Pásate al MODO AHORRO

El boom de las renovables pilla a Euskadi sin la legislación preparada

Las empresas se lanzan a la búsqueda de suelo en Álava para proyectos fotovoltaicos con el ordenamiento del territorio pendiente del PTS de energías renovables que todavía está en su primera fase

Parque solar de Armiñon, Álava/ EFE
Parque solar de Armiñon, Álava/ EFE

Las energías renovables se han convertido en un sector estratégico para salir de la crisis, afrontar la transformación energética y aprovechar las importantes cantidades de dinero anunciadas. Un clima que ha llevado a las empresas a activar toda su maquinaria para poner en marcha diferentes proyectos en este ámbito empujadas también por los anuncios de las administraciones. En el caso del Gobierno vasco, se ha marcado como objetivo duplicar la generación apoyada en energías renovables del 8% al 16% para 2030 y ha anunciado la necesidad de impulsar proyectos eólicos y fotovoltaicos en los que, además, se ha implicado directamente. Un empuje necesario para cumplir con los compromisos de reducción de emisiones de gas de efecto invernadero, pero que no tiene desarrollada a tiempo toda la legislación necesaria para ordenar los diferentes proyectos empresariales que se están anunciando. El Plan Territorial Sectorial (PTS) de las Energías Renovables es la norma que debe diseñar y ordenar qué suelos del País Vasco se destinan para instalaciones eólicas o fotovoltaicas, entre otras, pero todavía se encuentra en preparación, muy lejos de aprobarse. Un vacío legal que no ordena la acumulación de iniciativas al calor del nuevo ´boom´ energético generando un punto de incertidumbre legal a su desarrollo, así como una preocupación en el sector agrario y en las zonas rurales. 

En estos últimos meses Álava ha centrado la gran parte de los proyectos de energías renovables. Además de los cuatro parques eólicos anunciados por Aixeindar, sociedad compuesta por el Gobierno vasco e Iberdrola, se unen dos plataformas fotovoltaicas en Arasur, una en funcionamiento con 55MW instalados, y otra con 100MW de potencia y las obras previstas para este otoño. Pero sobre esto han comenzado a plantearse numerosas iniciativas privadas que están contactando con los diferentes ayuntamientos en busca de suelos. La mayor cantidad de horas de sol que tiene Álava ha centrado la atención de grandes empresas como Repsol o Solaria, esta última planea crear dos infraestructuras con 200 hectáreas en una localidad al norte de Vitoria, Arrazua Ubarrundia, pero también varias pequeñas compañías, como New Circle Energy, de reciente creación, con pequeños capitales sociales y con el objetivo de jugar a ser intermediarios con los derechos de suelo obtenidos para proyectos renovables en localidades como Salvatierra, Barrundia, Alegría, Fontecha o Lantarón. 

Apuesta por incrementar un 400% la generación energética renovable en 2030

El Gobierno vasco ha planteado en la estrategia energética aumentar la generación renovable un 405%, pasando de los 466 MW de 2019 a los 2.356 MW previstos en 2030. Es precisamente la fotovoltaica, una de las de más consumo intensivo de suelo la que prevé uno de los mayores crecimientos. Pasando de los 55 MW de 2019 a los 966MW en 2030. Así se establece en la Ley de Sostenibilidad Energética de Euskadi aprobada en 2019 con el apoyo de EH Bildu y que contaba con el compromiso de desarrollar un Plan Territorial Sectorial (PTS) de las Energías Renovables que organizara los suelos del País Vasco y el reparto.

 

El PTS de energías renovables pendiente de desarrollo

Este documento acaba de iniciar su procedimiento en marzo de 2021 y se encuentra en fase de preparación. Todavía debe superar las procesos de consultas previas, participación y conclusión, no menos de año y medio y un plazo que se hace demasiado largo para poder ordenar todas las iniciativas que se están registrando. Según señala el parlamentario de EH Bildu, Mikel Otero, "es necesario llegar a tiempo para regular las diferentes inciativas". En este sentido recuerda que este PTS de las energías renovables fue una de las condiciones que marcaron para apoyar la Ley de Sostenibilidad Energética vasca. 

La Diputación de Álava es la que se encuentra en la tesitura de tener gestionar la mayoría de los proyectos renovables. Le toca ahora con los parque eólicos de Aixeindar, pero también con los diferentes proyectos fotovoltaicos privados que se están conociendo. El diputado de Agricultura, Eduardo Aguinaco, ha reconocido en Juntas Generales que hay terrenos sobre los que no pueden actuar si son de ámbito municipal y no están catalogados como monte público. En este sentido, ha recordado que, "en estos momentos se está elaborando el nuevo PTS para las energías renovables que debe ser la base para la reordenación del sector". Aguinaco ha señalado que la intención de la Diputación es "preservar los suelos de alto valor agrológico y la actividad agraria", lo que supone la necesidad de que exista "racionalidad y proyecto garantista". De momento, fuentes forales han confirmado a ´Crónica Vasca´ que no han recibido notificación oficial de ninguna empresa para proyectos de energías renovables, por lo que los contactos están siendo exclusivamente con los ayuntamientos. 

Desde el Partido Popular de Álava, su secretaria general, Ana Salazar, señala también la necesidad de avanzar con el desarrollo de del PTS "para ordenar este crecimiento", sino parece que "Álava va a acoger todos los molinos y las placas solares en una dinámica que va a poner en riesgo el sector primario". Precisamente, el sindicato agrario alavés, UAGA, señala "la necesidad de proteger los suelos fértiles de uso agrícola-ganadero de la instalación de grandes parques de placas fotovoltaicas" y fijar la ubicación de estas estructuras "en parcelas sin valor agrícola". 

Destacados
Lo más leído