Pásate al MODO AHORRO

El Poder Judicial reclama el desbloqueo de los nombramientos, entre ellos tres jueces vascos

El relevo del juez Luis Ángel Garrido, de Mercedes Guerrero y de Iñaki Subijana, sigue pendiente de la renovación del CGPJ, bloqueada por la falta de acuerdo político

Luis Ángel Garrido
Luis Ángel Garrido

La falta de acuerdo político para renovar el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) mantiene bloqueados tres nombramientos en la jurisdicción vasca. En concreto se trata de las vacantes de Luis Ángel Garrido, que está en situación de interinidad por haber finalizado su mandato como presidente de la Sala de lo Contencioso del País Vasco, y que se ha hecho muy conocido en los últimos meses para la opinión pública por sus fallos relacionados con las restricciones de la pandemia;  Mercedes Guerrero, que también ha finalizado su mandato en la Audiencia Provincial de Álava;  e Iñaki Subijana, cuya plaza en el Audiencia Provincial de Gipuzkoa está vacante desde que fue nombrado presidente del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) el pasado 4 de marzo.  Precisamente, Subijana llegó al cargo prácticamente esquivando el bloqueo político del órgano de gobierno de los jueces. 

Estas vacantes forman parte de un total de 48,  de los que 42 corresponden a la jurisdicción ordinaria y 6 a la jurisdicción militar, según ha informado este martes el CGPJ. Vacantes que el CGPJ no puede cubrir al estar en situación de interinidad por la falta de acuerdo político entre el PSOE y el PP para su renovación y que ha reclamado una vez más el desbloqueo político par poder proceder a los nombramientos.

La cifra aumentará a los 57 a 31 de diciembre de 2021 -51 en la jurisdicción ordinaria y 6 en la jurisdicción militar-, según el informe del que el presidente del Tribunal Supremo y del órgano de gobierno de los jueces, Carlos Lesmes, ha dado cuenta en la Comisión Permanente.

Según el citado informe, doce de esas vacantes corresponderán al Tribunal Supremo, cuya Sala de Gobierno aprobó la semana pasada un informe en el que se señalaba que la situación, de prolongarse, será “insostenible” y que "va a implicar que se dictarán aproximadamente 1.000 sentencias menos al año entre todas las salas, con alargamiento de los tiempos de respuesta en las cuestiones de fondo y se retrasarán enormemente las decisiones de inadmisión que son numerosísimas y se cuentan por varias decenas de miles al año”.

Los nombramientos discrecionales que desde la entrada en vigor de la Ley Orgánica 4/2021 no puede realizar el CGPJ en la jurisdicción ordinaria son los correspondientes a presidentes de Sala y magistrados del Tribunal Supremo, presidente de la Audiencia Nacional, presidentes de Sala de la Audiencia Nacional, presidentes de Tribunales Superiores de Justicia presidentes de Sala de Tribunales Superiores de Justicia y presidentes de Audiencias Provinciales.

La situación de interinidad del órgano de gobierno de los jueces se remonta a diciembre de 2018. En este año expiró el mandato de cinco años que recoge la Constitución.

Desde entonces ha sido imposible la renovación por la repetición electoral de 2019 y la falta de acuerdo político. El PSOE necesita de los votos del PP para la renovación de sus veinte vocales, ya que tiene que ser acordada por una mayoría reforzada de tres quintos de las Cortes Generales, y los populares tienen bloqueado el acuerdo.

 

Archivado en:

Destacados