Pásate al MODO AHORRO

Zalbidegoitia: "El 95% de la financiación ha sido bancaria, queda mucho recorrido para los fondos"

El presidente de Talde, José María Zalbidegoitia, anuncia que su nuevo fondo ha logrado 110 millones de euros en seis meses y reconoce que con el fondo de capital riesgo del Gobierno vasco "podemos estar compitiendo y llama un poco la atención"

Presidente de Talde, José María Zalbidegoitia / CV
Presidente de Talde, José María Zalbidegoitia / CV

El Grupo Talde comenzó a operar desde el País Vasco en 1976, más de 40 años gestionando inversiones y capital en empresas en los que se ha ido consolidando como una referencia del sector y de paisaje empresarial. En esa evolución ha aumentado los 16 millones de euros con los que contaba en sus diversos fondos hasta los 400 millones con los que cuenta a día de hoy. José María Zalbidegoitia es su presidente desde hace 22 años y es espectador de excepción de un momento en el que las empresas tratan de aprovechar la capacidad de inversión que hay en los mercados para adaptarse a la transformación económica que ha forzado la pandemia. En este sentido, Zalbidegoitia recuerda que las demadas del Banco Central Europeo (BCE) vienen obligando a la banca tradicional a abandonar sus participaciones empresariales y a que el tejido económico no dependa tanto de la financiación bancaria. En España ha llegado al 95%, mientas que en otros países, como en Estados Unidos, apenas alcanza el 40%. Un escenario que da enormes posibilidades a los fondos de inversión en un momento en el que, además, Zabidegotia reconoce que "se está perdiendo bastante el centro de decisión en las empresas vascas". 

Frente a la tentación especulativa que se achaca a los fondos, Zalbidegotia recuerda la importancia de que estos no endeuden las empresas en las que entran tratando de forzar los ritmos de crecimiento. El pasado septiembre Talde constituía su segundo fondo que alcanzará los 150 millones de euros y que se incorpora a su herramienta de Capital Riesgo, un histórico con el que viene actuando desde hace años y que impulsó empresas como Neinor. Además estas herramientas, la entidad cuenta con un Fondo de Deuda y que financia capital a 3, 5 o 7 años ofreciendo una alternativa diferente a las empresas. Otra de las novedades es el Real Estate, una SOCIMI destinada a gestionar inversiones inmobiliarias con un capital de 100 millones. 

​El pasado mes de septiembre Talde ponía en marcha un nuevo fondo de inversión con el objetivo de tener una herramienta con 150 millones de euros, ¿en qué punto se encuentran?

A finales de agosto, tomamos la decisión de presentar a los inversores del anterior fondo lanzar un nuevo. Creamos un fondo de reserva del anterior para potenciar a las empresas en las que participábamos y en 15 o 20 días conseguimos compromisos que alcanzaban los 60 millones de euros. Ahora, en estos momentos tenemos 10 compromisos que alcanzan los 110 millones de euros

Para el nuevo fondo tenemos ya 110 millones de euros y comenzaremos las inversiones a finales de abril. Al crearlo, en 15 días obtuvimos 60 millones de euros

 

¿Qué enfoque tendrán las inversiones que realicen con ese dinero, a qué sectores se dirigirán?

Este nuevo fondo va a seguir la misma línea que la anterior. Es decir, invertir en empresas consolidadas, con ´ebitdas´ sostenidos y sostenibles, pero que quieren crecer y para ello quieren comprar nuevas empresas o ir a nuevos mercados. Y en cuanto a los sectores, serán los tradicionales industriales y de servicios, con empresas donde acudir a mercados internacionales es uno de los objetivos, o incluso cuando ya tengan alguna parte de su facturación en mercados internacionales.

¿Cuándo comenzarán a tomar las primeras participaciones?

A finales de abril vamos a hacer el primer cierre del fondo y ahí empezaremos a invertir. Invertiremos entre 8 y 10 millones de euros por empresa, incluso en algún caso podríamos elevar esa cifra hasta los 15 millones. Como en Talde tenemos también la sociedad de capital riesgo, lo que solemos hacer muchas veces, cuando los ´tickets´ son superiores, es desarrollar una coinversión entre esta sociedad de capital riesgo y el fondo. Podemos sumar estos dos recursos.

Los ICO han sido importantes, pero no podemos olvidar que se trata de recursos ajenos que hay que devolver. No sirven para las empresas que buscan reforzar el capital

 

La crisis que ha generado la pandemia de momento no está afectando a la capacidad de inversión de los mercados

Es que la anterior era una crisis básicamente financiera e inmobiliaria. En esta ocasión el comportamiento de las autoridades monetarias ha sido distinta. Hoy en día se está potenciando la inyección financiera con los distintos instrumentos que tienen estas instituciones. Eso está haciendo que se sostenga la economía y que la repercusión no sea tan brutal. A excepción de sectores muy vinculados a la movilidad de las personas, como pueden ser los turísticos.

En este año han aparecido figuras nuevas para la inversión en las empresas, algunas como los créditos ICO o Elkargi están generando dudas sobre la capacidad de algunas empresas para devolverlas y ¿sirven para desarrollar inversión y crecimiento?

Sí, es verdad que los diferentes sectores de la empresa han encontrado una línea de crédito muy importante con herramientas como el ICO y eso ha permitido potenciar la financiación. El problema es que cuando van por esa línea, no podemos olvidar que se trata de recursos ajenos que tienen que devolver. Son herramientas, sin embargo, que para quienes están buscando fortalecer el balance con capital no dan respuesta En esos casos se sigue utilizando las empresas de capital de inversión.

Europa ha pedido ´desbancarizar´ la economía y en España la financiación de las empresas llego a ser del 95%. Queda mucho recorrido para otras líneas de financiación como los fondos

 

A raíz de esta crisis y de los últimos acontecimientos otra cosa que se está percibiendo es la pérdida de importancia de la banca tradicional en la financiación a las empresas. Los bancos juegan cada vez un papel menos relevante

La banca ha concedido, y concede aún, a la industria muchas líneas de crédito y financiación que han ayudado. Han sido fases expansivas. Pero en un momento determinado Europa y, especialmente, el Banco Central Europeo han venido diciendo que España tiene una economía muy ´bancarizada´ y habría que ´desbancarizarla´. Eso significa que si el 95% de la financiación de las empresas ha sido bancaria, a raíz de esas indicaciones deberá disminuir, eso es lo que estamos viendo. Hay entornos muy diferentes, por ejemplo, en Estados Unidos la financiación bancaria al sector industrial es del 40%. La conclusión es que en España queda mucho recorrido para que las empresas puedan tener a su disposición otras líneas de financiación alternativa a la de los bancos.

Es ahí donde cobra importancia los fondos. Pero siguen trasladando una imagen de poco compromiso, de afanes más especulativos ¿no le parece?

Ha ocurrido algo de eso porque muchos fondos llegan a las empresas endeudándolas mucho. Entran con una parte de capital y activan líneas de financiación con diferentes herramientas. En esas compañías esa política otorga un peso muy importante a la deuda externa y es una situación que, en un momento de crisis y de caída de ventas, va a generar un problema para afrontar la devolución de los créditos. Eso es lo que crea tensiones y problemas. 

¿Y en Talde?

Nosotros tradicionalmente seguimos una política muy conservadora en el planteamiento de las empresas donde participamos. Como mucho, endeudamos las empresas dos o tres veces el ´ebitda´, pero no más, y eso permite crear unos balances que dan mejores condiciones para afrontar las crisis. Somos más partidarios de aportar capital, antes que financiar. 

Muchos fondos han llegado al capital de las empresas y han aplicado una política de endeudamiento muy alto. Así, cuando llega una crisis de ventas se genera un problema

 

Los fondos se están convirtiendo en una herramienta también empleada por la Administración Pública para ayudar a la empresa. ¿Hay que ayudar a todas las empresas o solo las que tienen viabilidad?

Sí es verdad que se está destinando dinero público, es el caso del ICO por ejemplo. A través del Instituto de Crédito Oficial lo que está haciendo el Estado es apoyar el sector del capital en España facilitando la constitución de fondos para que existan recursos para las empresas y estás puedan afrontar su crecimiento, cambios de propiedad o lo que considere. Y, efectivamente, se abre un debate sobre si esos recursos tienen que ir a unas empresas con futuro o a otras con más dificultades, incluso esas que hemos llamado con el término que se ha puesto de moda, ´zombies´. Pero hay también otro factor y es que cuando hay intervención pública puede generarse una competencia desigual entre las empresas que cuentan con esos recursos y las que no. Y si dedicamos los recursos en empresas que están yendo bien, igual no necesitaban estos recursos. Son temas que son delicados y en los que se debe buscar unos equilibrios, unas compensaciones para evitar injusticias.

El Gobierno vasco destinó 12 millones de euros en 2019 a un fondo de nueva creación y sin trayectoria en Euskadi, ABE Capital Partners, ¿qué le parece?

El Gobierno habrá entendido que se debía de fomentar una gestora y lo ha propiciado. Que tenga suerte. Es verdad que podemos estar compitiendo y que llama un poco la atención que sea la propia administración la que fomente o participe con un competidor en frente. Pero son apreciaciones, interpretaciones.

Es verdad que con el fondo impulsado por el Gobierno vasco podemos estar compitiendo y que llama un poco la atención que la administración participe con un competidor en frente

 

La opa sobre Euskaltel o la situación de ITP han puesto de actualidad el "arraigo" de las empresas en Euskadi ¿cree que se está perdiendo la empresa vasca?

Creo que se está perdiendo bastante el centro decisión. Uno de los temas que preocupaba era que las empresas vascas tuvieran el centro de decisión y de conocimiento aquí. Y eso es lo que hay que tratar de anclar porque cuando tienes inversores de fuera, que pueden ser tan buenos o mejores que los locales, lo que ocurre es que las decisiones se toman a distancia. Yo siempre he entendido que lo pequeño puede ser bonito y además puede ser rentable. No tenemos que estar pensando en grandes sociedades, hay que buscar los nichos en donde puedes operar, incluso cuando aún teniendo competidores globales en frente. Lo que hay que desarrollar es una infraestructura industrial que haga que este sea un sitio de deseo para las empresas, para la inversión.

Se está perdiendo bastante el centro de decisión en las empresas vascas

 

​El primer trimestre del año ha arrojado una foto de estancamiento en el crecimiento económico ¿Lo percibe así? ¿puede haber un agravamiento de la crisis?

Las expectativas de crecimiento se van a retrasar. Pero también es verdad que la cosa va por barrios. Hay sectores industriales que están yendo muy bien. Las empresas no vinculadas a determinados a la movilidad o el están reaccionando bien, están manteniendo niveles de ventas. El problema al que habrá que buscar soluciones es a la caída del poder adquisitivo de muchas personas. Lo mismo ocurre con el desarraigo social en muchos entornos. No se puede quedar gente descolgada del futuro.

¿​Estamos sobredimensionando el papel que los Fondos Europeos van a tener sobre nuestra ecomía?

No. Van a ser una ayuda importante. El problema es utilizar bien los recursos. Hay que destinarlo bien. Cuando uno tiene un capital importante hay que saber enfocar los problemas, no derrocharlo y evitar canalizarlo en cuestiones que no tienen futuro. Es como cuando nosotros, en Talde, tenemos un fondo que gestionar. Creo que lo haremos bien y, si se cumplen las cifras anunciadas, es una inversión sin precedentes, una buena oportunidad.

Destacados
Lo más leído