Pásate al MODO AHORRO

José Manuel Gil: "El PP no ha llamado a nuestra puerta, la fusión está descartada"

El coordinador de Cs en Euskadi insiste en que los proyectos de ambas formaciones son diferentes y apuesta por mantener la alianza "para mantener unido el constitucionalismo"

El coordinador de Ciudadanos en Euskadi y parlamentario vasco, José Manuel Gil, en una imagen de archivo facilitada por el partido.
El coordinador de Ciudadanos en Euskadi y parlamentario vasco, José Manuel Gil, en una imagen de archivo facilitada por el partido.

Los ecos tras el intento de absorción de Ciudadados por parte del PP de Pablo Casado siguen resonando en las ejecutivas de ambas formaciones. "La fusión con el Partido Popular está descartada completamente", asegura en esta entrevista a 'Crónica Vasca' el coordinador de Ciudadanos en Euskadi y parlamentario vasco José Manuel Gil (Aranda de Duero, 1959). En Euskadi ambos partidos acudieron en coalición en 2020 a unos comicios en los que el experimento electoral no llegó a cuajar -el PP empeoró sus resultados en solitario de 2016-, pero que sin embargo permitió a los de Inés Arrimadas acceder por primera vez a la Cámara vasca. En un momento en el que se habla de una OPA 'popular' contra Cs, la excepcional alianza vasca muestra que es posible una unión electoral en la que cada partido mantiene su propia independencia ideológica.

¿Cómo está siendo el rodaje de Ciudadanos en la política vasca?

Yo estoy contento, creo que estamos haciendo un buen trabajo. Y eso a pesar del rodillo del PNV en el Parlamento, que con una mano dice tener un talante abierto y dispuesto a aceptar propuestas, pero que luego no negocian nada y no muestran disposición de aprobar ni una sola enmienda de ningún partido de la oposición.

No os habéis encontrado con un Gobierno receptivo entonces...

Nos hemos encontrado con un Gobierno vasco cansado y agotado, después de llevar, de una manera u otra, cuarenta años en el poder. Lo vemos sin chispa, sin ilusión, y te diría que sin liderazgo. A la defensiva, intentando desesperadamente tapar la corrupción que le sale por todos los lados. En Euskadi se necesita un cambio, hace falta aire fresco porque aquí huele a cerrado. El lehendakari ha cambiado algunas caras, pero no las políticas ni las actitudes. Lo lamentable es que el Partido Socialista apoye este proyecto envejecido. Con corruptelas como el 'caso de Miguel', donde un diputado del PNV ha sido calificado como el cabecilla de una trama mafiosa, y sin embargo en el País Vasco se ha tapado y no se le presta la importancia que debiera... El PNV lo tapa y consigue que no llegue a la opinión pública. Pero cuarenta años de clientelismo han generado situaciones terribles. La última, el caso de los dos directores de los centros de Osakidetza que han tenido que dimitir por saltarse el orden en la vacunación. Eso habla de un talante, de una actitud, de una sensación de impunidad que se ha generado después de muchos años al frente del Gobierno.

La relación con el PP es cordial y la interlocución fluída, creemos que esta alianza es necesaria porque el constitucionalismo tiene que estar unido en un sitio como Euskadi

¿Goza de buena salud la alianza electoral entre Ciudadanos y el Partido Popular en Euskadi?

Yo creo que está siendo un éxito. Somos partidos diferentes, con ideologías, estructuras y programas distintos, pero con muchas cosas en común. Creo que somos un ejemplo de colaboración. Creemos que esta alianza es necesaria, porque el constitucionalismo en un sitio como Euskadi tiene que estar unido. La relación es cordial y la interlocución fluída, no hay ningún problema con el PP.

A pesar de los intentos del PP por absorberles para refundar el centro-derecha...

La fusión con el Partido Popular está descartada completamente, aquí nunca ha estado sobre la mesa. Somos dos partidos distintos, diferentes, con mensajes políticos propios. Nosotros estamos en el grupo de los liberales en Europa, ellos en el de los conservadores, y representamos, por mucho que se empeñen, proyectos diferentes. Y eso no afecta en absoluto a la coalición que tenemos en Euskadi, porque tenemos un trabajo en común importante. Una colaboración en un territorio muy especial como es el País Vasco, con un nacionalismo muy fuerte y ante el cual debemos permanecer unidos.

En la reciente ejecutiva de Ciudadanos en Euskadi analizaron el hundimiento del partido en Cataluña. ¿Ha cambiado la estrategia vasca tras la debacle catalana?

No ha cambiado sustancialmente. Nosotros somos conscientes de que los resultados en Cataluña han sido un palo. Esperábamos una cierta bajada de votos, pero esto ha superado cualquier expectativa. Y la causa es clara: no hemos sido capaces de ilusionar al electorado, entre otras cosas porque hemos intentado hacer lo correcto, sin mítines presenciales, sin actos en grupo... Y ahora estamos en un momento de autocrítica nacional, de reflexión, pero aquí en Euskadi no ha afectado para nada.

Date cuenta de que estamos trabajando con tiempos electorales distintos. Aquí no llevamos ni siquiera un año en coalición, estamos trabajando de manera muy unida, muy colaborativa. Eso no quita para que el partido, a nivel nacional, esté haciendo la política necesaria para poder salir de esto más fuertes de los que estábamos.

Ciudadanos y PP tenemos proyectos diferentes, con mensajes políticos propios, pero debemos permanecer unidos en un territorio muy especial como es el País Vasco, con un nacionalismo muy fuerte

Fue sonoro el fichaje de Lorena Roldán en Cataluña. ¿No ha llamado el PP a la puerta de los parlamentarios de Ciudadanos en Euskadi?

No ha llamado a nuestra puerta y no lo va a hacer, de la misma forma que nosotros tampoco hemos llamado a la suya. Entre otras cosas porque nos respetamos. Hay una relación de respeto y de cordialidad que impide algo así. Las cosas están muy claras: somos partidos políticos diferentes, dos proyectos distintos. Ellos representan un proyecto conservador, nosotros uno de centro liberal, constitucionalista, limpio, regenerador, y ellos lo saben. No hay sobre la mesa ningún tipo de fusión ni nada por el estilo. No nos han llamado ni esperamos que lo hagan.

Ustedes siempre mantuvieron una posición contraria a las particularidades fiscales de Euskadi y luego matizaron su postura. ¿Hay realmente una posición clara en Cs sobre este asunto?

Nuestra posición en relación a la fiscalidad vasca no ha cambiado. El Concierto es un instrumento que está en la Constitución, y nosotros lo respetamos como tal porque respetamos las leyes. Lo que no nos gusta es la utilización partidista que el PNV hace del Concierto. El PNV es experto en vender motos averiadas a los vascos, y el Concierto es una de ellas. Nos venden que es bueno para todos pero realmente solo es bueno para el PNV, porque le sirve de instrumento de propaganda y clientelismo. Lo que no compartimos es que el cálculo del Cupo no sea transparente, y que los miembros de la comisión encargada del propio cálculo, digan que no saben cómo se llega a las cifras finales.

Por lo demás, el Concierto no es más que un modelo de financiación autonómica como otros, y aunque es verdad que no se reproduce en ningún otro lugar de Europa, no tiene por qué ser malo. Lo que está claro es que su cálculo debe ser objetivo y transparente. Entre otras cosas porque se está transmitiendo una imagen de los vascos que no es la correcta. No es verdad que los vascos seamos egoístas, que queramos privilegios... Los vascos lo que queremos es una buena gestión, que sea coherente, acorde con las leyes, y eso debería permitir un cálculo del Cupo totalmente objetivo.

El PP no ha llamado a nuestra puerta porque nos respetamos y las cosas están claras: somos partidos diferentes; ellos representan un proyecto conservador y nosotros uno liberal, constitucionalista, limpio, regenerador, y ellos lo saben

¿Qué pensó tras leer el titular de que Albert Rivera estaría negociando con Pablo Casado la fusión de Ciudadanos en el Partido Popular?

Yo no creo que Albert Rivera participara en ningún movimiento de este tipo. Y lo digo porque Albert Rivera no está en Ciudadanos. Es una persona libre que ha dejado la política y no ostenta ningún cargo. Estamos muy agradecidos con el trabajo que hizo en su momento para convertir un pequeño partido catalán en un partido de ámbito nacional. No creo que Albert Rivera haya negociado ninguna fusión con Pablo Casado.

Archivado en:

Destacados