Pásate al MODO AHORRO

El expresidente del Tribunal de Cuentas asegura que su politización "neutraliza" su labor de control

Churiaque propone reformas para impulsar la meritocracia en el Tribunal Vasco de Cuentas Públicas, el último eslabón fiscalizador para prevenir la corrupción en Euskadi

El presidente del TVCP, José Luis Bilbao, durante su intervención parlamentaria de este viernes vía telemática junto al resto de su equipo. PARLAMENTO VASCO
El presidente del TVCP, José Luis Bilbao, durante su intervención parlamentaria de este viernes vía telemática junto al resto de su equipo. PARLAMENTO VASCO

El Tribunal Vasco de Cuentas (TVCP) es el órgano que fiscaliza la gestión de los fondos públicos en Euskadi. Es decir, el último eslabón con el que cuenta el País Vasco para prevenir las actividades corruptas que puedan producirse en la Administración. En la actualidad, el Parlamento tramita una modificación de la ley que lo regula. Lo hace a petición de EH Bildu y PP+Cs a raíz del nombramiento en 2015 del exdiputado general de Bizkaia, José Luis Bilbao, como presidente de dicho tribunal. Este viernes han comparecido en comisión parlamentaria tanto Bilbao como su predecesor en el cargo, el catedrático de Economía de la UPV/EHU José Ignacio Martínez Churiaque. Y al margen de los envenenados dardos que se han dedicado, de sus intervenciones se ha podido extraer una reflexión clave: que mientras Bilbao ha negado injerencias políticas que permitan controlar este órgano fiscalizador, reivindicando su mandato y responsabilizando al Parlamento de su funcionamiento porque es esta Institución la que fija su normativa, Churiaque ha planteado opciones de reforma para que en el tribunal prime la meritocracia y se reduzcan las injerencias políticas que, según su experiencia, se producen en su seno a través de consejeros con claras vinculaciones políticas.

La tramitación para modificar la ley que regula el TVCP arrancó en 2015, cuando la oposición en el Parlamento vio un claro ejemplo de "puertas giratorias" en el nombramiento de José Luis Bilbao al frente del tribunal, escasos meses después de dejar su cargo como diputado general de Bizkaia. Bilbao se ponía así al frente del tribunal que debía fiscalizar las cuentas públicas, también las de la administración que había liderado durante años. Desde entonces, EH Bildu y PP+Cs tratan de incorporar mecanismos legislativos que frenen la incorporación temprana de políticos en su seno, sumando asimismo iniciativas legislativas que impulsen su independencia e imparcialidad. Un nuevo marco legal, en definitiva, que permita mejorar su funcionamiento y evitar, más si cabe, las posibles actividades corruptas que puedan darse en las administraciones y sociedades públicas vascas, mediante su detección a través de auditorías independientes por parte de los funcionarios del tribunal.

En la primera intervención de este viernes en la comisión parlamentaria, el catedrático de Economía José Ignacio Martínez Churiaque, que presidió el TVCP entre 2009 y 2015, hacía hincapié en la necesidad de impulsar un nuevo marco normativo que permita impulsar la independencia e imparcialidad del tribunal. "Nadie discute su control parlamentario", ha recordado Churiaque, sino que sean los partidos políticos los que renuncien "a su órgano de control". En este sentido, Churiaque apuesta por modificar el artículo 14 para que pueda reducirse el número de consejeros nombrados por los partidos políticos con representación parlamentaria (actualmente son 7 consejeros), tal y como se viene haciendo en otras comunidades españolas, o apostando por un órgano unipersonal como ocurre en las democracias anglosajonas. "La reforma debe primar el mérito y la capacidad", opina Churiaque, partidario de que "las personas que hayan tenido cargos políticos no puedan pasar al órgano sin esperar una cuarentena de seis años". "Es absolutamente democrático que sean nombrados por el Parlamento, lo que se cuestiona es el reparto partitocrático", ha insistido el catedrático.

Una visión crítica sobre el funcionamiento del tribunal

La intervención de Churiaque ha permitido visualizar el funcionamiento interno del tribunal desde una perspectiva crítica. Donde los parlamentarios que seguían su intervención han podido extraer incluso una visión preocupante de lo que según el catedrático ocurre en ocasiones en el tribunal. "Se debe primar el mérito y la capacidad de los candidatos para luego hacer gala de independencia", ha explicado, antes de advertir que echa "en falta" en la ley, una disposición referente a los "asesores de libre designación", capaces, según ha explicado, de modificar el trabajo de los auditores públicos tras ser nombrados "auditores jefes" aun habiendo llegado, por ejemplo, desde la concejalía de un ayuntamiento, o desde una sociedad pública. "Se debe añadir alguna norma para evitarlo", ha opinado Churiaque, que ha recordado que la autoridad del tribunal depende de sus funcionarios, y que con los consejeros nombrados por los políticos y los auditores jefes designados por estos últimos, "se neutralizan los buenos trabajos de los funcionarios".

Las personas que han tenido cargos políticos no deberían pasar al tribunal, sino esperar una cuarentena de seis años

Por ello, el catedrático propone que si un trabajo auditado por un funcionario público es posteriormente modificado por indicación de un consejero o auditor jefe, debe figurar el nombre y los motivos que propiciaron dicha modificación. Repreguntado más tarde por el parlamentario de EH Bildu Josu Estarrona, que mostró su "preocupación" por este anuncio, Churiaque insistió en que los candidatos que deseen formar parte del tribunal deben demostrar "independencia en su pasado profesional", excluyendo a un "fanático de partido" cuya trayectoria haya estado ligada a la formación política que le ha nombrado. Esto genera "tensiones con los funcionarios del TVCP", según Churiaque, partidario de sumar en Euskadi un "juez antifraude" y una "policia judicial" a disposición del tribunal en caso de que se detecte un caso importante de corrupción en la Administración.

Bilbao ofrece un prisma diferente y carga contra Churiaque

Tras Churiaque ha intervenido el actual presidente del TVCP, José Luis Bilbao. El exdiputado general de Bizkaia ha reivindicado su trabajo al frente del tribunal, y ha asegurado que ni a él ni a ningún consejero de este órgano les "controla" ningún partido. Ha lamentado la "injusta desconfianza previa" que en su opinión se produjo con su nombramiento, y ha recordado que es el Parlamento vasco el que debe generar el marco legislativo que regule el tribunal. "En junio termino mi mandato de seis años y he sido convocado una vez en el Parlamento, si no nos han pedido comparecer entendenos que se ha dado por bueno nuestro trabajo", ha recordado a los parlamentarios, insistiendo en que su equipo ha trabajado "con dignidad y honradez" donde "el 91% de los informes presentados han sido aprobados por unanimidad".

En junio termino mi mandato de seis años y he sido convocado una vez en el Parlamento; entendemos que se ha dado por bueno nuestro trabajo

Además y tras escuchar la intervención crítica de su predecesor, ha subrayado que durante su mandato, su acción como presidente del TVCP no ha sido reprobada por el pleno de este órgano, algo que "sí ocurrió" en el mandato anterior, en referencia al periodo en el que fue presidente José Ignacio Martínez Churiaque. En su intervención, Bilbao no ha propuesto ninguna modificación normativa que permita dotar al tribunal de una mayor eficacia. Ha ironizado, sin embargo, sobre los duros reproches con los que fue acogido su nombramiento por parte de la izquierda abertzale, que en 2015 denunció que nombrar a Bilbao como máximo responsable del tribunal era como "poner al zorro a cuidar el gallinero". "La zorra no ha sido zorra y las gallinas no son gallinas; las gallinas son instituciones y personas con su vida", ha afirmado, dirigiéndose al parlamentario de EH Bildu Josu Estarrona, crítico con la posición "autojustificativa" del exdiputado general.

 

Archivado en:

Lo más leído
Destacados