Pásate al MODO AHORRO

Hotel María Cristina, el icono de la Belle Époque donostiarra

Su construcción junto al Teatro Victoria Eugenia supuso un acontecimiento en la San Sebastián de comienzos del siglo XX

Hotel María Cristina / MARRIOT.COM
Hotel María Cristina / MARRIOT.COM

Hay edificios a los que define la época en que fueron construidos y el Hotel María Cristina de San Sebastián es un claro ejemplo de ello. Inaugurado en el año 1912, se puede considerar la consecuencia de que la capital donostiarra se convirtiera en el destino predilecto de la aristocracia y la alta burguesía española. 

La gran culpable de ello fue la regente que da nombre al hotel, ya que cada verano María Cristina se trasladaba a la villa para disfrutar de los paseos junto a la playa de La Concha. Y claro está, con ella se mudaba toda la corte.

Fruto de la Belle Époque donostiarra

A este apego regio por San Sebastián hay que añadir el nuevo deleite que las clases más pudientes tenían por pasar sus días de asueto en destinos playeros, ya que se comenzaba a hablar mucho de los beneficios de bañarse en el mar.

Así que en cuestión de 30 años, la ciudad pasó de ser un “pueblo” marinero, a convertirse en una de las ciudades más cosmopolitas de Europa. No en vano, entre 1885 y el final de la Primera Guerra Mundial (en la que España no combatió), se levantaron el Casino (hoy sede del Ayuntamiento), el Palacio Miramar, la Catedral del Buen Pastor, la Escuela de Artes y Oficios, el Instituto Peñaflorida, el Teatro Victoria Eugenia y, claro está, el Hotel María Cristina.

Vista del Hotel María Cristina desde la desembocadura del río Urumea / MARRIOT.COM
Vista del Hotel María Cristina desde la desembocadura del río Urumea / MARRIOT.COM

Un hotel adecuado para la "París del Sur"

Fue tal el apogeo de San Sebastián, así como el estilo afrancesado de sus construcciones y su ensanche, que muchos se referían a ella como la París del Sur o Pequeña París. Teniendo en cuenta esta tendencia, era el momento adecuado para la construcción de un hotel que hiciera justicia a tal auge.

Así que en el año 1902 un grupo de emprendedores formaron la Sociedad de Fomento de San Sebastián con un objetivo muy claro: construir un hotel de lujo y un teatro. Los trámites no fueron sencillos, aunque finalmente el Ayuntamiento les cedió unos terrenos en los jardines de Zurriola, junto al río Urumea. La condición era que a los 70 años su propiedad pasase al propio consistorio.

El gran hotel de San Sebastián

Ideado por el francés Charles Mewes, arquitecto de algunos hoteles de la cadena Ritz como el de París o el de Madrid, el Hotel María Cristina se levantó a la par que el Teatro Victoria Eugenia, siendo ambos inaugurados en el año 1912.

Pronto se convirtieron en uno de los principales reclamos de la ciudad, que se vio beneficiada de que en 1914  comenzara la Gran Guerra. La contienda provocó que la alta burguesía, la aristocracia y los personajes más famosos de Europa la eligieran como destino, alargando una Belle Époque que acababa de concluir en los territorios en conflicto. Aquellos días fueron, sin duda, el momento de mayor esplendor de la ciudad y, por ende, del hotel.

Terraza en el Hotel María Cristina / MARRIOT.COM
Terraza en el Hotel María Cristina / MARRIOT.COM

Recuperar el prestigio 

La afluencia de las clases acomodadas siguió enriqueciendo la ciudad y dando lustre a un hotel por el que pasaron espías como Mata Hari, revolucionarios como León Trotsky o genios de la música como Maurice Ravel.

Sin embargo, la situación política en España se hundía cada vez más en una crisis que llevaría a unos convulsos años 20, a la llegada de la república y al estallido posterior de la Guerra Civil. Ni que decir tiene que durante el enfrentamiento y en los años que se sucedieron, el Hotel María Cristina perdió el lustre que le había caracterizado. Entonces, el cine le devolvió el prestigio.

Festival de Cine de San Sebastián

En 1953 se celebró el primer Festival Internacional de Cine de San Sebastián, una cita que se consolidó y que llevó a la capital donostiarra a los cineastas más famosos del mundo. El certamen tenía como sede el Teatro Victoria Eugenia, mientras que los invitados se alojaban en el lujoso hotel situado al lado, el María Cristina.

Este hecho le hizo reverdecer viejos laureles, ya que por sus habitaciones pasaron personalidades como Audrey Hepburn, Alfred Hitchcock o Steven Spielberg. Y la alfombra roja que llevaba hasta la puerta del teatro anexo se convirtió en un paseo de la fama que atraía el foco mundial. Desde entonces se han realizado dos remodelaciones en el actual Hotel María Cristina, a Luxury Collection Hotel, uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad de La Concha.

Actual lobby del Hotel María Cristina / MARRIOT.COM
Actual lobby del Hotel María Cristina / MARRIOT.COM

 

Archivado en:

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído
Destacados