Pásate al MODO AHORRO

La magia de los bosques vascos en rutas para desconectar

Un recorrido para ver los mejores colores del otoño en espacios naturales de gran belleza

Victoria Herrero

Imagen de un hayedo en los bosques vascos / TURISMO GOBIERNO VASCO
Imagen de un hayedo en los bosques vascos / TURISMO GOBIERNO VASCO

No hay nada como un paseo relajante por el bosque. Unos minutos de desconexión en plena naturaleza para disfrutar de lo mejor del entorno y poder dejar la mente en blanco por un rato. Y qué mejor que hacerlo en algunos de los parajes más bonitos; en este caso en el País Vasco. 

Un recorrido por alguno de los rincones más bellos de la zona norte de España (algunos de ellos incluso desconocidos para el gran público) descubriendo a cada paso el cambio de los colores rojizos y ocres propios del otoño. Una oportunidad única antes de que los meses más fríos del invierno se abran paso y cubran todo de un precioso manto blanco. 

Hayedo de Otzarreta

Si en este paseo uno va acompañado de los más pequeños de la casa, el día será inmejorable. Y es que quién no ha soñado alguna vez con recorrer un bosque mágico como el que salía en los cuentos. A pocos kilómetros de la capital vasca, Vitoria-Gasteiz, se encuentra este hayedo que desprende todo un halo de magia y misterio. 

Basta con acercarse hasta el Parque Natural de Gorbeia, en su extremo oriental entre las fronteras alavesa y vizcaína, y visitar el que dicen es uno de los lugares naturales más fotografiados de toda la Comunidad Autónoma Vasca. No en vano el conjunto que forman estas hayas centenarias con sus robustos troncos y con las raíces que salpican todo el suelo de musgo lo convierten en un escenario de postal. Un paisaje singular que además ofrece la oportunidad de disfrutar de otro espacio natural único no muy lejos de aquí: la turbera y humedal de Saldropo.

Hayedo de Otzarreta, uno de los bellos bosques vascos / TURISMO GOBIERNO VASCO

Hayedo de Otzarreta / TURISMO GOBIERNO VASCO

Hayedo del Balgerri

Dicen de este rincón que es un gran desconocido y una bella sorpresa cuando se descubre paso a paso. Es el caso del bosque del Balgerri a los pies del monte que lleva el mismo nombre y que, aparte de su belleza, conserva el título de ser el hayedo más extenso de todo el territorio histórico vizcaíno. Por ello, lo mejor para conocer parte de este paraje es adentrase en él desde el barrio de Lanzas Agudas en la cercana localidad de Carranza por donde poco a poco el camino va ascendiendo hasta la parte más alta.

Una vez en el hayedo, todo aquel que se encuentre paseando por la zona se cruzará con el arroyo Balgerri junto al cual descansan las mejores especies naturales: desde hayedos, pasando por robles, fresnos, acebos, tejos o alisos. Tras un agradable paseo entre la espesura, nada como terminar la ruta en la ladera del cercano monte de El Bierre desde donde se pueden contemplar las más bellas imágenes de las montañas y elevaciones de las proximidades. 

Cañón del Río Ega

El siguiente paseo discurre en un lugar histórico como pocos entre tanta naturaleza. Es el Barranco La Dormida que sirvió de escenario y escondite durante las guerras carlistas. Un espacio que precisamente y gracias a la frondosidad de sus bosques se convierte en una magnífica ruta junto al río Ega para ir descubriendo sin prisa alguna recónditos parajes en la parte más baja del monte Costalera

Este insólito rincón se encuentra junto a localidad alavesa de Campezo desde donde parte un recorrido repleto de pinares y hermosos ejemplares de encinas hasta llegar a la ermita de Ibernalo. Tras alcanzar este punto, el camino continúa hasta un hayedo de boj que se abre a la vista para admirar impresionantes panorámicas del valle del Ega y la sierra de Lokiz. 

Hayedo de Burbona

Si el macizo del monte Gorbeia sirvió de cobijo para admirar el primer bosque de esta ruta, el mismo macizo se presenta de nuevo; en este caso en su vertiente suroccidental para dar la bienvenida a un frondoso y amplio hayedo conocido popularmente como el Hayedo de Altube o de Burbona. Una experiencia que se torna de lo más apacible en una templada mañana de otoño en la ascensión hacia el monte Burbona.

Un camino que puede realizar toda la familia ya que no reviste de mayor complicación desde su inicio en el Parketxe de Sarría donde se ubica el Centro de Interpretación del Parque Natural de Gorbeia. En su conjunto, algo más de hora y media de subida para llegar a la parte más alta de la cumbre que se divisa entre una hilera de hermosas hayas. 

Archivado en:

Destacados
Lo más leído