Pásate al MODO AHORRO

La Comisión Ética investigará la vacunación irregular mientras Urkullu reitera su apoyo a Sagardui

El lehendakari asegura que "no existe ninguna crisis" y que solo se trata de "dos irregularidades graves" entre 50.000 vacunaciones

El lehendakari, Iñigo Urkullu / EP
El lehendakari, Iñigo Urkullu / EP

La Comisión Ética del Gobierno vasco será la encargada de investigar el caso de las vacunaciones irregulares después de que la consejera de Salud, Gotzone Sagardui, haya planteado una consulta. Iñigo Urkullu ha sido quien ha comunidado esto durante el pleno en el Parlamento y donde ha reafirmado su respaldo a la consejera y ha confirmado que esta continuará en el cargo.

El lehendakari ha respondido a varias preguntas de la oposición referidas a este caso, por el que EH Bildu, Elkarrekin Podemos-IU, PP+Cs y Vox han reiterado que Sagardui debe dimitir por lo ocurrido.En su respuesta a los grupos, Urkullu ha asegurado que Sagardui "ha dicho toda la verdad" sobre lo ocurrido y, en referencia a las peticiones de dimisión, ha explicado que "lamentablemente" está "acostumbrado" a esta actitud por parte de la oposición.

Frente a esas demandas, ha reiterado su "apoyo" a la consejera, sobre la que ha subrayado que ha actuado "con total transparencia". Urkullu ha afirmado que una vez que tuvo conocimiento de las vacunaciones irregulares, Sagardui adoptó medidas "inmediatamente", reclamando a los directores de los hospitales de Santa Marina y Basurto que abandonaran el cargo tras salir a la luz que habían recibido la vacuna.

Además, ha subrayado que la responsable de Salud ha comparecido en dos ocasiones ante el Parlamento vasco para aportar "toda la información" sobre este caso, y que "de ninguna manera" ocultó el problema. De hecho, ha destacado que Sagardui ha reconocido que en el proceso de vacunación se han producido "algunos fallos", y que ha anunciado algunos cambios organizativos para evitar que se pueda repetir lo acontecido.

El lehendakari ha destacado, por todo ello, que Sagardui "está en condiciones" de seguir en el cargo y que "así lo hará". "La actuación ha sido rápida y contundente; informó al Parlamento con total transparencia; ha dicho la verdad", ha manifestado Urkullu, quien ha expresado su "rechazo" a las "acusaciones falsas" que se están realizando "a sabiendas" en torno a este tema.

"No existe ninguna crisis"

La consejera, según ha informado el lehendakari, ha informado a la referida comisión sobre "hechos y decisiones" relacionados con las vacunaciones irregulares. En este sentido, Urkullu ha afirmado que "todos los cargos" del Gobierno autonómico "estamos comprometidos con un código ético" cuya evaluación --según ha recordado-- corresponde a la Comisión de Ética Pública. Urkullu ha recordado que en Euskadi se han administrado ya cerca de 50.000 dosis de la vacuna, y que los protocolos "se están cumpliendo", con la excepción de las "dos irregularidades graves" --en referencia a las vacunas administradas a los ya exdirectores de Basurto y Santa Marina-- que se han detectado.

"No hemos ocultado o negado errores o disfunciones; sabemos que se pueden volver a producir y espero que no sea en el cumplimiento de los protocolos establecidos", ha indicado, antes de señalar que sí puede garantizar que si hay fallos "habrá una reacción rápida y clarificación transparente"; y que si fueran "situaciones graves", como en este caso, habrá una "depuración de responsabilidades y rectificación", ha dicho.

Urkullu ha defendido la "buena labor" de "los profesionales y de los cargos con responsabilidad" en Osakidetza y el Departamento de Salud, y ha insistido en que se trata de "dos irregularidades graves" entre 50.000 vacunaciones, y que "no existe" ninguna crisis en el Departamento de Salud ni en Osakidetza.

Archivado en:

Destacados
Lo más leído