Pásate al MODO AHORRO

La reprobación de Sagardui eleva la tensión entre el PNV y EH Bildu

La coalición soberanista evidencia su enfrentamiento con el partido jeltzale a través de la consejera de Salud

Imagen del Parlamento en una de sus sesiones. /EP
Imagen del Parlamento en una de sus sesiones. /EP

La reprobación de la consejera de Salud, Gotzone Sagardui, propuesta por EH Bildu y la airada respuesta por parte del PNV pone de manifiesto la subida de tensión entre el ganador de las ultimas elecciones, que gobierna en coalición con el PSE, y el principal partido de la oposición. El anuncio de Maddalen Iriarte de "sacar una tarjeta amarilla" al Gobierno y la dura respuesta del jeltzale Iñigo Iturrate a la postura de la coalición soberanista son fieles indicadores de la disputa por la hegemonía del electorado nacionalista por parte de ambos partidos, probablemente de aquí hasta el final de la legislatura

"Lo de las últimas semanas supera todo lo posible. El Gobierno no escucha a nadie y tumba cualquier iniciativa de la oposición. Miente a la población con las vacunas VIP, con lo de Revilla, utiliza datos falsos...", se queja Iriarte.

"El legado de Bildu en su décimo aniversario será la foto de Colón junto a PP, Ciudadanos y Vox", criticaba con dureza Iñigo Iturrate nada más conocer la propuesta de reprobación de EH Bildu.

La tensión viene de atrás. A medida que la coalición soberanista va percibiendo posibilidades reales de ganar unas elecciones en Euskadi, los choques entre ambos se acrecientan. Basta recordar el apoyo de EH Bildu a los Presupuestos de Pedro Sánchez. La primera medida colaborativa de esta coalición con un gobierno español alertó al PNV, hasta entonces único interlocutor vasco válido con el Gobierno central y presentado a sí mismo como conseguidor de contrapartidas ante la sociedad vasca.

El propio Andoni Ortuzar, presidente del PNV, se encargó entonces de afear la conducta de EH Bildu e intentar desprestigiarlo en Madrid. "Allí va como Caperucita pero en Euskadi  sigue siendo el lobo feroz", llegó a aseverar. El líder nacionalista también se ha mostrado muy crítico con la coalición por las críticas vertidas sobre la consejera Gotzone Sagardui por las vacunaciones irregulares en los hospitales vizcaínos de Basurto y Santa Marina. 

No hay duda de que el tono entre ambos partidos ha subido varios decibelios a medida que la pandemia se ha cebado con Euskadi y que puede ser el principio de un enfrentamiento in crescendo. Parece que EH Bildu quiere dar un paso más en su afán de acabar con la hegemonía del PNV y que va a endurecer su discurso en las próximas semanas o meses.

El partido nacionalista se defiende, y con fiereza además. Los calificativos utilizados ayer por Iturrate en contra de EH Bildu evidencian que el PNV no está dispuesto a dejarse comer el terreno por su principal rival electoral. "Irresponsable, sinvergüenza, miserable", todo este arsenal dialéctico y más utilizó el portavoz del PNV para referirse a EH Bildu.

Casualmente, o no, no es la primera vez que PNV y EH Bildu se enfrentan con un consejero de Sanidad de por medio. La exigencia en su día del cese de Jon Darpón ya tensionó las relaciones entre ambos, aunque entonces fue por una OPE y ahora es por la gestión de la pandemia de covid-19. En todo caso, da la impresión de que EH Bildu trata de desgastar al PNV a través de uno de los principales buques insignia del Gobierno vasco como es Osakidetza. Al partido dominante le duele, claro, pero tampoco está dispuesto a ceder en la batalla por el poder.   

       

Archivado en:

Lo más leído
Destacados