Pásate al MODO AHORRO

El nuevo PSE de Andueza marca perfil y se sienta por primera vez en la negociación presupuestaria

La parlamentaria socialista, Susana Corcuera, participa junto al consejero de Economía y Hacienda, Pedro Azpiazu, en la primera ronda de negociaciones con los grupos

La parlamentaria socialista, Susana Corcuera, en primer término, durante la reunión con EH Bildu./ IREKIA
La parlamentaria socialista, Susana Corcuera, en primer término, durante la reunión con EH Bildu./ IREKIA

El PSE ha sentado por primera vez a una parlamentaria socialista en la mesa de negociaciones en las que se dirimirán los posibles acuerdos con los grupos de cara a aprobar los Presupuestos vascos para el año que viene.

La socialista Susana Corcuera participó ayer miércoles junto al consejero de Economía y Hacienda, Pedro Azpiazu, en la primera ronda de contactos con los grupos, un hecho inédito hasta ahora, ya que tanto el año pasado como durante la anterior legislatura -en la que también había gobierno de coalición-, estos contactos han estado desde el primer momento capitaneados en exclusiva por Azpiazu y su equipo, sin que hubiera ningún tipo de participación socialista en los mismos.

Aunque en la reunión de ayer también estuvo presente la parlamentaria del PNV, Itxaso Berriojalbiz, es decir, que se dio presencia a los dos grupos que sostienen el Gobierno vasco, lo cierto es que este cambio en la composición de las reuniones se produce en un momento en el que los socialistas, con nuevo secretario general elegido en el proceso de primarias, Eneko Andueza,  intenta marcar perfil propio y distanciarse en cierto modo de su alianza con el PNV, para abrirse a la posibilidad de estudiar posibles nuevos acuerdos en el futuro, en los que no descarta a EH Bildu, algo que podría poner en cuestión la hegemonía del PNV en las próximas elecciones.

Aunque Andueza siempre matiza que mantendrá la "lealtad" en los acuerdos que tienen establecidos con los nacionalistas, que se extienden a las Diputaciones y a los principales ayuntamientos, además del Gobierno vasco, la posibilidad de que el PSE opte por otros compañeros de coaliciones puede perjudicar claramente al PNV, que mantendrá una reñida pugna con EH Bildu en los próximos comicios por los votos nacionalistas, y los socialistas podrían decantar la balanza post electoral hacia uno u otro lado. 

El hecho de que Andueza abra el abanico de acuerdos y que los socialistas disputen al PNV los logros que se consigan en Madrid para Euskadi -como ocurrió la pasada semana con las encomiendas de gestión para la Y vasca-  descoloca al PNV y también al propio lehendakari Urkullu, que después de las discrepancias sobre la alta velocidad, salió al paso asegurando que las relaciones entre PNV y PSE son "excelentes" en todos los ámbitos.

La participación de Corcuera en estas primeras reuniones puede enmarcarse, en este sentido, en la presión socialista porque se note cada vez en mayor medida su presencia en el Gobierno y también en la necesidad del PNV de reforzar la imagen de la coalición de Gobierno pese a las advertencias de Andueza de que pueden buscar otros compañeros de viaje tras los próximos comicios, algo que podrá vislumbrarse si tiene posibilidades de ocurrir tras las elecciones municipales de 2023.

Las reuniones para buscar acuerdos presupuestarios -aunque los grupos del Gobierno tienen mayoría absoluta- continuarán la semana que viene. En los encuentros de ayer, Elkarrekin Podemos parece ser el que tiene mayores posibilidades de acercarse al acuerdo con el Ejecutivo, ya que dejaría fuera de la negociación la fiscalidad, que Azpiazu ya advertido de que no formará parte de este proceso. EH Bildu y PP-Cs incluyen cambios fiscales en sus propuestas como condicionantes, aunque de momento, ni el Gobierno ni ningún grupo ha dado por cerrada la posibilidad de acuerdo.

 

 

Archivado en:

Destacados