Pásate al MODO AHORRO

La patronal intentará en septiembre incorporar a Álava a los acuerdos del sector del Metal vasco

La tensión entre ELA y SEA-Empresas Alavesas dificulta un acuerdo que se alcanzó en 2019 en Bizkaia y que Gipuzkoa firmó el pasado otoño con la incorporación del sindicato nacionalista

Trabajador del Metal. / EP
Trabajador del Metal. / EP

El sector del metal es uno de los más numerosos con más de 100.000 trabajadores afectados en Euskadi y sus convenios son, tradicionalmente, unos de los más complicados de negociar. Su trascendencia reside en que suelen marcar una referencia para el resto de sectores y suelen ser también un termómetro de las relaciones entre sindicatos y patronal. Actualmente solamente queda Álava con la renovación pendiente de este marco regulatorio con un convenio que arrastra caducado desde 2017. El pasado mes de octubre la patronal guipuzcoana, Adegi logró una renovación histórica hasta 2022, y en diciembre de 2019 Bizkaia también renovó el suyo, aunque sin la firma de ELA. SEA-Empresas Alavesas acaba de renovar los acuerdos colectivos del sector de la Madera y el de la Construcción y Obras Públicas, y se ha fijado el objetivo de intentarlo con el del Metal a partir del mes de septiembre, tras una primera toma de contacto casi protocolaria con los sindicatos antes de las vacaciones. 

La tensión generada entre la patronal alavesa y el sindicato mayoritario del sector, ELA, por conflictos como el de Tubacex está haciendo aún más difíciles unas relaciones de por sí complicadas. La posición de la patronal sobre los despidos colectivos producidos en tiempos de Covid en empresas como Aernnova y en las plantas alavesas de Tubacex han tensado aún más la situación. Y es que en el último Convenio del Metal en Álava, que se firmó en 2015, la falta de rúbrica de los sindicatos nacionalistas dió un carácter al acuerdo de 'eficacia limitada'.

El acuerdo sin precedentes de Gipuzkoa

Bizkaia fue el primer territorio que logró romper la dinámica el pasado diciembre de 2019 con una firma que contó con el respaldo inicial de CCOO, LAB y UGT para los años 2020 y 2021. En la renovación se actualizaron los salarios con el IPC más el 1,5%. Pero el de Gipuzkoa ha sido, sin duda, la ciaboga para el sector del Metal vasco. Por un lado porque llevaba pendiente desde 2011, pero sobre todo porque Adegi incorporó a ELA a la firma del acuerdo colectivo. El convenio recogía una actualización de salarios del 9,6% para actualizar los diez años de falta de renovación y una actualización del IPC para 2021 y 2022. 

Estos acuerdos suponen, según ha explicado la semana pasada en una entrevista en Europa Press el presidente del Consejo de Relaciones Laborales (CRL), Tomás Arrieta, una recuperación de ámbitos de negociación "muy relevantes" y "que llevaban mucho tiempo sin un convenio de eficacia general".

Puntos clave de la negociación en Álava

Los primeras tomas de contacto antes del mes de agosto han escenificado el inicio de la negociación con críticas de los sindicatos a la propuesta inicial de la patronal. Las claves en Álava, según ha explicado el sindicato LAB van a estar en "subidas salariales dignas, una reducción de la jornada de trabajo, garantizar la subrogación del personal de contratas". Es este último punto uno de los más complicados, dado que la adecuación de salarios al IPC parece asumible e, incluso, una revisión de las horas de la jornada. Pero la subrogación de las contratas es una cuestión que hipoteca demasiado a las empresas y que ya empleó ELA en 2015 para descabalgarse de la firma del convenio de eficacia limitada. 

 

Archivado en:

Destacados