Pásate al MODO AHORRO

Ábalos responsabiliza a Ribera del retraso en los informes ambientales de la 'Y' vasca

El ministro cree sin embargo que las obras de la alta velocidad vasca podrían acabar en 2023, según el plazo previsto, a pesar de las demoras en los accesos a Bilbao y Vitoria

Las obras del acceso del AVE a Bilbao siguen a la espera del informe de impacto ambiental. EP
Las obras del acceso del AVE a Bilbao siguen a la espera del informe de impacto ambiental. EP

El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, ha asegurado este miércoles que el Gobierno no renuncia a concluir en el plazo las obras que ultiman el proyecto del Tren de Alta velocidad en Euskadi, pese al retraso en las evaluaciones ambientales que acumulan varios puntos del proyecto ferroviario, una demora que ha achacado al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, liderado por la ministra Teresa Ribera. Ábalos ha dado estas explicaciones después de que el diputado del PNV Iñigo Barandiaran haya expresado, durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados, sus "serias y fundadas dudas" sobre la fecha de finalización de la obra, prevista para 2023, recordando que el propio Parlamento Europeo ha instado a concluir antes de 2030 el plazo para que los Estados miembro de la UE completen los tramos nacionales de la Red Básica Europea.

Concretamente, se trata de los accesos a Bilbao y a Vitoria de la alta velocidad, y las estaciones, aún en estudio informativo y pendientes de la declaración de impacto ambiental, así como del tramo entre Burgos y Vitoria. "No renunciamos a comprometernos con esos plazos, aun sabiendo las dificultades, pero creo que no nos debemos relajar porque, de lo contrario, sería tanto como estimular la propia tardanza", ha manifestado el ministro.

Barandiaran ha señalado que las obras ejecutadas en encomienda de gestión al Gobierno vasco "están en plazo" y finalizarán en 2023, pero, sin embargo, los proyectos informativos de varios tramos, como los accesos del TAV a Bilbao, a Vitoria o el tramo Vitoria-Burgos, aún esperan la emisión de su informe de impacto ambiental. Pese a que la emisión de estos informes no debe dilatarse más de seis meses, según ha dicho, la remisión de los proyectos informativos para obtener la respuesta del departamento que dirige la vicepresidenta Teresa Ribera data de septiembre de 2019 en el caso del tramo que pasa por la capital vizcaína, y de febrero de 2020 en el caso de la alavesa.

Dudas sobre el fin de la obra

"Los informes siguen sin emitirse y, lo que es peor aún, su Ministerio no ha recabado explicaciones por su retraso", ha lamentado Barandiaran, señalando que, para redactar los proyectos constructivos, se necesitan esos informes y que, "teniendo en cuenta que ambas obras tienen escenarios de ejecución muy largos", en el PNV tienen "serias y fundadas dudas de cuál va a ser el escenario de finalización de la obra".

José Luis Ábalos ha replicado que trabaja de forma "muy estrecha" con la Comisión Europea para revisar la directiva relativa a la Red Transeuropea -de la que forma parte este proyecto ferroviario-, que espera tener listo antes de abril su reglamento, y que su departamento informa sobre la marcha del proyecto al Gobierno vasco. "Todos somos conocedores de las dificultades que tenemos. En el caso de las evaluaciones ambientales, no dependen de este Ministerio y sí, estamos muy encima porque nos afectan clarísimamente para la evolución de los proyectos, pero no tendría que preguntarme a mí por esto", ha abundado el ministro.

Destacados
Lo más leído