Pásate al MODO AHORRO

Vinos tintos de la Rioja Alavesa para darse un homenaje (con cabeza) y disfrutar en casa

Caldos con carácter y cuerpo que hablan de una tierra única de viñedos centenarios

Victoria Herrero

Vinos de la Rioja Alavesa para darse un homenaje / DE KATHERINE CHASE EN UNSPLASH
Vinos de la Rioja Alavesa para darse un homenaje / DE KATHERINE CHASE EN UNSPLASH

Uno siempre piensa en preparar un regalo a otra persona, pero en ocasiones no está mal eso de cultivar el propio ego hedonista y darse algún que otro homenaje o hacerse regalo a uno mismo. Más allá de una prenda de ropa, un perfume o esos zapatos de precio desorbitado con los que uno sueña desde hace meses, optar por una buena botella de vino es una fantástica opción si se acompaña de una tarde de fin de semana, un libro o una buena serie en casa. 

Para el deleite del paladar más exquisito, nada como los inmejorables caldos de la Rioja Alavesa. Una tierra rica en viñedos y de donde salen algunos de los vinos más aplaudidos, no solo a nivel nacional. Crónica Vasca viaja hacia las localidades que han hecho de la tradición vinícola su seña de identidad para rescatar estas botellas que bien se merecen un capricho. 

BHILAR TINTO 2018

La primera parada de esta ruta gourmet se encuentra en una bodega sostenible de la zona, Bodegas Bhilar: Ellos elaboran (como reza en su presentación) vinos con alma y en los que el respeto a la tierra que ve nacer esos viñedos sirve de base para crear caldos como este seleccionado. Bhilar Tinto 2018 se caracteriza por unas notas de profundidad mezcladas con aromas que recuerdan a frutas rojas y a cerezas. Matices que también viajan hacia plantas aromáticas como el tomillo, el romero o el clavo.

Un vino que en boca demuestra una acidez refrescante y que ofrece a todo aquel que lo pruebe un final limpio y persistente. Este es el resultado de un trabajo para el que se emplean uvas autóctonas procedentes en colaboración con un viticultor de la localidad de Elvillar y donde la tradición y la base ecológica hacen crecer un vino que luego permanece durante 18 meses en barricas de puro roble francés.

Vinos de la Rioja Alavesa para darse un homenaje / BODEGAS BHILAR OFICIAL

Vinos de la Rioja Alavesa para darse un homenaje / BODEGAS BHILAR OFICIAL

ARTUKE 2019

De las más de 20 hectáreas de viñedos de las Bodegas y Viñedos de Artuke, entre las localidades alavesas de Ábalos y Baños de Ebro, nace este tinto con solera que brilla gracias a un color rojo picota. Los entendidos en esto del mundo del vino se refieren a él como una bebida de características complejas y cuyo olor recuerda a fruta tropical, menta y hasta eucalipto y cacao

Artuke 2019 procede de una vendimia que todavía hoy en día se sigue realizando de forma artesanal como se hacía entonces. Racimos de uva de viura y tempranillo de la añada de hace un par de años para dar vida a este autorregalo. Según algunas publicaciones especializadas en el sector, Artuke 2019 ha logrado una puntuación de 90 en la prestigiosa lista de Robert Parker. Este norteamericano es considerado el gurú en cuanto a la crítica de vinos y sus apreciaciones marcan tendencia. 

UGARTE BARRICA 2018

Ese rojo cereza que se ha apreciado en sus antecesores se repite en este vino de la familia Eguren Ugarte que presenta, cuando uno se acerca la copa a la nariz, matices en forma de madera, así como recuerdos a vainillas y torrefactos. Un cuerpo que en el paladar no resulta nada robusto y sí muy suave.

Se trata sin duda de un buen vino de esta bodega con tradición y solera y que nace del impulso de varias generaciones de una misma familia en la cuna de la tierra del vino, Laguardia. Uvas de muy alta calidad y que como queda reflejado en este vino seleccionado forman parte de ese trabajo y esa esencia familiar a la hora de dar vida a una amplia carta de caldos entre jóvenes, monovarietales, clásicos y algunos de alta gama.

IZADI LARROSA NEGRA 2019

Izadi es otra de las bodegas con más renombre de la zona cobijada bajo la Sierra de Cantabria y la gama Larrosa es una de sus últimas propuestas. Una idea con la que quieren volver al primer tinto que elaboraron y que, con uva garnacha, dan lugar a una bebida fresca y con carácter que solo tienen esas cepas con años a sus espaldas.

En lo que se refiere a su cata, este vino de la añada de 2019 guarda unos ligeros toques especiados y de cacao en nariz. Un perfume que en boca se convierte en un vino aterciopelado y con regusto frutal. Para apreciarlo en todo su esplendor y disfrutar de ese momento para uno mismo, la recomendación es servirlo a una temperatura de 16 ºC.

Archivado en:

Destacados

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído