Pásate al MODO AHORRO

El decreto de Sánchez deja la gestión de Urkullu al albur del Supremo

La oposición critica la falta de liderazgo del lehendakari durante la pandemia

El lehendakari y la consejera de Salud Gotzone Sagardui. /EP
El lehendakari y la consejera de Salud Gotzone Sagardui. /EP

Se acerca el final del Estado de alarma y los datos de Euskadi siguen estando muy por encima de la media de España. El lehendakari Iñigo Urkullu ha solicitado a Pedro Sánchez la extensión del Estado de alarma al menos un mes más y, ante la falta de respuesta positiva por parte del presidente español, ha anunciando un decreto que entrará en vigor el próximo 10 de mayo.

La pretensión es dotarse de amparo jurídico que permita al Gobierno vasco tomar medidas contra la movilidad de los ciudadanos para mitigar el avance de la pandemia. El Gobierno Sánchez no parece dispuesto a prolongar el Estado de alarma en todo el territorio nacional pero, a cambio, acaba de aprobar un decreto por el que atribuye al Tribunal Supremo la competencia de dirimir los conflictos entre Gobiernos autonómicos y los Tribunales Superiores de Justicia de sus comunidades. Aún es pronto para saber si el decreto anunciado por el lehendakari recogerá cuestiones como el toque de queda o la movilidad en función de los casos existentes de Covid-19. En cualquier caso, el objetivo es evitar conflictos judiciales que tumben las medidas que se quieran tomar. 

La opinión del PSE-EE, su socio de Gobierno, no es beligerante con Urkullu, a pesar de algunas opiniones contradictorias entre el lehendakari e Idoia Mendia, aunque se alinea más con Sánchez. "No es razonable prolongar el Estado de alarma igual para Valencia (43 casos por cada 100.000 habitantes) que para Gipuzkoa (646 casos por cada 100.000 habitantes)", apuntan fuentes socialistas. "Ahora se da una solución para evitar que en Euskadi se echen para atrás algunas medidas y en otras Comunidades no".

Mucho más crítica es la opinión de EH-Bildu. Su portavoz Maddalen Irirarte habló en Onda Vasca de "improvisación e irresponsabilidad" por parte del lehendakari a pocos días de que se acabe el Estado de alarma. "El decreto llega tarde y además no sabemos su contenido aunque somos la segunda fuerza política del país", subrayó Iriarte. "Urkullu lleva mucho tiempo rogando y mandando cartas a Madrid sin conseguir nada".

También Elarrekin Podemos se muestra en desacuerdo con la gestión del lehendakari Urkullu durante la pandemia. "Su gestión es la improvisación y la falta de transparencia" afirma la portavoz Miren Gorrotxategi. "Se ha hecho una gestión de la pandemia bastante política, sin hacer caso a los expertos, y los resultados cantan. Son de los peores datos de todas las Comunidades", acusa Gorrotxategi. De todos modos, y atendiendo precisamente a esos datos, Podemos se muestra favorable a una extensión del Estado de alarma y también a la elaboración de una ley anti pandemia vasca.         

Por su parte, el popular Carlos Iturgaiz ha sugerido también que si el lehendakari no está cómodo con el Gobierno de Sánchez debería sumarse a la solución propuesta por Pablo Casado, que se fundamenta en una revisión de la normativa sanitaria ordinaria de 1986. El PP es a su vez uno de los partidos críticos con la gestión de Urkullu. 

Destacados
Lo más leído