Pásate al MODO AHORRO

EH Bildu reconoce ahora que el dolor causado por ETA "nunca debió producirse"

En nombre de la izquierda independentista vasca, Otegi ha señalado que sienten "enormemente su sufrimiento y nos comprometemos a tratar de mitigarlo"

 El coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi. / EFE
El coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi. / EFE

La izquierda abertzale da un paso más y ha mostrado su "pesar y dolor por el sufrimiento padecido" por las víctimas de ETA, que, ha afirmado, "nunca debió haberse producido". El coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, y el secretario general de Sortu, Arkaitz Rodríguez, han hecho pública una declaración "solemne" con motivo del décimo aniversario de la Conferencia de Aiete y del fin de la violencia de ETA, en la que han lanzado un mensaje específicamente dirigido a las víctimas de la organización terrorista.

Otegi ha insistido en la necesidad de reconocimiento y reparación de todas las víctimas del terrorismo "sin excepción", con una mención especial a las víctimas de ETA. "Queremos trasladarles nuestro pesar y dolor por el sufrimiento padecido. Sentimos su dolor y desde ese sentimiento sincero afirmamos que el mismo nunca debió haberse producido, a nadie puede satisfacer que todo aquello sucediera, ni que se hubiera prolongado tanto en el tiempo. Debíamos haber logrado llegar antes a Aiete", sostiene la declaración leída por ambos representantes. 

En nombre de la izquierda independentista vasca, han apuntado que "desgraciadamente, el pasado no tiene remedio, nada de lo que digamos puede deshacer el daño causado, pero estamos convencidos de que es posible al menos aliviarlo desde el respeto, la consideración y la memoria". Por ello, han afirmado que "queremos decirles de corazón que sentimos enormemente su sufrimiento y nos comprometemos a tratar de mitigarlo en la medida de nuestras posibilidades. Siempre nos encontrarán dispuestos a ello".

El objetivo de esta declaración ha sido resaltar la "solidez" de las decisiones que se tomaron hace diez años, insistiendo en que el final de la actividad armada de ETA fue un acuerdo "sin trampas" que se cumplió "íntegramente con un éxito rotundo de las vías pacíficas". Exige también una solución al tema de los presos y reafirma su compromiso con el fin de la violencia. "El compromiso con vías exclusivamente pacíficas y democráticas por parte del independentismo de izquierdas respondía y responde a profundas convicciones éticas y políticas. Es una decisión inamovible y para siempre".

Archivado en:

Destacados