Pásate al MODO AHORRO

La venta de las acciones del IMQ toma tintes de culebrón mientras los médicos piden más detalles

La dirección del IMQ matiza la oferta de Adeslas y todos los accionistas coinciden en reclamar conocer la "letra pequeña" de la propuesta

Clínica IMQ Zorrozaurre. / EP
Clínica IMQ Zorrozaurre. / EP

El giro de los acontecimientos en el IMQ está tomando un cariz de culebrón empresarial que promete una cada vez más complicada solución. Tras la oferta comunicada por Adeslas el pasado el 20 de mayo para hacerse con el 50% de la entidad, las reacciones han ido en cascada. Comunicados de la dirección, de las dos plataformas de accionistas, notas de prensa y dudas, muchas dudas sobre las especificidades de un acuerdo que hasta el momento solo tiene la dirección de la entidad y va trasladando por partes a través de circulares internas. La última, ayer, en la que ha matizado aspectos de la oferta de Adeslas, como que el precio ofrecido por cada paquete accionarial de 255.000 euros, está sujeto a una auditoría previa. Los médicos favorables a la venta y que han trabajado por acordarla con Adeslas, y los que rechazan de plano esta opción porque consideran que es perder el control del IMQ, sí conciden en que es necesario conocer "la letra pequeña" de la propuesta antes de votarla en el 30 de junio. Unos y otros reclaman más información en medio de una operación que se está convirtiendo en una carrera de rumores y filtraciones. 

La dirección de IMQ matiza ahora detalles de la oferta de Adeslas

Adeslas comunicó que ofrecía a comprar acciones a los médicos que habían manifestado su voluntad de vender por 255.000 euros cada uno de los paquetes accionariales. A cambio, se comprometía a no superar el 50% de la aseguradora y respetar el modelo del IMQ, sus trabajadores y la sede social en Bizkaia. La dirección del IMQ, que había asumido la oferta para llevarla a la Junta de Accionistas, ha matizado varios detalles esta misma semana. Así, ha recordado en un circular que esos 255.000 euros están pendientes de una "auditoría previa" y que la compra en la primera ventana no se haría por Adeslas, sino que sería el propio IMQ el que adelantaría el dinero "hasta para 100 accionistas", mientras la entidad gestionada por Caixabank y Mutua Madrileña recibe las autorizaciones de Competencia pertinentes para aumentar su 45% de las acciones hasta el 50%.

Y es que la dirección del IMQ, presidida por Beatriz Astigarraga, ha percibido la necesidad de aumentar las explicaciones sobre la oferta de Adeslas porque su primer comunicado no era suficiente para llegar a la Junta de Accionistas con posibilidades de ganar la votación. Por eso, además del segundo mensaje, ha convocado una reunión para dar más explicaciones a los accionistas que tendrá lugar el próximo 4 de junio. 

Los médicos favorables a la venta condicionan el apoyo a conocer la "letra pequeña"

Mientras tanto la PAI, la plataforma que agrupa a los médicos partidarios de vender sus acciones a "precio de mercado" y que han forzado la oferta de Adeslas, condiciona el voto a "conocer los detalles del acuerdo", aún reconociendo que es un punto positivo la situación lograda. En este sentido reclaman un contacto directo con Adeslas para conocer todos los aspectos antes de tomar una decisión. Así lo recogen en una circular enviada hoy mismo, después de tensiones internas. La PAI ha convocado para el próximo 9 de junio una asamblea abierta en la que analizar todos los detalles y fijar una posición. 

Los médicos contrarios a la venta de Adeslas piden explicaciones a la dirección del IMQ

Por su parte, Ademi, la asociación de médicos de lMQ que no quieren vender a Adeslas y reclaman mantener el control de la entidad, plantea una opción que permitiría comprar las acciones por 5.000 euros más que los ofrecidos, pero a cargo del propio patrimonio del Igualatorio. Estos accionistas denuncian que la oferta de Adeslas es una venta encubierta y la "cesión de todo el control" a la aseguradora de Caixabank y Mutua Madrileña. Señalan que la oferta establece que Adeslas debe  aumentar primero su participación del 45 al 50% y luego comprar las acciones a los médicos en una operación que garantizaría el control total de la entidad.

Los médicos de Ademi reprochan a la dirección del IMQ que actúe con "transparencia" y que dé a conocer todo el contenido de los acuerdos que ha alcanzado con Adeslas antes de someterlos a votación el 30 de junio en la Junta de Accionistas. Ademi denuncia que la operación no deja claro a qué precio Adeslas se hará con el control de la entidad y señalan que su oferta tiene total validez financiera a la luz de las retribuciones que genera el IMQ. En este sentido insisten en que se pueden comprar los paquetes accionariales por 260.000 euros a quienes quieran vender en una fórmula de autocartera que permita mantener el control del IMQ. 

Se complica la construcción de una mayoría que avale la oferta de Adeslas

En estas circunstancias se hace cada vez más complicado que se conforme una mayoría en la Junta de Accionistas del IMQ que respalde la oferta presentada por Adeslas. Por un lado, Ademi cuenta con el cifra de representantes que se acerca al 50%, y si a este punto se añade una posición no unánime en la PAI, la propuesta de Adeslas podría quedar aparcada. Así que ahora se abre también la carrera para recoger los votos delegados que apuntalen una u otra postura. 

Archivado en:

Destacados
Lo más leído