Pásate al MODO AHORRO

EH Bildu, de la barricada a la pugna con el PNV por la influencia en el Gobierno de Madrid

El anuncio de Otegi de apoyar los presupuestos del Gobierno de Sánchez es más que un titular: es el nuevo marco de partido útil e influyente que pretende construirse EH Bildu para rivalizar con el PNV

El coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, en una imagen de archivo.
El coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, en una imagen de archivo.

El anuncio el miércoles de Arnaldo Otegi de apoyar los Presupuestos Generales del Estado (PGE) es más que un titular. Representa el nuevo marco político que pretende construir EH Bildu para la actual legislatura: la de una formación política que influye en Madrid, un papel, el de la interlocución nacionalista vasca con el Gobierno central, que hasta la fecha se había atribuido en exclusiva el PNV. Este nuevo posicionamiento abertzale es una declaración de intenciones: dejar claro que pretende convertirse en un partido útil para Euskadi, ser un interlocutor fluído del Gobierno de Pedro Sánchez, una función que socialmente siempre se le ha atribuido al PNV, hasta la fecha el socio vasco preferente en Moncloa. La pugna entre los dos partidos, que se visualizó este jueves con el cruce de reproches que mantuvieron en el Parlamento vasco el líder de Sortu Arkaitz Rodríguez y la parlamentaria jeltzale Itxaso Berrojalbiz, dibuja un nuevo y prometedor escenario político en Euskadi. Esta es la nueva normalidad que se vislumbra tras la desaparición de la banda terrorista ETA.

EH Bildu ha diseñado una nueva estrategia política. En sus discursos ha optado por aparcar las reivindicaciones más soberanistas, da prioridad a los mensajes sociales e incluye en su agenda diaria temas como el empleo, la educación y la sanidad vasca. Precisamente aquellas áreas que, con el apoyo sindical, se han manifestado en la calle contra el Gobierno vasco durante estos últimos meses de pandemia. La izquierda abertzale no oculta ya su intención de llevar a cabo una política diferente, a pesar de que siguen mostrando una molesta ambigüedad, ante las víctimas del terrorismo, con su tibia y equidistante posición sobre los 'ongi etorris'.

Fuentes de EH Bildu confirman a 'Crónica Vasca' que "la situación ha cambiado" y que ahora juegan "en un nuevo tablero político". Los últimos resultados electorales avalan su estrategia de dejar en un segundo plano sus demandas independentistas más radicales. En las elecciones autonómicas de este año 2020 lograron el 27,89 por ciento de los votos, recortando en 72.000 votos la diferencia que mantenían con el PNV tras los comicios de 2016. Con este reposicionamiento EH Bildu quiere tratar de tú a tú al PNV y mostrar que también ellos tienen capacidad para determinar las políticas en Madrid.

Este "nuevo tablero" del que habla EH Bildu obligará a otros partidos a resituarse. El PNV tiene ahora dos grandes problemas. Por una lado, los abertzales se han convertido en un rival por ser el partido influyente en Madrid, aunque es cierto que los 'peneuvistas' tienen serias dudas de que EH Bildu logre mantener esta actitud conciliadora con el Gobierno central más allá de su anuncio de apoyar los Presupuestos, tal y como advierten fuentes jeltzales consultadas por este diario. De hecho, desde Sabin Etxea buscan abrir un flanco en el votante tradicional de la extinta Batasuna al señalar públicamente que el hecho de que la izquierda abertzale se implique en la política española "es bueno para Euskadi", ya que "es una demostración de su fracaso, una enmienda a la totalidad de lo que llevan haciendo durante los últimos cuarenta años".

El segundo escollo que se le presenta al partido de Andoni Ortuzar es de mayor calado. En las ultimas elecciones, con una participación bajísima, EH Bildu logró aumentar su número de votos. La suavidad en las formas de su mensaje, el 'olvido' de las reivindicaciones más radicales y la entrada de nuevas generaciones en las urnas que no han vivido los años del plomo han convertido al partido de Otegi en un 'producto' más atractivo para un público que no tiene memoria en el sentido estricto de la expresión. Precisamente, esta semana en la que se ha celebrado el Día de la Memoria por las víctimas del terrorismo de ETA, el lehendakari y el PNV han insistido, al igual que las víctimas, en que los jóvenes conozcan el relato de lo que fue el terrorismo y quién lo impulsó y apoyó durante décadas.

"No creo que el Estado se sienta en peligro"

También el Partido Socialista de Euskadi (PSE-EE), como el PNV, considera "bueno" que EH Bildu "se implique en la gobernabilidad de España", recordando, como hizo el jueves la vicelehendakari y secretaria genaral del PSE, Idoia Mendia, que cuando ETA asesinaba, lo que se pedía a la izquierda abertzale es que hiciera política. El famoso "bombas o votos" del fallecido ex dirigente socialista Alfredo Pérez Rubalcaba. Fuentes del PSE recuerdan que lo realmente importante de los próximos Presupuestos Generales del Estado es "su contenido" y "las políticas que se configuran" en ellos y enmarcan en la normalidad "esa cierta perversión que siempre ha existido en Euskadi sobre la relación de los partidos nacionalistas vascos con el Gobierno central". "Lo que hay en España es un Gobierno capaz de reunir apoyos, no conviene elevar la categoría de estos presupuestos más allá de que son importantes en un momento de pandemia", señalan estas fuentes en referencia a la "desafortunada" declaración del líder de Sortu, Arkaitz Rodríguez, que este jueves dijo en el Parlamento vasco que la intención de su formación es "tumbar definitivamente ese régimen". "No creo que el Estado se sienta en peligro por el voto de EH Bildu, ni me pareció que Otegi dijera lo que ha dicho Arkaitz Rodríguez", consideran en el Partido Socialista.

Uno de los partidos que tal vez deba reposicionarse es Elkarrekin Podemos-IU, coalición que de ser la fuerza más votada en Euskadi en las elecciones generales de 2016, ha pasado a desangrarse en las autonómicas de 2020, perdiendo siete de los once escaños que tenía en el Parlamento vasco. Fuentes de la formación morada advierten de que si bien convergen con EH Bildu "en ciertos asuntos", también difieren en otros, "no solo en asuntos soberanistas". "Por ejemplo, nosotros no estamos en la guerra en la que están el PNV y EH Bildu en Madrid", aclaran. Desde Elkarrekin Podemos también consideran que el apoyo de EH Bildu a los presupuestos en Madrid "es importante para mantener el bloque de izquierda de la investidura sin que esté Ciudadanos".

Este nuevo posicionamiento de la izquierda abertzale no afectará al Partido Popular, crítico con "la dura pugna por la interlocución vasca en Madrid" alimentada en su opinión "por Pedro Sánchez". "PNV y EH Bildu van a estar en una guerra permanente para poder vender a su electorado su capacidad de influencia en el Gobierno de Sánchez", consideran fuentes de la formación liderada por Carlos Iturgaiz en Euskadi. "El PNV está inquieto tras el anuncio de Otegi", valoran.

Lo más leído
Destacados