Pásate al MODO AHORRO

VGP contacta con Marina Meridional y A&M para retomar la actividad naval en la ría de Bilbao

Los propietarios de los terrenos de La Naval se reunirán el día 28 con las empresas para negociar las condiciones del alquiler de parte de la superficie

Vista parcial del antiguo astillero de La Naval, en la localidad vizcaína de Sestao. /EP
Vista parcial del antiguo astillero de La Naval, en la localidad vizcaína de Sestao. /EP

VGP, el grupo belga adjudicatario de los terrenos en los que antes se ubicaba La Naval de Sestao, abrirá la semana que viene contactos con las empresas Marina Meridional y A&M para negociar las condiciones del alquiler de parte de esos terrenos, lo que abre la posibilidad de que vuelva la actividad de astilleros a la zona.

Según ha podido saber Crónica Vasca, los nuevos dueños de las instalaciones se reunirán el próximo día 28 con representantes de Marina Meridional y de A&M, empresas que tienen una propuesta conjunta para devolver la actividad industrial naval a la zona. 

El grupo belga estaría dispuesto a alquilar a estas empresas una parte de los terrenos para desarrollar su propuesta industrial. Aunque tanto Marina Meridional como A&M preferían optar a una compra, porque aseguraría mejor el proyecto, fuentes conocedoras del proceso aseguran que VGP admitiría solo un alquiler, ya que esa es la esencia de su negocio inmobiliario.

La intención de los belgas es poner en marcha un parque logístico en la zona que antes ocupaba el astillero La Naval a orillas de la ría del Nervión, pero la normativa del Ayuntamiento de Sestao le obliga a que el 51% de esos terrenos mantengan el uso industrial, aunque no tiene por qué ser necesariamente vinculado con el sector naval. Esta normativa, unida a la presión política y social para que la ría no pierda esa ubicación estratégica para la construcción de barcos, que no ha parado desde el momento en que este grupo ganó la puja, puede forzar a VGP a llegar a una acuerdo con estas empresas.

Marina Meridional mantiene todavía un recurso presentado contra algún defecto de forma en la adjudicación de los terrenos a VGP por parte del administrador concursal, una adjudicación que ha tenido ya varias citas en el juzgado, lo que ha alargado el  proceso, en una clara medida de presión para que se abra una negociación. Es de esperar que el recurso en cuestión que queda pendiente se retire si se llegan a un acuerdo entre las partes, y los belgas están preocupados por el tiempo que están perdiendo para seguir adelante con su proyecto por la judicialización del proceso,  por lo que será una cuestión que puede pesar también a la hora de llegar a un acuerdo.

Marina Meridional y A&M buscan acordar, además del precio del alquiler de los terrenos, el plazo de ese alquiler, para que no se ponga en cuestión su inversión en un corto plazo. Además, quieren fijar quién deberá ser el encargado del acondicionamiento y la reforma.

600 empleos en cinco años

Ambas empresas, que perdieron la puja por los terrenos, anunciaron en el mes de mayo un plan para  desarrollar de forma conjunta un proyecto industrial en la zona con el que aseguraron  que crearían 600 puestos de trabajo en cinco años y que estaría ligado a la construcción de barcos. Un proyecto condicionado al acuerdo con VGP, y al alquiler o venta de parte de los los terrenos.

La intención de VGP es levantar un parque logístico en la zona y, a la espera de si se llega o no a un acuerdo con las empresas navales, ofrece ya en su página web el "alquiler de naves por unidades desde 2.500 m2 hasta soluciones personalizadas para grandes operaciones logísticas". "Nuestras instalaciones son adecuadas para servicios logísticos, industria ligera y actividades comerciales", reza su publicidad.

La presión para que se mantenga la actividad naval en la zona ha sido constante desde que VGP se hizo con los terrenos al presentar la oferta económica más elevada, 36 millones de euros. Una adjudicación que ha sido ratificada por el juzgado que rechazó los recursos presentados por Marina Meridional y A&M al respecto. Incluso el Parlamento aprobó una moción  con los votos de EH Bildu, PNV, PSE y Elkarrekin Podemos-IU, para que se mantenga la industria en las instalaciones "en consonancia con la calificación urbanística de esos terrenos", aunque dejaba abierta la posibilidad de que no fuera del sector naval.

Archivado en:

Destacados