Pásate al MODO AHORRO

Las administraciones se lían con la Eurocopa y ponen en riesgo la sede en Bilbao

El Ayuntamiento de la capital vizcaína asegura que "a día de hoy Bilbao sigue siendo sede de este evento deportivo"

San Mamés / EFE
San Mamés / EFE

Que Bilbao vaya a ser la sede de la próxima Eurocopa de junio es una cuestión que genera cada vez más interrogantes. La UEFA exige como condición indispensable la asistencia de público a los estadios, en este caso San Mamés, para la competición, cuestión que el Gobierno vasco no puede asegurar. El portavoz del Ejecutivo, Bingen Zupiria, ha contestado en el Parlamento a preguntas del PP que hasta el momento en que la EUFA traslado esa exigencia, no había ninguna duda de que Bilbao fuera a ser una de las 12 sedes. Sin embargo, la evolución de la pandemia no permite al gobierno de Urkullu asegurar dicha cuestión e insisten en que "no debe haber público en las gradas de los eventos deportivos", cuestión que hace pensar que Bilbao está cada vez más lejos de albergar dicha competición. Sin embargo, la afirmación que se traslada desde el Ayuntamiento de la capital vizcaína es que "a día de hoy, la ciudad sigue siendo sede" de este evento deportivo.

Ante esta falta de garantias por parte del Gobierno vasco de poder asegura la asistencia de público, la UEFA ha barajado otras opciones en España y parece que Sevilla sería la sustituta. Inspectores de la EUFA han visitado la capital andaluza, más concretamente el Estadio de La Cartuja, y han considerado que reune las condiciones necesarias para ser la nueva sede. Desde la Federación Española de Fubol, creen que el lunes la UEFA anunciara el cambio a Sevilla.

Sim embargo, desde el Ayuntamiento de Bilbao, la primera teniente de alcalde, Amaia Arregi, ha asegurado que "a día de hoy Bilbao sigue siendo la sede" de esta competición futbolística. "La UEFA no ha trasladado ninguna noticia en sentido contrario, y seguimos trabajando con la UEFA a diario, fieles al contrato que se firmó en el año 2014", ha asegurado Amaia Arregi.

El Ayuntamiento de Bilbao informó el pasado 7 de abril de que los partidos de la Eurocopa en San Mamés podrían ser presenciados en las gradas por cerca de 14.000 espectadores, un 25 por ciento del aforo del estadio, siempre que se cumplieran los "criterios sanitarios" establecidos para frenar la pandemia de covid-19, tales como una tasa de incidencia acumulada en 14 días inferior a 40 casos por 100.000 habitantes -Bilbao superó ayer los 500 casos- y que la inmunidad de la población llegara al 60 %, porcentaje muy alejado del alcanzado hasta ahora.

Se indicó entonces que había un acuerdo del Gobierno Vasco con la Federación Española de Fútbol, organismo que posteriormente negó haber acordado con el Ejecutivo de Vitoria las condiciones sanitarias y aseguró que son "imposibles de cumplir", por lo que ve inviable la presencia de público en San Mamés. La asistencia de público es una condición insoslayable de la UEFA para que se celebre la Eurocopa.

Archivado en:

Lo más leído
Destacados