Pásate al MODO AHORRO

"Deben tener empatía, los 'ongi etorris' son dolorosos para quienes convivimos con el trauma"

La desunión política sigue marcando el Día de la Memoria de las víctimas del terrorismo, "dolidas" por los homenajes públicos que la izquierda abertzale rinde a los presos de ETA cuando salen de prisión

El lehendakari Iñigo Urkullu, junto a la presidenta del Parlamento vasco, Bakartxo Tejeria, ayer durante la entrega floral en el Día de la Memoria.
El lehendakari Iñigo Urkullu, junto a la presidenta del Parlamento vasco, Bakartxo Tejeria, ayer durante la entrega floral en el Día de la Memoria.

Una década después de su nacimiento en 2010, el Día de la Memoria por las víctimas del terrorismo de ETA y los abusos policiales sigue sin lograr en Euskadi el acuerdo entre partidos. La coalición PP+Ciudadanos y Vox se desmarcaron de nuevo ayer de un acto celebrado en el Parlamento vasco al que sí acudieron el resto de formaciones. A la desunión política hay que sumar este año la ausencia de las víctimas al encuentro oficial, cuyo aforo había sido limitado por la pandemia a los representantes de la Mesa y a la Junta de Portavoces. Las víctimas de la banda terrorista siguen hoy "dolidas" por los homenajes públicos que la izquierda abertzale rinde a los presos de ETA cuando salen de prisión -los conocidos ongi etorris-, tal y como explicó ayer a este diario Rosa Rodero, viuda del ertzaina asesinado por ETA Joseba Goikoetxea. "Deben tener más empatía -en referencia a la izquierda abertzale-, los ongi etorris son dolorosos para quienes convivimos con el trauma", advirtió.

El recuerdo es para ella una pieza clave para la construcción de la convivencia en Euskadi. "Mantener viva la memoria es importante, sobre todo para la juventud; aquí no podemos olvidar porque las cosas no se pueden cerrar en falso", valoró Rodero, pues entiende que "lo que se olvida se repite". Partidaria del acercamiento de presos de ETA a Euskadi "no por los presos sino por el bien de sus propias familias", la viuda del ertzaina asesinado en 1993 considera que también la izquierda abertzale debería ser "más respetuosa y empática" con las víctimas, pues en la actualidad están tratando de "vivir sin traumas y los ongi etorris solo consiguen que rememoremos unos hechos muy dolorosos, evitando la reconcialición y haciéndonos volver a un pasado terrible".

El Día de la Memoria nació en 2010 con el lehendakari Patxi López al frente del Gobierno vasco. Se celebra el 10 de noviembre porque es el únido día del año en el que ETA no asesinó. Nació para “contribuir a la convivencia en paz y libertad y a la deslegitimación total y radical de la violencia”, según figura en la Ley de Reconocimiento y Reparación a las Víctimas del Terrorismo de 2008, el embrión de una celebración que sigue provocando la confrontación política. Mantener vida la memoria es clave para recordar a quienes fueron "injustamente asesinados", explicó la secretaria general del PSE-EE y vicelehendakari, Idoia Mendia, poco antes de que en el Parlamento se guardaran dos minutos de silencio por las víctimas, en un acto encabezado por la presidenta, Barkartxo Tejeria, y en el que estuvo presente el lehendakari, Iñigo Urkullu. Mendia incidió en la importancia del recuerdo: "Euskadi no estaba condenada al terror, y conseguimos vencerlo, y no está condenada al olvido, y conseguiremos vencer ese afán por pretender diluir responsabilidades y por reescribir la historia y ocultar la verdad", ha apuntado. En este sentido, aseguró que "aquí no hay batalla del relato, hay una batalla por que se sepa la verdad" y la verdad, según ha remarcado, es que "hubo vascos que decidieron matar y perseguir, y que se organizaron para exterminar a quien no compartiera su visión de país". Ya por la tarde en la sede en Bilbao de Gogora, el Instituto de la Memoria, la Convivencia y los Derechos Humanos, el lehendakari, Iñigo Urkullu, defendió una Euskadi con memoria, en la que los jóvenes sepan que ETA mató, persiguió, secuestró, amenazó y extorsionó "por pensar diferente", y causó más de 850 víctimas mortales, pero también que hubo "otros terrorismos y vulneraciones de derechos humanos que se produjeron al amparo de estamentos del Estado". Además, insistió en que la memoria es "un reto de país", reiterando la necesidad de "reconocer el daño injusto causado" y de comprometerse con los principios éticos.

El PNV pide "involucrar" a los jóvenes

El portavoz del PNV en la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento Vasco, Iñigo Iturrate, subrayó la importancia de "involucrar y acompañar" a las nuevas generaciones para que conozcan "el dolor y la división" causada por el terrorismo y la violencia en Euskadi. Además, reafirmó su compromiso con la exigencia de verdad, justicia y reparación para todas las víctimas, "sin exclusiones, equiparaciones ni justificaciones de la violencia". Presente en al acto, Iturrate considera que los jóvenes vascos deben conocer "la reciente historia de dolor y su impacto en la sociedad vasca", con el fin de "no olvidar y no repetir los errores del pasado".

La directora de Gogora-Intituto Vasco de la Memoria, Aintzane Ezenarro, afirmó que la violencia de ETA debe tener "un análisis específico", pero advirtió que no se puede caer en hacer "distinciones entre víctimas". Ezenarro también se ha referido a la ausencia de representantes políticos en la conmemoración organizada por las instituciones vascas, cuyo acto central se celebró, ya por la tarde, en la sede de Gogora en Bilbao, con la presencia del Lehendakari y el lema Atzera begiratu aurrera jarraitzeko / Mirar hacia atrás para seguir adelante. "Cada uno tendrá que explicar por qué no está donde antes sí ha estado en algún momento", subrayó la directora del Instituto de la Memoria, en alusión al PP.

 

Lo más leído
Destacados