Pásate al MODO AHORRO

El PNV recupera el liderazgo político en la lucha de poder que mantiene con EH Bildu

La formación liderada por Andoni Ortuzar diseña un 'contraataque' mediático ejemplar que refleja su tradicional maestría a la hora de manejar los tiempos y los mensajes para recuperar la iniciativa en la política

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, conversa con el portavoz del PNV, Aitor Esteban en los pasillos del Congreso. / Efe
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, conversa con el portavoz del PNV, Aitor Esteban en los pasillos del Congreso. / Efe

El tiempo. Pocas cosas definen mejor a un partido político que el manejo del tiempo. Saber detectar los flujos de información que se renuevan a diario para adaptarlos a un plan, a un objetivo. El tiempo. Lo había marcado EH Bildu con el anuncio de Arnaldo Otegi de apoyar los Presupuestos. Toda una declaración de intenciones en un solo mensaje que había sorprendido en Sabin Etxea, donde se habían acostumbrado a ser el único interlocutor nacionalista vasco en el Gobierno central. El PNV estaba nervioso porque un nuevo rival se le había presentado en la puerta del Congreso de los Diputados. Pero si algo ha demostrado siempre el PNV es saber manejar los tiempos. El nerviosismo le duró el tiempo que tardó en definir sus mensajes y cuadrar la agenda. Era el momento de recuperar el protagonismo perdido.

En menos de 48 horas, las que van desde la tarde del miércoles a la mañana del viernes, el PNV iba a dar una clase magistral sobre el control del tiempo y la capacidad de colocar mensajes en política. La clase será impartida por sus principales dirigentes; el presidente del partido, Andoni Ortuzar, el lehendakari del Gobierno vasco, Iñigo Urkullu, y el portavoz en el Congreso de los Diputados, Aitor Esteban. Esta es la secuencia de un 'contraataque'; una muestra ejemplar de lo que debe hacerse en política para recuperar el liderazgo y la iniciativa cuando hay una lucha de poder.

EH Bildu había acaparado el protagonismo mediático con el anuncio de apoyar los presupuestos del Gobierno y la presentación de enmiendas de carácter social alejadas de cualquier reivindicación soberanista. En este contexto de rivalidad, el presidente del EBB del PNV, Andoni Ortuzar, ofrece una entrevista el miércoles por la tarde en la 'Cadena Ser', la emisora líder de audiencia en Euskadi. Ortuzar, que es periodista, iba a dar una lección de cómo colocar titulares en apenas diez minutos de entrevista: Bildu les había "plagiado" sus enmiendas; Pedro Sánchez debería pegar "un golpe sobre la mesa en el Consejo de Ministros" porque Podemos, muñidor del acuerdo con la izquierda abertzale, estaba "distorsionando" las relaciones entre el Gobierno y el PNV; y a él, no le consolaba ya que el presidente Sánchez les calificara, como había hecho unas horas antes en el Congreso, de "socio preferente". Ortuzar quería "hechos", no meras "declaraciones".

El lehendakari Iñigo Urkullu ofrece otra entrevista, esta vez en la emisora 'Onda Vasca' trece horas después. Este viernes a primera hora de la mañana. La tarde anterior la consejera de Salud había comparecido para anunciar la prorrogación, hasta el 10 de diciembre, de las duras medidas restrictivas impulsadas por el Gobierno vasco para intentar cortar la transmisión del coronavirus. Entre ellas, el cierre de la hostelería, cuyos propietarios y trabajadores han protagonizado manifestaciones en las tres capitales vascas. El lehendakari presenta la prórroga como un "reto" social, descartando de momento el confinamiento domiciliario, pero emplazando a la sociedad vasca a ser disciplinada, a contener los encuentros sociales y familiares para que la tasa de incidencia descienda de los más de 700 casos actuales de infectados por coronavirus por cada 100.000 habitantes, hasta los 300 casos. "Las navidades no van a ser como hasta ahora han sido", advierte. Doblegar el virus se ha convertido en "un reto" para los vascos.

Aitor Esteban comparece en el Congreso de los Diputados este viernes por la mañana, una hora después que el lehendakari. No habían pasado 48 horas desde que Ortuzar le advirtiese al presidente Sánchez que en el PNV querían "hechos" y no palabras. Los hechos ya estaban escritos en el discurso. Esteban anuncia que su formación ha logrado un "avance sustancial" en la negociación con el Gobierno para aprobar un primer paquete de enmiendas a los presupuestos. Entre ellas la eliminación del impuesto al diésel, adelantándose a Ciudadanos y dejando a la formacióm de Inés Arrimadas sin uno de sus principales argumentos reivindicativos. También hay una previsión presupuestaria de 50 millones de euros para máquina herramienta, uno de los sectores económicos más relevantes de Euskadi. Y también hay previsión de incluir la nueva figura contractual para la formación dual universitaria, un modelo que combina la educación recibida en el centro y el trabajo que se desarrolla en la empresa, pionero en el País Vasco, que el ministro de Universidades, Manuel Castells, desea extender al resto de España. Incluso figura la inclusión presupuestaria de los 6 millones de euros para el soterramiento de Zorroza, en Bilbao, un buen argumento de 'venta' electoral, pues al atribuirse el logro, el PNV marca distancias con EH Bildu, formación que también llevaba esta demanda de infraestructuras entre sus enmiendas "plagiadas" a los presupuestos generales del estado.

Destacados
Lo más leído