Pásate al MODO AHORRO

Esta semana ha sido intensa, llena de evidencias científicas relacionadas con el virus, especialmente las nuevas variantes, las vacunas y la covid-19. El proceso de vacunación masiva se ha iniciado, aunque con menor ritmo de lo esperado. Por eso, existe el consenso social de que se necesita agilizar el proceso de vacunación. Vacunar, vacunar y vacunar. Cada día cuenta. Cada pauta completa de dos inyecciones reduce en más del 90% el riesgo de contraer la covid-19 y eso, en los grupos más vulnerables, es evitar muchos enfermos y muchos fallecidos. En este sentido, y a pesar de las diferentes opiniones suscitadas, conviene recordar que la pauta evaluada de las vacunas Pfizer y Moderna incluye dos inyecciones a tres y cuatro semanas respectivamente de la primera inyección. Los pacientes que en los ensayos recibieron solo una dosis fueron seguidos poco tiempo y, según la FDA (la Agencia Americana del Medicamento), no hay garantías de que la inmunidad en ellos sea robusta y duradera.

Una de las noticias positivas de esta semana ha sido la aprobación de la vacuna de Moderna por la Agencia Europea del Medicamento (EMA). La vacuna de Moderna presenta una eficacia del 94,1%, que aunque disminuye al 86% en pacientes de más de 65 años, se mantiene bastante estable atendiendo a otras variables como raza o sexo. Además, las primeras evidencias del ensayo clínico fase III señalan que aunque se registraron 30 eventos de covid-19 graves, todas fueron en el grupo placebo y no en el de los sujetos vacunados. Se ha observado, eso sí, un mayor número de efectos adversos tras segunda inyección en el grupo que recibía la vacuna.

Una de las noticias positivas de esta semana ha sido la aprobación de la vacuna de Moderna por la Agencia Europea del Medicamento, que tiene una eficacia del 94,1%

Mientras tanto, el proceso de vacunación continua en todo el mundo. Ya hay más de 17 millones de vacunados en todo el planeta e Israel es el país que mas eficientemente lleva a cabo el proceso, con más de un millón de vacunados, cerca del 20% de la población. Uno de cada cinco de sus ciudadanos ha recibido la primera inyección de la vacuna.

No obstante, estamos ante un proceso desigual y asimétrico. Países como Argentina, Sudáfrica, Brasil y Turquía, que fueron clave para realizar el ensayo clínico Fase III de Pfizer, posiblemente no recibirán de la compañía suficientes dosis como para vacunar a toda su ciudadanía.

Uno de los hechos que ha acaparado mucha atención mediática ha sido el de las nuevas variantes del coronavirus, más transmisibles por el número acumulado de mutaciones que presentan. La nueva variante B.1.1.7., según parece más transmisible, está generando estragos en Reino Unido. Su mayor capacidad de infección es incluso más peligrosa que una mayor letalidad, por su comportamiento exponencial. La saturación de los hospitales en Londres por la avalancha de pacientes covid-19, ha provocado la suspensión de las operaciones y cirugías de pacientes con cáncer. Además, según se ha podido saber, se ha registrado un primer caso de reinfección con una de las variantes más contagiosa (descubierta en Sudáfrica), con mutación E484K en la proteína S (espícula). Se trata de una mujer de 45 años en Brasil. Hay expertos que alertan de la capacidad de infección de las nuevas variantes y que especulan que la persistencia del virus en pacientes inmunodeprimidos, el uso inadecuado del plasma del convaleciente o incluso el mal uso de las vacunas pueda fomentar la aparición de nuevas variantes.

Otra buena noticia ha sido que la tasa de sufrir alergias graves es relativamente baja, de unos 11,1 casos por millón de vacunados.

Sin duda alguna, la semana ha tenido algunas buenas píldoras de optimismo. Una de ellas ha sido observar que la respuesta inmunitaria en pacientes covid-19 leves es robusta y duradera a los ocho meses. Los datos indican que meses después existen niveles adecuados de anticuerpos IgG frente a proteína espícula (S) del SARSCoV2, incluso más células B de memoria, a pesar de que se hayan reducido los niveles de linfocitos T CD4+ y CD8+.

Otra buena noticia ha sido que la tasa de sufrir alergias graves es relativamente baja, de unos 11,1 casos por millón de vacunados. El 70% de las mismas se produce a los 15 minutos de vacunarse por lo que resultaría importante estar en centro médico al menos 30 minutos tras recibir la inyección.

Ya hay más de 17 millones de vacunados en todo el planeta e Israel es el país que mas eficientemente lleva a cabo el proceso, con más de un millón de vacunados, cerca del 20% de la población.

Un ensayo clínico (no muy extenso) deja otra de luz en la batalla contra el coronavirus. Gracias a él se ha observado que el uso del plasma sanguíneo de los supervivientes (plasma del convaleciente) reduce un 60% los casos graves de covid-19. Un ensayo que sugiere que las transfusiones urgentes nada más aparecer los síntomas pueden ser un tratamiento barato y seguro para las poblaciones de riesgo.

Una semana, en resumen, donde se ha iniciado de forma menos ágil de lo esperado el proceso de vacunación, al tiempo que se espera la llegada de una nueva vacuna ARNm (vacuna de Moderna) y la incidencia de infectados aumenta, como consecuencia de una mayor movilidad y relaciones sociales durante las fiestas navideñas. Es posible que las restricciones estén al caer.

Archivado en:

Destacados
Lo más leído