Pásate al MODO AHORRO

Tubos Reunidos tiene el visto bueno de SEPI para inyectarle 112,8 millones con que financiar su plan

El rescate, que tiene que pasar todavía por el Consejo de Ministros, implicará que el organismo estatal supervisará que se cumple el plan estratégico aprobado

El presidente de Tubos Reunidos durante la Junta de Accionistas./ CV
El presidente de Tubos Reunidos durante la Junta de Accionistas./ CV

Tubos Reunidos tiene el visto bueno de la SEPI para recibir la ayuda de 112,8 millones de euros del  Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas afectadas por la Covid, y la empresa espera contar con este dinero a lo largo del mes de julio para avanzar en su plan estratégico. Según ha revelado el presidente ejecutivo de Tubos Reunidos, Francisco Irazusta,  el organismo estatal considera que la empresa vasca "cumple con todos los requisitos de elegibilidad para recibir la ayuda financiera temporal", por lo que esperan que el Consejo Rector del Fondo lo apruebe en los próximos días. Una vez superado ese trámite quedará pendiente aún la ratificación por parte del Consejo de Ministros.

Se trata de un crédito participativo, que en este caso no supondrá que la SEPI se siente en el consejo de administración, aunque sí habrá una persona designada por la sociedad que supervisará y coordinará el uso de ese dinero para el plan estratégico concreto que ha sido aprobado.

Tubos Reunidos, que ha celebrado este miércoles su Junta General de Accionistas, confía en esta inyección por parte del Gobierno central  para "retomar el camino iniciado en 2019 hacia la transición energética y la descarbonización" con la intención de "abordar nuevos mercados y sectores de actividad con especial presencia en energías limpias e hidrógeno". La empresa vasca lleva esperando estos fondos desde el mes de enero cuando pidió la ayuda, pero el colapso en la SEPI  con el cambio de dirección y la polémica de las ayudas aprobadas a Plus Ultra Líneas Aéreas, cuestionadas por la oposición, ha bloqueado las nuevas aprobaciones de créditos.

Durante un encuentro con medios de comunicación de forma previa a la Junta de Accionistas, los máximos responsables de la empresa han destacado que este dinero permite afrontar con esperanza este 2021, que "será un año duro", han reconocido, después de considerar 2020 un "año perdido". Un ejercicio, el pasado, en el que, pese a las dificultades han conseguido solventar sin acometer despidos del personal fijo en su plantas vascas, -aunque no se ha renovado a los eventuales- y los ERTE que han puesto en marcha en la planta alavesa finalizan justamente hoy. "Esperamos no tener más", han señalado.

En estos momentos Tubos Reunidos está trabajando al 75-80% respecto a 2018-19 "que fue un año de trabajo alto". En cuanto a la cartera de pedidos, se ha incrementado un 25% después de que cayera en 2020 un 40% respecto a 2019. "Lo que significa que se avanza en sus previsiones, pero aún queda camino por recorrer, ya que hay que tener en cuenta que el año 2020 terminó con una cartera muy baja". 

El segundo semestre de este año esperan que se consolide el crecimiento gracias a los productos de valor añadido y de tubos enfocados a la transición energética. "Creemos que estamos ya al borde la otra orilla del Rubicón, después de un periodo largo y duro pero lo peor lo estamos dejando atrás", han señalado, aunque se han mantenido prudentes "hasta que no este todo firmado".

 

Plan Estratégico 2020-2026

 

Los 112,8 millones que inyecte la SEPI tendrán como destino la financiación del Plan Estratégico hasta 2026, con tres tres destinos esenciales: Mejora de los procesos y la eficiencia con una mayor digitalización; Reducción de la huella de carbono mediante la innovación y las mejoras productivas y de productos; y planes de formación de las personas.

 El desarrollo del plan tendrá dos fases, una destinada a reforzar la tesorería, -para lo que es esencial la inyección de capital público, además de buscar otras fuentes de financiación-  y una segunda fase a partir de 2022 en la que se espera un incremento mundial de las necesidades de energía y electricidad  impulsadas por un retorno a demanda pre-Covid19, un crecimiento de la población mundial, y un mayor nivel de desarrollo en los países emergentes, sobre todo en Asia.

Coste de materias primas y de la energía como freno

Como es habitual en toda la industria, los máximos responsables de Tubos Reunidos se han referido a las dificultades que supone para las empresas el elevado coste de las materias primas y de la energía. En este sentido han señalado que están abordando contratos de hace meses con importantes subidas de precios de las materias primas en este momento, aunque reconoció que en la mayor parte de los casos se está trasladando este sobrecoste a los clientes.

También han lamentado que el coste de la energía sea mucho más elevado para las empresas vascas que para sus competidores en Alemania. "El coste de la energía es un hándicap con el que tenemos que pelear, pero es algo que no está en nuestras manos". 

Tubos Reunidos cuenta con cinco unidades de producción: Tubos Reunidos Industrial (Amurrio, Álava), Tubos Reunidos Premium Threads (Subillabide, Alava), Productos Tubulares (Valle de Trápaga, Bizkaia) y ACECSA (Pamplona) y RDT Inc (Texas, USA).

Archivado en:

Lo más leído
Destacados