Pásate al MODO AHORRO

Las mujeres del PNV buscan hueco para romper el 'techo de cristal'

Los nacionalistas tiene muchas cargos de responsabilidad ocupados por mujeres pero ninguna ha llegado todavía a optar a la más alta representación institucional

Urkullu con Leixuri Arrizabalaga y Bakartxo Tejeria en la presentación de las listas a las elecciones de 2020./ EP
Urkullu con Leixuri Arrizabalaga y Bakartxo Tejeria en la presentación de las listas a las elecciones de 2020./ EP

Markel Olano confirmó el pasado día 22 que no se presentará a la reelección como diputado general de Gipuzkoa y apostó claramente porque su sucesor en la candidatura fuera una mujer
Falta más de un año para los comicios forales y es pronto para saber a ciencia cierta si habrá finalmente candidata,  pero Olano ha puesto sobre la mesa un debate sobre el 'techo de cristal' que también afecta a las mujeres en la política en general, -como lo hace en el mundo de la empresa o de la investigación- y a las del PNV en particular: Un partido que lleva gobernando en Euskadi -salvo la legislatura del PSE- desde que arrancó la democracia, no ha presentado nunca una candidata a la lehendakaritza, ni presidir ninguna de las tres diputaciones forales, ni tampoco a la alcaldía de una de las tres capitales vascas.  

Sólo en el Parlamento vasco -como institución fundamental bajo el control del PNV- está sentada una mujer en la presidencia, Bakartxo Tejería, que está en su segunda legislatura al frente de la Cámara vasca. La precedió en el cargo Izaskun Bilbao, la que fue la primera mujer al frente del Parlamento.

Colocar a una mujer al frente de una lista con opciones a presidir la una diputación  foral rompería con 42 años de historia en el PNV, y supondría un hito en el largo camino de las mujeres para abrirse paso hacia los puestos de más poder institucional.

En los últimos años las mujeres han ido adquiriendo cada vez más cargos de responsabilidad en los órganos internos de la formación jeltzale. Ahí está por ejemplo Itxaso Atutxa como presidenta del Bizkai Buru Batzar, la primer a mujer en presidir una de las territoriales del PNV y, de momento, la única.

También las mujeres han ostentado cargos de peso en el EBB como Josune Aristondo en la secretaría de este organismo de gobierno del partido, que ocupa ahora otra mujer, Mireia Zárate. De hecho, son muchas las mujeres que estarán este domingo en el Alderdi Eguna, el día del partido que se celebra en las campas de Foronda en formato todavía restringido por la pandemia. Pero en las presidencias, o en las cabezas de lista destinadas a ocupar cargos de alta responsabilidad institucional las mujeres del PNV parecen chocar más con el 'techo de cristal' que las de otras formaciones.

Cuatro candidatas a lehendakari

Por ejemplo, en las últimas elecciones de hace poco más de un año, Iñigo Urkullu era el cabeza de lista por Álava, y candidato a lehendakari. 
Entre sus opositores había, sin embargo varias mujeres: Idoia Mendia, por el PSE, Maddalen Iriarte por EH Bildu y Miren Gorrotzategi por Elkarrekin Podemos y Amaia Fernández por Vox.

Sí es cierto que por primera vez dos mujeres acompañaban a Urkullu como cabezas de lista, Bakartxo Tejeria por Gipuzkoa y Leixuri Arrizabalaga por Bizkaia, en otro pequeño paso. También que eligió a Bakartxo Tejería como presidenta del Parlamento y que hay consejeras nacionalistas con gran peso en el Ejecutivo como Arantxa Tapia y que las mujeres ganan peso en el EBB. 

También que el PNV está promocionando a muchas mujeres en el ámbito municipal. La propia parlamentaria Leixuri Arrizabalaga, ha sido alcaldesa de Gatika, y Amaia del Campo en Barakaldo, o Amaia Agirre en Getxo, están al frente de municipios importantes en lo que ha población y presupuesto se refiere
Sin embargo, tampoco en este ámbito se ha dado el paso de colocar en el primer puesto de la lista una mujer para pilotar el ayuntamiento de una capital vasca

"Ya toca", decía Markel Olano, cuando se refería a la posibilidad de que su sucesora fuera una mujer.
Izaskun Bilbao, ahora europarlamentaria  también apuntaba en el mes de agosto en la misma dirección  y pedía que su partido tuviera más imágenes femeninas en los puestos institucionales con poder, mostrado que se trata de un debate que está presente en el partido, con las mujeres pujando por abrirse paso hacia las presidencias de las instituciones, mientras que ahora se mantienen en los números dos. Ese es el caso, por ejemplo, de Eider Mendoza, en la diputación foral de Gipuzkoa, o de Pilar García Salazar en la de Álava. 

El debate abierto por Olano y la posibilidad de una mujer candidata a presidir la más alta institución foral puede llevar a un punto de inflexión en las elecciones municipales y forales de 2023 y se abra el camino a una candidata a lehendakari en la papeleta del PNV 

 

Archivado en:

Destacados