Pásate al MODO AHORRO

El Gobierno vasco estudia restringir los horarios y la movilidad en Semana Santa

El lehendakari Iñigo Urkullu ha convocado una reunión del LABI el viernes

El lehendakari, Iñigo Urkullu
El lehendakari, Iñigo Urkullu

El Gobierno vasco no descarta endurecer las restricciones de movilidad y volver al confinamiento municipal o territorial si la crisis sanitaria sigue en fase ascendente. El lehendakari, Iñigo Urkullu, se reunirá posiblemente mañana con el LABI para analizar la situación epidemiológica y tomar decisiones. A su entrada en el parlamento Urkullu ya ha adelantado que no descarta adelantar los horarios de cierre de todo tipo de establecimientos y restringir la movilidad en Euskadi en Semana Santa si la "tendencia al alza" de la incidencia del coronavirus "sigue en este nivel de preocupación".

En este contexto el Ejecutivo no descarta que pueda convocar una reunión del Consejo Asesor del Plan de Protección Civil de Euskadi (LABI) para mañana, en función de las conclusiones del comité técnico de este órgano que se reunió ayer y que también lo hará hoy. Tras estas reuniones y su correspondiente análisis será el Gobierno vasco quien decida si para las vacaciones de la semana que viene se restringe la movilidad para evitar una posible cuarta ola. Y es que la situación lleva una semana en continuo ascenso, ayer la incidencia acumulada llegaba a los 236 por 100.000 habitantes, una cifra que de continuar así se situaría en 300 casos en plena Semana Santa.

"No descartamos nada", ha asegurado el lehendakari a preguntas de los periodistas a su llegada al Parlamento vasco, donde ha precisado que "se está analizando la posibilidad de endurecer las medidas" en el caso de que la incidencia siga subiendo. Ha insistido en que "el problema se suscita en la movilidad y en los interiores de cualquier establecimiento, sea de la naturaleza que sea", por lo que el LABI podría restringir la movilidad y adelantar los horarios de cierre.

"No se trata de los aforos (de los establecimientos), sino de su uso", ha señalado Urkullu, quien ha recordado que el estado de alarma no permite a las autonomías modificar el toque de queda y tampoco pueden decretar el cierre de los bares tras el auto del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco que ordenó la reapertura de los ubicados en poblaciones con tasas de incidencia acumulada superior a los 500 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días.

En estos momentos los establecimientos de hostelería tienen que cerrar a las 20.00 y los comercios a las 21.00 horas y está establecido el cierre perimetral de la Comunidad Autónoma Vasca.

Archivado en:

Lo más leído
Destacados