Pásate al MODO AHORRO

La venta de Euskaltel, un buen negocio para Kutxabank en plena desinversión de participadas

El banco vasco, que tiene un 19,9% del capital, rentabilizará su salida del operador de telecomunicaciones con casi 400 millones de euros

Una oficina de Kutxabank. CV
Una oficina de Kutxabank. CV

La OPA de MásMóvil sobre Euskaltel no será un mal negocio para sus accionistas. De hecho, los tres principales, Zegona, Corporación Alba Europe y Kutxabank, que suman el 52,32% del capital, ya han aceptado la oferta del comprador,  que pagará 11,17 euros por acción, lo que supone una prima del 26,8% respecto al precio medio ponderado de las acciones en los últimos 6 meses, y lleva consigo un fuerte incremento en el valor de la compañía. En total, MásMóvil destinará 2.000 millones de euros para una compra que saldrá adelante sin problemas, ya que cuenta  con el visto bueno de los accionistas principales, aunque la oferta, que es por el 100% de la empresa, está condicionada a que consiga hacerse de entrada con el 75% del capital y a que, lógicamente, reciba todas las autorizaciones pertinentes del Gobierno central y de los organismos reguladores.

Kutxabank tiene en estos momentos un 19,9% del capital del operador vasco de telecomunicaciones, después de ceder el primer puesto como accionista de referencia a Zegona, cuando entró en la compañía hace ahora casi dos años, el 9 de abril de 2019.  Aún asi, ese casi 20% supone una cartera de acciones importante,  por lo que el banco vasco rentabilizará bien su salida de la empresa, en la que participa desde los comienzos de la compañía, ahora como Kutxabank, y antes como cada una de las cajas de ahorro que son accionistas del banco: BBK, Caja Vital de Álava y la Kutxa guipuzcoana.

El 19,9% del capital suponen  que el banco vasco tiene algo más de 35 millones de acciones de un total de 178 milones de títulos. A un precio de 11,17 euros por cada una suman algo más 395 millones de euros que Kutxabank ingresará en sus arcas. Una fuerte inyección de estabilidad para la entidad financiera en un momento en el que el Banco Central impone la desinversiones empresariales para alejar a las entidades financieras de operaciones de riesgo que puedan poner en entredicho su estabilidad.

Lo cierto es que Kutxabank está en proceso de desinversiones empresariales casi desde que se constitutó como banco, cuando asumió todas las que estaban en manos de las cajas, que son sus accionistas. Después de la crisis financiera y con nuevas normativas más estrictas para las entidades, Kutxabank inició un proceso de desiversión hasta la actualidad donde se mantiene en algunas grandes empresas vascas precisamente como fórmula de mantener el arraigo, pero con un capital que ha ido mermando con el paso de los años. Se mantiene, por ejemplo, como accionista de Iberdrola, de CAF, Petronor o Ingeteam, pero la tendencia es a reducir la presencia en el accionariado en cada una de estas compañías de manera paulatina. 

No es la primera vez que Kutxabank sale por completo del accionarado de una empresa, pero quizá sí la primera que lo hace de una compañia  como Euskaltel, envuelta en continuas tormentas políticas sobre su arraigo a Euskadi. Antes salió del capital de Enagás, o NH Hoteles o el Banco Sabadell, pero la presencia de Kutxabank en el capital de Euskaltel siempre se ha considerado como una garantía de que se protegían los intereses 'vascos' en la empresa y se garantizaba la sede social y el centro de decisión en Euskadi. Ya en su día se criticó desde partidos políticos, pero también desde algunos ámbitos empresariales,  que Kutxabank hubiera permitido que Zegona se hubiera hecho con el control de la empresa. Entonces, los contrarios a la entrada de este fondo en la empresa vaticinaban que en un futuro próximo Zegona vendería al mejor postor, algo que ha sucedido en apenas dos años. Zegona se embolsará casi 430 millones por la operación.  Ayer también el presidente de la patronal de Bizkaia, Iñaki Garcinuño, lamentaba la pérdida de accionista de referencia, "porque ahora los dueños van a ser otros". En la misma línea, el presidente de la Cámara de Comercio, José Ángel Corres se lamentaba de que "se pierde una empresa vasca y viene una gran empresa internacional".

Euskaltel, una empresa que ha recibido ingentes cantidades de ayudas públicas para llevar a cabo su desarrollo se ha convertido, además de un operador puntero, en una empresa muy rentable para sus accionistas- como es el caso ahora de Kutxabank- y también para los que fueron sus principales directivos que recibieron 41 milliones de euros como premio por la exitosa salida a Bolsa de la compañía. Parte los reinvirtieron en acciones de la empresa que podrán rentabilizar ahora.

 

Lo más leído
Destacados