Pásate al MODO AHORRO

Cómo visitar el Monte Urgull, un lugar de postal

En Donostia se encuentra uno de los espacios naturales más impresionantes de toda Euskadi

Noelia Hontoria

Vistas del Monte Urgull / Iñigo Ibisate EN PIXABAY
Vistas del Monte Urgull / Iñigo Ibisate EN PIXABAY

Donostia es mucho más que playa, buenos restaurantes y cultura. La Naturaleza también está muy presente en esta Bella Easo y uno de sus máximos exponentes es el Monte Urgull. Esta montaña, situada entre el Paseo Nuevo y la Parte Vieja, linda con el mar Cantábrico y ofrece a sus visitantes una postal en la que el azul del mar y el verde de la montaña se fusionan para crear una imagen inolvidable. Este es uno de esos encuentros imprescindibles para visitar una vez en la vida, tanto si se está en Donostia como turista como si se reside allí. 

Está considerado como uno de los grandes pulmones de la ciudad y está muy bien cuidado, con caminos asfaltados y miradores diseñados para que el visitante pueda disfrutar del espacio sin un sobreesfuerzo físico. Una de sus ventajas es que no está nada masificado, por lo que es un buen plan para esos días en los que se busca conectar con la naturaleza en una zona tranquila y apacible, donde las bonitas vistas son protagonistas. Además, si se desea ver una panorámica del propio monte, también es posible hacerlo desde la Isla de Santa Clara.

Cómo llegar al Monte Urgull

El primer paso para visitar este Monte es saber cómo llegar hasta él. El terreno no es nada complicado, de hecho, se cataloga como una de las visitas que se pueden hacer con niños. Hay varios caminos que llevan hasta la cima y puedes estar tranquilo de que, aunque cojas una bifurcación u otra, al final todos terminan fusionándose en algún punto y, sobre todo, llegando hasta la meta final: la cima, a 120 metros de altura. Durante toda la travesía se puede encontrar abundante vegetación, por lo que el camino se hace muy agradable. 

Las rutas pueden partir desde el Paseo de los Curas, desde la Plaza Zuloaga, desde el Paseo Nuevo o desde la parte de atrás de la Basílica de Santa María. Lo habitual es subir por una de las caras de la ladera y bajar por la otra, para tener así una vista mayor de la zona. El recorrido, aunque puede diferir ligeramente entre un camino u otro, suele tener una duración de 2 horas y una distancia de algo más de 4 kilómetros. Los caminos están bien señalizados mediante carteles, no hay pérdida, y suelen combinar asfalto y escaleras en la mayor parte de sus tramos.

Qué ver en el Monte Urgull

Sagrado Corazón, en el Monte Urgull / PÁGINA OFICIAL DONOSTIA SAN SEBASTIÁN TURISMOA
Sagrado Corazón / PÁGINA OFICIAL DONOSTIA SAN SEBASTIÁN TURISMOA

¿Por qué se tardan dos horas en un trayecto de apenas 4 o 5 kilómetros? No es lo mismo caminar por la ciudad que hacerlo por un monte, por muy bien acondicionado que esté. Además, los reclamos que se encuentran por el camino hacen que la travesía se realice despacio y contemplando los alrededores. En este punto, merece la pena destacar algunos de los lugares más atractivos que se pueden encontrar en la subida a la cima del Monte Urgull. Antes de nada, destacar que repartidos a lo largo de toda la colina hay miradores que, aunque no salgan en las guías, merecen la pena una parada.

Dentro de las murallas del Castillo de la Mota se encuentra actualmente la Casa de la Historia, un museo sobre Donostia. En la cima aparece también el monumento del Sagrado Corazón, una estatua que recibe al visitante y desde la que se pueden disfrutar algunas de las mejores vistas desde el Monte Urgull. Un sitio repleto de leyendas y misterios es el Cementerio de los Ingleses, y también se puede olvidar el visitante de la zona de las baterías, espacios con cañones y buenas vistas, como la Batería del Gobernador o la Batería de las Damas.

Castillo de la Mota

Merece la pena detenerse un poco más en los lugares más atractivos de esta zona. El Castillo de la Mota es uno de ellos. Se trata de un espacio defensivo, una construcción militar del siglo XII, que sirvió como importante zona de defensa de la ciudad de Donostia en la época. Esta atalaya defensiva nació bajo el mandato de Sancho el Mayor de Navarra, cuando Gipuzkoa pertenecía al Reino de Navarra. El edificio que ha llegado hasta estos días es el resultado de las diferentes rehabilitaciones y reconstrucciones que ha ido sufriendo a lo largo de los siglos. 

Además de ser un espacio con valor arquitectónico, en él destaca también la Casa de la Historia que se encuentra en su interior. Un museo gratuito que busca dar a conocer los secretos de la ciudad mediante vídeos, maquetas y diferentes elementos que han formado parte de Donostia a lo largo de 800 años de historia. Como curiosidad, solo atravesando este museo se puede llegar hasta el clímax del Monte Urgull: el monumento al Sagrado Corazón, una imponente construcción levantada sobre una capilla.

Sagrado Corazón y Baterías

Batería de las Damas, en el Monte Urgull / PÁGINA OFICIAL DONOSTIA SAN SEBASTIÁN TURISMOA
Batería de las Damas / PÁGINA OFICIAL DONOSTIA SAN SEBASTIÁN TURISMOA

Posiblemente el lugar más bonito y fotografiado de esta zona es el monumento al Sagrado Corazón. Esta inmensa estatua está situada sobre una capilla y, entre los dos, alcanzan los 28 metros de altura. Este Cristo lleva en este lugar desde el año 1948, cuando Federico Coullant-Valera lo levantó en una obra que tuvo un coste de casi 8.000 euros al cambio actual. Es un lugar de gran valor, no solo por la construcción en sí, también por las vistas que se tienen desde aquí. Es, para muchos, el lugar más bonito de esta zona y el sitio de peregrinaje para los visitantes, sean devotos o ateos. 

Por su parte, en cuanto a las baterías destacan la Batería de las Damas, con cañones, mirador y biblioteca (solo abierta en los meses de verano o en Semana Santa), y la Batería del Gobernador, a escasos metros del Castillo de la Mota y que sirve de lugar de encuentro para realizar actividades y talleres en diferentes épocas del año. Desde aquí también se pueden disfrutar de preciosas vistas, además de acceder al Castillo de la Mota y al Cementerio de los Ingleses. Dos puntos de parada obligatoria donde disfrutar de la tranquilidad de este lugar y tomar fotografías.

Cementerio de los Ingleses

El último punto imprescindible que se debe visitar en el ascenso o el descenso a esta colina (o el primero, según el camino que se haya elegido) es el Cementerio de los Ingleses. Está ubicado en las faldas de la colina y, aunque hay muy poca información histórica sobre él, se dice que aquí se encuentran los cuerpos de los soldados ingleses que cayeron en la Primera Guerra Carlista. Existen en este lugar lápidas y un mural militar que sirve como homenaje a este colectivo que vivió y murió en actos de servicio y que hoy en día son recordados de esta manera.

Otra teoría afirma que no son soldados ingleses los que yacen aquí, sino franceses, aunque esto parece menos verídico. Sea como sea, este lugar misterioso y lleno de leyendas, merece la pena una visita, siempre con el debido respeto que se debe tener en sitios de esta índole. Se fundó en el año 1924, por lo que está a punto de celebrar su primer centenario. Muchas personas afirman que el Cementerio de los Ingleses es uno de los lugares más enigmáticos y bonitos de Donostia y el enclave en el que se encuentra ayuda, aún más, a reforzar esta imagen.

Precio y horario del Monte Urgull

Vista del Monte Urgull / PÁGINA OFICIAL DONOSTIA SAN SEBASTIÁN TURISMOA
Vista aérea / PÁGINA OFICIAL DONOSTIA SAN SEBASTIÁN TURISMOA

Aunque se trata de un paraje natural, el Monte Urgull permanece cerrado en horario nocturno para evitar posibles accidentes derivados de la falta de luz o incluso actos vandálicos que  pudieran poner en aprietos a este enclave excepcional. El horario es de 08:00h a 21:00h desde mayo hasta septiembre y de 08:00h a 19:30h desde octubre hasta abril. Es totalmente gratuito, tanto el recorrido por los diferentes senderos de este lugar como la entrada al Museo de la Casa de la Historia o el Castillo de la Mota.

Aprovechando la visita a este lugar, además de los puntos mencionados a lo largo de este artículo, también merece la pena aprovechar la bajada para disfrutar de un paseo desde La Concha hasta el Peine de los Vientos o desde el Paseo Nuevo hasta el Kursaal. El Museo Naval y el Aquarium también quedan cerca, así como la escultura ‘Construcción vacía’, de Jorge Oteiza. Si se desea visitar cualquiera de estos espacios, es interesante tenerlo en cuenta antes de planificar la visita para escoger bien el camino de subida y de bajada.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Destacados