Pásate al MODO AHORRO

El Parlamento vasco rechaza la creación de un banco público

Los dos socios del Gobierno vasco, PNV y PSE, que suman mayoría parlamentaria, han descartado la necesidad de crear un banco público

EFE

Miren Gorrotxategi y David Soto, parlamentarios de Elkarrekin Podemos. /EP
Miren Gorrotxategi y David Soto, parlamentarios de Elkarrekin Podemos. /EP

El Parlamento vasco se ha opuesto a la creación en Euskadi de una banca pública como defienden Elkarrekin Podemos-IU y EH Bildu que financie operaciones de crédito de empresas estratégicas y adquiera participaciones en nuevas sociedades industriales que garanticen su arraigo en la comunidad autónoma.

PNV, PSE-EE, PP+Cs y Vox han votado en contra de esta propuesta que se ha debatido este jueves en el pleno del Parlamento vasco a iniciativa de Elkarrekin Podemos-IU, que ha consensuado una enmienda transaccional con EH Bildu en un texto rechazado por la Cámara.

Las dos coaliciones de izquierda han pedido al Gobierno vasco que estudie la posibilidad de convertir el Instituto Vasco de Finanzas en una entidad bancaria que adquiera participaciones en empresas con el fin de frenar la adquisición de sociedades con arraigo por parte de los fondos buitre, ha explicado el parlamentario de Elkarrekin Podemos David Soto.

Los dos socios del Gobierno vasco, que suman mayoría parlamentaria, han descartado la necesidad de crear un banco público porque ya existen instrumentos financieros creados por el Gobierno vasco que cumplen esa misión de participar en empresas estratégicas como el Instituto Vasco de Finanzas y el fondo Finkatuz.

En relación a este fondo, el pasado mes el Gobierno vasco autorizó al Instituto Vasco de Finanzas la creación de una sociedad pública para gestionar Finkatuz, con un capital social inicial de 160 millones de euros, cuyo objetivo es la adquisición de participaciones financieras a largo plazo en grandes empresas para que mantengan el arraigo en Euskadi.

El Parlamento sí ha aprobado una enmienda del PNV y PSE, con los votos en contra de la oposición excepto el grupo PP+Cs que se ha abstenido, en la que se ha instado al Gobierno vasco, entre otras cuestiones, a que el Instituto Vasco de Finanzas analice los sectores que se deben priorizar para posibles participaciones a través de Finkatuz.

Durante el debate, David Soto, el parlamentario de Elkarrekin Podemos-IU que ha defendido la moción, ha acusado al PNV y PSE de impulsar unas políticas que alentan un capitalismo en el que los fondos que gestionan las carteras de las mayores fortunas y los bancos se limitan a "ordeñar" la industria "descapitalizando las empresas".

Iker Casanova (EH Bildu) ha puesto como ejemplo de un proceso "salvaje" de privatización lo que ha ocurrido con Euskaltel, una empresa vasca creada con fondos públicos que ha caído en manos de "fondos especulativos", y ha reclamado al Gobierno vasco que ponga en marcha ya el fondo Finkatuz, del que se habla desde hace seis años y aún no está operativo.

Tanto Alaitz Zabala (PNV) como Susana Corcuera (PSE-EE) han recordado que el Gobierno vasco lleva años con distintos programas de inversión para emprendedores y empresas estratégicas para facilitar su arraigo y no han considerado necesaria la creación de una banca pública.

Por su parte, José Manuel Gil (PP+Cs) ha opinado que ni el Gobierno vasco ni el Parlamento deben inmiscuirse en operaciones de empresas privadas, mientras que Amaia Martínez (Vox) ha dicho que un banco público sería un "disparate" cuyo único fin sería intervenir empresas privadas para hacerlas públicas. 

Archivado en:

Lo más leído
Destacados