Pásate al MODO AHORRO

El Parlamento vasco rechaza la propuesta de un nuevo plan para frenar la precariedad laboral juvenil

PNV y PSE descartan la iniciativa conjunta de EH Bildu y Elkarrekin Podemos-IU y apuestan por mantener el programa de empleo vigente del Gobierno vasco

El lehendakari, Iñigo Urkullu, durante un Pleno en el Parlamento vasco. PARLAMENTO VASCO
El lehendakari, Iñigo Urkullu, durante un Pleno en el Parlamento vasco. PARLAMENTO VASCO

La pandemia no ha hecho sino agravar una situación laboral que se viene constatando desde hace años: que los jóvenes son uno de los colectivos sociales más afectados por la precariedad en el trabajo. Este jueves se votaba en el Parlamento vasco una iniciativa conjunta de EH Bildu y Elkarrekin Podemos-IU en la que se solicitaba al Gobierno vasco un nuevo programa de ayudas económicas para fomentar la contratación de jóvenes. Habían transaccionado una enmienda para plantear, entre otras cosas, que los contratos juveniles subvencionados con ayudas públicas fueran indefinidos, a jornada completa y con un salario mínimo de 1.200 euros en 14 pagas. Su propuesta, que finalmente ha sido rechazada por los dos partidos que sustentan al Gobierno, ha permitido visualizar de nuevo un agrio cruce de reproches entre PNV y PSE, por un lado, y EH Bildu por otro, que no ha hecho sino reflejar lo que viene siendo el Parlamento vasco desde que arrancó la legislatura: una Cámara donde alcanzar acuerdos políticos es muy complicado.

La enmienda ha sido rechazada por el resto de los grupos y en su lugar ha sido aprobada otra del PNV y PSE, con la abstención de PP+Cs y Vox y la oposición de EH Bildu, Elkarrekin Podemos-IU. De esta manera, el Parlamento instaba a las instituciones vascas a "continuar desarrollando" los instrumentos para el desarrollo coordinado de políticas de empleo y fomentar empleos de calidad especialmente a los colectivos con mayores dificultades, entre ellos los jóvenes. La Cámara ha pedido al Ejecutivo vasco que continúe trabajando en la aprobación y puesta en marcha del Plan de choque de empleo juvenil. Durante el debate, tanto Maitane Ipiñazar (PNV) como Ekain Rico (PSE) han culpado, sobre todo a EH Bildu, de rechazar un acuerdo en esta materia pese al intento que se ha hecho. Ipiñazar ha llegado a recordar a la coalición abertzale que en los municipios donde gobierna destina "cero euros" al empleo juvenil, pero que luego acude al Parlamento "a exigir" lo que no hace en las localidades donde lideradas por EH Bildu. "Lo que genera son falsas esperanzas entre los jóvenes", le ha reprochado la parlamentaria del PNV.

Eraitz Sáez de Egilaz, de EH Bildu, ha contestado que las propuestas de PNV y PSE son "solo declaraciones" sin "concreciones" y hechos. La parlamentaria de EH Bildu ha denunciado la falta de control de mecanismos para combatir la "explotación" de los jóvenes por parte de empresas que utilizan la mano de obra barata y ha constatado los salarios de "miseria" y la temporalidad de los contratos de este colectivo. En la misma línea el parlamentario de Elkarrekin Podemos-IU Jon Hernández ha subrayado que la precariedad laboral juvenil es un problema que viene desde hace muchas décadas y es estructural, y ha pedido que el dinero público no acabe en contratos precarios.

La nacionalista Maitane Ipiñazar ha recordado que existe un plan de choque de empleo juvenil que se compromete a facilitar una primera experiencia laboral a 30.000 jóvenes. Ekain Rico ha insistido en que el Gobierno vasco ha puesto las herramientas necesarias para reducir la tasa de desempleo y que el empleo sea de calidad, aunque ha recordado que un salario mínimo de 1.200 euros excede a las competencias vascas porque está regulado a través del Salario Mínimo Interprofesional. Desde el grupo PP+Cs, Laura Garrido ha pedido reforzar los programas existentes para mejorar la empleabilidad de los jóvenes, mientras que Amaia Martínez (Vox) ha culpado al Gobierno Vasco de provocar que los jóvenes vascos se vayan a trabajar fuera.

Archivado en:

Lo más leído
Destacados