Pásate al MODO AHORRO

"La nueva Ley de deporte es necesaria pero debe acompañarse de un refuerzo económico y estructural"

La Ley de la actividad física y del deporte aprobada en el Consejo de Gobierno empodera a los clubes y centraliza los servicios deportivos

Deporte adaptado. / EP
Deporte adaptado. / EP

El Gobierno vasco ha aprobado este martes el proyecto de Ley de la actividad física y del deporte después de más de dos décadas en vigor de la vigente. La nueva norma contempla entre sus objetivos promover la actividad física inclusiva, centralizar servicios y reflejar aspectos de la actividad deportiva que hasta ahora quedaban a la libre interpretación o desarrollo reglamentario en materia de titularidad de derechos de explotación económica, asistencia médica o la ejecución material de eventos y competiciones que puedan llevar a cabo entidades privadas. 

Una de las novedades más sustanciales pasa por la toma de decisiones en las asambleas generales, hasta ahora constituidas por todos los estamentos de la federación, que se reducen a representantes del club o entidad deportiva, convirtiéndose estos en el centro de decisión del deporte federado. "En la asamblea se va a prescindir, por ejemplo, de los deportistas, centralizan las decisiones aunque las sensibilidades o intereses puede que no sean los mismos", explica Ander Salinero, presidente de la Federación de Atletismo de Bizkaia, que alega algún motivo reorganizativo, aunque desconocido para el club. 

Además, la iniciativa simplificará el sistema electoral federativo y tanto los procesos electorales de las federaciones vascas como los de las territoriales serán independientes, ya que hasta ahora pivotaban en los procesos de las territoriales.

Ventanilla y tarjeta única

El nuevo marco normativo abarca a un sector altamente heterogéneo para lo que "se debe tener en cuenta las particularidades" de cada actividad, así como "ir acompañado de un refuerzo de la estructura que requerirá de una inversión económica en un momento difícil", explica Javier Sandomingo, al frente de la Federación Vasca de Deporte Adaptado. "Para cualquier reestructuración es necesaria una inversión para que no quede en papel mojado".

En este sentido, el Gobierno vasco propone una ventanilla única de eventos deportivos como punto de información y tramitación de las comunicaciones, declaraciones, autorizaciones y licencias que precisan las entidades organizadoras así como la creación de la Agencia Vasca de Actividad Física cuyo objetivo será, entre otros, planificar y coordinar las políticas de fomento de la actividad física, e impulsar la tarjeta deportiva única para acceder a los servicios deportivos públicos de Euskadi. Algo que los clubes ven cuando menos, complicado, según las características de cada centro o de la necesidad deportiva en cuestión. 

Hasta 60.000 de sanción por discriminación

En el texto adquieren, además, un protagonismo especial la promoción de la actividad física y del deporte, el objetivo de un deporte más inclusivo, la erradicación de las desigualdades, el fomento del deporte femenino y la clarificación del papel de las administraciones públicas en la lucha contra la obesidad y el sedentarismo y en la tarea de crear hábitos saludables de vida, entre otros e incluye infracciones relacionadas con la violencia y la intolerancia en el deporte como el racismo, la xenofobia, la discriminación por orientación sexual, por identidad de género o por razones religiosas, entre otros. Estas infracciones podrán conllevar sanciones como la suspensión definitiva de la licencia, multas de entre 6.000 y 60.000 euros, clausuras de recintos deportivos e inhabilitaciones, entre otros.

También se tipifican las infracciones relacionadas con la corrupción en el deporte, amaños de partidos e infracciones análogas para preservar la integridad.

Archivado en:

Destacados