 millones de euros por parte de la Sepi no ha sido suficiente para dar la vuelta por completo a  una cuentas lastradas, además de por la crisis del covid, por el coste de la energía y de las materias primas y del transporte.

El grupo perdió el año pasado 64,7 millones de euros, una cantidad, que pese a ser muy importante, es inferior a la del año anterior, cuando las pérdidas se elevaron a 97,9 millones de euros. Esta reducción unida a la cartera de pedidos que empieza a crecer y a la puesta en marcha de un nuevo plan estratégico que orientará a la empresa hacia la producción de mayor valor añadido y vinculada a la transición energética, permite al grupo asegurar que se confirma la tendencia de mejora de la actividad

Según la información que ha proporcionado la compañía, la cartera de pedidos de Tubos Reunidos ha ido ascendiendo hasta cerrar diciembre del 2021 con 93,9 mil toneladas y 177,3 millones de euros, lo que supone 2,5 veces la que tenía el Grupo un año antes.  Precisamente, esta escasa demanda de hace un año ha limitado las ventas, que cerró el ejercicio con 139.307 toneladas de tubería vendidas y 222 millones de euros, importes un 2% menor que en 2020, comportándose comparativamente mejor el segundo semestre, una demanda que esperan que  se mantenga "fuerte" ya a lo  largo de este año.

En 2021 el coste energético ha supuesto un gasto excepcional de 16,2 millones de euros, por lo que para paliar que se repita este año, el grupo ha cerrado un acuerdo para mantener un precio
eléctrico fijo para los ejercicios 2022 y 2023.

En cuanto a la gestión financiera en el ejercicio 2021, a partir de septiembre, el Grupo ha contado con recursos financieros suficientes para comenzar la puesta en marcha del Plan, basado en la transición energética y la descarbonización, que le permitirá abordar nuevos mercados y sectores de actividad, en especial aquellos más relacionados con las energías limpias y el hidrógeno.

Este plan incluye un inversiones por valor de 60 millones de euros, en 5 años, para la mejora de la eficiencia del Grupo, su digitalización y reducción de CO2, sin dejar de reducir las necesidades de inversión en circulante, pese al incremento de actividad del segundo semestre.

Gracias a este esfuerzo en la gestión del capital circulante, el Grupo cierra el ejercicio 2021 con una inversión negativa de 18,7 millones de euros, lo que supone una mejora de 9,5 millones de euros en el año, pese al incremento de actividad.

 

 

 

Archivado en:

Destacados