Pásate al MODO AHORRO

Por fin 'El Conquis' recupera su esencia

El capítulo de esta semana incluye prueba por equipos, nominaciones y reto final. Sandra y Pedro, expulsados por selección natural

Sandra y Pedro durante el reto final.
Sandra y Pedro durante el reto final.

Ya era hora. Este lunes 'El Conquistador del Caribe' por fin recuperó su esencia. Fue un capítulo sin sorpresas en la mecánica del concurso ni polémicas exageradas ni pérdidas de tiempo. Por ende, incluyó una emocionante prueba por equipos, unas nominaciones duras como manda la tradición y un reto final que se saldó con dos expulsiones. Pedro y Sandra, a casa. Pura selección natural. 

Eran demasiadas semanas con cambios difíciles de justificar para la audiencia acérrima que cada lunes trasnocha para ver 'El Conquis'. Cuando un programa como este de EITB tiene una audiencia masiva y fiel durante dieciocho temporadas, es evidente que funciona. Y, en buena lógica, no necesita grandes modificaciones que intenten asombrar al espectador. ¿Para qué alterar algo que gusta tanto al público? Algún cambio para sorprender es aceptable, pero ya contamos aquí que la cosa empezaba a parecer un remedo de 'Sorpresa, sorpresa' o, lo que es peor, a mudar hacia un reality de Telecinco.

Todo lo contrario ocurrió este lunes. El programa volvió por sus fueros porque recuperó las características que lo han convertido en el producto estrella de la cadena autonómica vasca: un ritmo trepidante, una clara apuesta por la competición con pruebas más que duras y una pizca de polémica, eso que no falte, claro, pero derivada de los juegos y no de los problemas personales o las minucias sobredimensionadas. Sin duda, el mejor episodio de lo que va de temporada.   

En la batalla por equipos, que era la prueba de los engrilletados, clásica en el programa, las verdes se impusieron a unos rojos que rozaron la victoria y a unos azules que simplemente no levantan cabeza. Liderado por la brasileña Line, que luchaba como si le fuera la vida en ello, quizás porque herida en su orgullo porque los rivales la habían elegido por sus presuntos problemas con el idioma, el equipo Atabey ganó con justicia. No fue demasiado elegante su celebración, lo que motivó el malestar de los Yocahu, en general, y de su capitana, Andrea, en particular. Más aún se enfadó esta última cuando una concursante del conjunto ganador, Leire, la acusó de haberlas llamado "guarras". "He dicho esta me la guardo, yo nunca he insultado a nadie". Fue el momento más tenso del programa. Un poco de picante nunca está de más para que la salsa coja fuerza. 

La verdadera tragedia, una vez más, fue para los Corocotes. El equipo azul que lidera Bego quedó demasiado lejos de los otros rivales. Como consecuencia de su derrota, llegó el momento de las nominaciones para la prueba de eliminación. Las ganadoras de la lucha por la inmunidad designaron a Arruti, quizás el más fuerte de los azules. La capitana envió a Sandra a la pelea. Y el equipo escogió casi por unanimidad a Koldo para jugarse la continuidad. En los rojos, Andrea designó a Pedro, que había errado con estrépito en la primera prueba. Este último eligió batirse con Sandra y librar de la quema a Koldo.

Así las cosas, Arruti, Pedro y Sandra lucharon en una prueba de eliminación que no parecía tan dura pero que finalmente ninguno terminó. Un salto al mar desde 12 metros de altura y escalar una cuerda recogiendo banderines. Nadie acabó, sí, pero Arruti dominó y casi la completó, mientras que los otros dos combatientes no llegaron a subir ni medio metro en la cuerda. Ambos evidenciaron así su debilidad y, por ello, fueron expulsados. Perdieron en una lucha justa.

Esta es la selección natural que casi siempre se impone en este programa: para la conitnuidad de los participantes influyen varios factores, claro, pero lo cierto es que con el paso de las semanas quedan los más preparados y desaparecen los menos fuertes. Otra virtud del programa felizmente recuperada. Si 'El Conquis' sigue por esta senda, que es la suya, lo vamos a pasar bien. 

Archivado en:

Destacados