Pásate al MODO AHORRO

EH Bildu se inclina por negociar el Presupuesto vasco en su maniobra política más arriesgada

La coalición abertzale no presenta una enmienda a la totalidad y muestra su "disposición al diálogo"

La portavoz de EH Bildu, Maddalen Iriarte. / EP
La portavoz de EH Bildu, Maddalen Iriarte. / EP

EH Bildu no presentará enmienda a la totalidad al proyecto presupuestario del Gobierno vasco para 2022 como muestra de su "voluntad sincera de diálogo" para tratar de alcanzar un acuerdo en torno a las cuentas del próximo curso. Una maniobra que mantiene la puerta abierta y añade más tiempo a la negociación con el Ejecutivo de Lakua. 

Una decisión que cambia la postura de confrontación llevada hasta ahora por la coalición abertzale como principal partido de la oposición en el País Vasco y que le sitúa en un nuevo contexto de apoyar al partido que gobierna y sumar tomando decisiones de calado para la gobernanza. 

El contexto actual también es clave y tiene su importancia en la decisión final que tome EH Bildu, tras secundar por segundo año consecutivo los Presupuestos Generales del Estado (PGE) y mostrarse como una formación útil y responsable en la acción de gobierno. En menos de un mes, la formación soberanista ha exhibido su cara más pragmática al apoyar también las cuentas del Gobierno navarro de María Chivite y postularse como fuerza determinante en Navarra.

Un cambio en el paradigma de hacer política de EH Bildu que deja atrás el enfrentamiento político y le sitúa como una formación que suma su influencia para lograr acuerdos que ayuden a la gobernanza.

Iriarte: "Se abre una oportunidad para el acuerdo"

La portavoz parlamentaria de EH Bildu, Maddalen Iriarte, ha aprovechado su intervención en el pleno del Parlamento vasco de este viernes para anunciar la decisión de su partido con vistas a trabajar con "plena determinación" para mejorarlos. En este sentido, Iriarte ha agradecido la voluntad "al diálogo" mostrada por el consejero de Economía y Hacienda, Pedro Aspiazu, que "ha abierto una oportunidad" para el acuerdo.

Aún así, Iriarte ha insistido que el proyecto de presupuestos elaborados por el Gobierno vasco "no es el que el país necesita" en la actual situación de pandemia, pero que "el cambio de actitud" y las muestras de disposición al diálogo mostradas por el Gobierno vasco han hecho que se "abra una puerta" a la negociación.

Respuesta de Urkullu

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha agradecido el gesto de EH Bildu de no presentar una enmienda a la totalidad, una decisión que supone "una gran oportunidad para poner en valor la importancia de la negociación y el diálogo presupuestario que han mantenido". 

Urkullu ha dado la bienvenida a "la política útil del acuerdo y el compromiso", especialmente en el actual contexto con el objetivo de "superar las dificultades sanitarias, económicas, sociales y también emocionales producidas por la pandemia". 

Aunque ha recordado que su gobierno tiene mayoría parlamentaria, el lehendakari ha destacado que "se abre una nueva vía" para tejer y desarrollar acuerdos más amplios.

Discreción en las negociaciones

El Gobierno vasco y EH Bildu han mantenido por el momento tres reuniones conocidas por la opinión pública, aunque desde el plazo de 48 horas que se dieron el pasado miércoles, la negociación ha entrado en un fase de total discreción por ambas partes. 

En la primera reunión, EH Bildu presento varias propuestas económicas y políticas valoradas en 118 millones de euros destinadas a salud, emergencia climática, bienestar energético, política social, residencias y emancipación juvenil. Azpiazu respondió con una contraoferta de 72 millones en la que recogía alguna de las propuestas de la coalición soberanista, entre ellas, el compromiso de defender un salario mínimo proporcional a la renta media de la comunidad autónoma y poner en marcha un sistema de control de precios del alquiler privado cuando la futura ley estatal lo permita.

EH Bildu presentó una nueva propuesta con el propósito de "avanzar en el apartado económico", aunque calificó como de "insuficiente" el planteamiento del Ejecutivo autonómico. Desde entonces, la discreción y el silencio han sido los protagonistas hasta la decisión de hoy que alarga el plazo para continuar con las conversaciones.

Tras el anuncio realizado hoy por Iriarte, la coalición soberanista ha presentado 32 enmiendas parciales al proyecto por un valor de 188 millones de euros con medidas para mejorar las políticas de salud, emergencia climática, bienestar energético, protección social, residencias y cuidados y juventud. La misma propuesta que presentó en la primera reunión del pasado 10 de noviembre.

Hace dos años, en 2019, EH Bildu tampoco presentó una enmienda a la totalidad de los presupuestos, pero las negociaciones no terminaron en pacto. Si finalmente, el Gobierno Vasco y la coalición abertzale llegaran a un pacto presupuestario sería la primera vez en la historia de la coalición abertzale que respalda las cuentas, en un momento en el que también ha dado su apoyo a los Presupuestos Generales del Estado.

Enmiendas a la totalidad

Mientras el Gobierno vasco y EH Bildu continúan explorando las posibilidades de diálogo, Elkarrekin Podemos y PP+Cs se han desmarcado del mismo al presentar este viernes sus enmiendas a la totalidad del proyecto. La formación morada rechazó negociar, ya que el Ejecutivo de Lakua no atendió a sus principales reclamaciones de crear una empresa pública de energía, mantener en sus puestos de trabajo de 4.000 sanitarios contratados con motivo de la pandemia y apostar por la enseñanza pública en el debate educativo.

Por su parte, la coalición PP+Cs fue la primera en descabalgarse de la negociación al ver que no se veían satisfechas sus peticiones de rebaja fiscal, entre otras cuestiones.

Destacados